El Gobierno aprueba una ayuda de 500 euros para los vehículos alternativos

Las ventas de eléctricos han crecido apenas un 5,7% en el primer cuatrimestre del año.

El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes el Plan Movea 2017, consistente en un programa de ayudas para la adquisición de vehículos con energías alternativas que, en el caso de los turismos, ascenderán a 500 euros.

El programa, que también recoge aspectos relacionados con la implantación de puntos de recarga de vehículos eléctricos, se enmarca dentro de la Estrategia de Impulso del Vehículo con Energías Alternativas impulsada en 2014 y que tiene vigencia hasta 2020.

El importe total de las ayudas asciende a 14,26 millones de euros e irán con cargo a los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2017. El programa entra en vigor desde su publicación en el BOE y finalizará el 15 de octubre de 2017 o hasta que se agoten los fondos disponibles.

El plan excluye los vehículos tradicionales propulsados por gasolina y gasóleo. Entre las energías que podrán beneficiarse del Movea figuran el gas licuado, el gas natural, la electricidad, la pila combustible y el hidrógeno, indicó el ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal.

“El vehículo que vaya a comprarse ya incluirá en el precio final de venta al público la ayuda”, explicó el ministro. La cuantía de las ayudas se fijará con diferentes baremos dependiendo del tipo de vehículo y del combustible utilizado.

La ayuda será a partir de 500 euros para turismos y furgonetas, de 5.000 euros para microbuses y camionetas, y de 18.000 euros para autobuses y camiones. Para las motocicletas, la ayuda oscila entre 1.500 y 2.000 euros.

Los puntos de venta que deseen adherirse al Movea tendrán que aplicar un descuento adicional mínimo de 1.000 euros para todos los vehículos, excepto cuadriciclos (150 euros) y motos (sin descuento).

En el caso de que el vehículo sea eléctrico, el punto de venta deberá comprometerse a facilitar la instalación de un punto de carga, señala en una nota el Ministerio de Energía.

Puntos de recarga
Por otro lado, las ayudas para la implantación de puntos de recarga para vehículos eléctricos en zonas públicas podrán alcanzar un importe de hasta el 40% del coste, con un máximo de 1.000 euros por punto de recarga convencional, de 2.000 euros por punto de recarga semirrápida y de 15.000 euros por punto de recarga rápida.

El Gobierno explica que el Plan Movea busca fomentar el uso de vehículos propulsados con energías alternativas a los combustibles fósiles tradicionales, que están llamados a formar parte de la movilidad sostenible en el transporte, tanto en las ciudades como en las carreteras.

Debido a sus beneficios en materia de diversificación energética y reducción de la dependencia de los productos petrolíferos, así como por la reducción de emisiones de CO2 y de otras emisiones contaminantes y de efecto invernadero, este tipo de vehículos ayudan a mejorar la calidad del aire de nuestras ciudades y a disminuir la contaminación acústica, favoreciendo además el consumo de energías autóctonas, especialmente de fuentes renovables, señala.

La subasta de las renovables acercará a España al objetivo fijado para 2020

En el Consejo de Ministros de este viernes se ha aprobado la nueva convocatoria de subasta de energías renovables por 3.000 megavatios (MW), que se celebrará el próximo 18 de julio. Según ha avanzado el ministro de Energía, Álvaro Nadal, la subasta ayudará a cumplir con los objetivos fijados para 2020 en materia de energías renovables.

Así, Nadal, ha recordado, durante su comparecencia en el Consejo, que para 2020, España tiene un objetivo del 20% del conjunto de la energía; y ha avanzado que con las nuevas medidas adoptadas se alcanzará una cifra muy cercana, del 19,5%. Así ha definido la situación de España como una “senda de cumplimiento cómoda”, frente al resto de países europeos, “que tendrán que hacer un esfuerzo enorme para cumplir los objetivos”.

Esta subasta, que está enfocada a instalaciones de tecnología eólica y fotovoltaica en concurrencia competitiva y se enmarca en la requerida transición energética para luchar contra el cambio climático, ya la anunció el presidente del Gobierno Mariano Rajoy hace unas semanas, durante unas jornadas sobre el clima.

Para poder participar en ella las instalaciones deberán estar situadas en la Península. Además, la subasta será de 2.000 megavatios ampliable a 3.000. Según ha avanzado el ministro, será similar a la anterior subasta celebrada el pasado mayo, y estará destinada a instalaciones nuevas dentro de la península, y que se pongan en funcionamiento antes del 31 de diciembre de 2019 para cumplir con el objetivo antes del año 2020.

Fuente: vozpopuli.com

image_pdfimage_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *