El coche eléctrico cambia la normativa de construcción de viviendas: las plazas de garaje deben tener toma de corriente

Las nuevas viviendas deben construirse con una preinstalación que dé acceso a todas las plazas de garaje de los usuarios a una conexión eléctrica, con el fin de recargar sus vehículos.

El coche eléctrico está modificando el panorama urbano, y lo que hace años era extraordinario hoy no lo es tanto.

Lo que no es tan común es ver coches particulares movidos a través de energía eléctrica, aunque lo cierto es que tímidamente van apareciendo entre el tráfico de las ciudades. Es algo lento, pero imparable.

De hecho el coche eléctrico ya ha modificado varios aspectos regulatorios, como es el caso de la normativa de construcción de viviendas.

“Con la aparición de esta nueva tecnología ha sido necesaria la adaptación de muchos elementos: puestos de recarga, exenciones de tasas, libertad de circulación… Y también, la propia edificación de viviendas. En este último aspecto cabe destacar la aparición de un Real Decreto en el que se aprobaba una Instrucción Técnica Complementaria bautizada como: Instalaciones con fines especiales. Infraestructura para recarga de vehículos eléctricos”, explica Javier Méndez, director del Gabinete Técnico del Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Madrid.

De esta forma, y aunque no es algo que se haya aireado, todos los edificios construidos a partir del 30 de junio de 2015, fecha en la que entró en vigor la modificación de la instrucción, deben facilitar en cada plaza de garaje el acceso a una toma de corriente.

Es importante que exista la posibilidad de cargar por la noche los vehículos eléctricos en las plazas de garaje particulares. Las cargas rápidas son mucho más caras que las lentas, de ocho horas, porque requieren más potencia para recargar la pila en menos tiempo

La regulación establece de esta forma que “en aparcamientos o estacionamientos colectivos y en edificios de régimen de propiedad horizontal se deberá ejecutar una conducción principal por zonas comunitarias (mediante, tubos, canales, bandejas, etc.), de modo que se posibilite la realización de derivaciones hasta las estaciones de recarga ubicada en las plazas de aparcamiento”, apunta Méndez.

La normativa también establece unas obligaciones que afectan a las vías públicas. Deberán efectuarse las instalaciones necesarias para dar suministro a las estaciones de recarga ubicadas en las plazas destinadas a vehículos eléctricos que estén previstas en los Planes de Movilidad Sostenible supramunicipales o municipales.

También se establece la obligatoriedad de que exista una estación de recarga eléctrica por cada 40 plazas de aparcamiento en los nuevos parkings de flotas privadas, cooperativas de empresa u oficinas, así como en los parkings de carácter público.

Así, la Instrucción exime de la obligación de preinstalar la toma de corriente a aquellas viviendas anteriores al verano de 2015.

Tomas de corriente en los garajes de casa
La importancia de disponer de preinstalaciones eléctricas en el garaje de casa es una de las piedras filosofales del despegue del coche eléctrico.

El problema que se plantea es el de la velocidad de carga de las baterías. Si hablamos de una recarga rápida, de aproximadamente una hora y media para llenar a tope la batería, la potencia utilizada en la red eléctrica debe ser mucho más alta de lo normal, lo que repercute directamente en la factura que el usuario tendrá que pagar por llenar la pila.

Si el propietario de un vehículo eléctrico tiene la posibilidad de dejarlo cargando por la noche, en casa, durante 8 horas, el tiempo de carga es mayor pero no así la potencia necesaria para el proceso, ya que el llenado se realizará durante 8 horas, con el consiguiente abaratamiento de la factura.

Fuente: vozpopuli.com

image_pdfimage_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *