Cómo ahorrar agua en casa: en España lo hacemos bien, pero podemos hacerlo mejor

Existen algunas recomendaciones para ahorrar agua en casa, entre otras, saber qué es la huella hídrica y conocer la de los productos que consumimos a diario.

Si bien la sequía que azota España es una de las grandes preocupaciones de organismos medioambientales y de muchos ciudadanos individuales, lo cierto es que los españoles no hemos sido ningunos inconscientes a la hora de consumir agua de forma coherente y sostenible. Según Rubén Ruiz, director de Suez España, hay muchas medidas que se pueden tomar en la vida diaria para ahorrar agua sin tener que esperar a encontrarnos en una situación de sequía dramática. En el Día Mundial del Agua, que se celebra cada 22 de marzo, es importante tenerlas en cuenta, pero también saber que no lo hemos hecho mal hasta ahora.

“En España ya somos muy conscientes del problema que existe con el agua, y en ciudades como Madrid o Barcelona ya se consume menos que en otras grandes ciudades de Europa”, explica Ruiz a El Confidencial. Hemos cambiado nuestros hábitos domésticos y ya hemos cambiado los baños por las duchas, cerramos el grifo cuando nos cepillamos los dientes o nos enjabonamos las manos y esperamos a que el lavavajillas o la lavadora estén en su máxima capacidad para ponerlos. “Pero más allá de estas buenas costumbres podemos mejorar sabiendo lo que es la huella hídrica“, añade.

TAMARA FARIÑAS

Según la organización Water Footprint, una red que fomenta el uso y consumo sostenible de agua, una definición muy simplificada de huella hídrica es esta: se trata de “un indicador de consumo y contaminación de agua dulce que contempla las dimensiones directa e indirecta”. Así, en el concepto de huella hídrica se engloba el consumo de recursos hídricos en toda la cadena de producción de un producto, el volumen de agua que se requiere para asimilar una carga de contaminantes dadas las concentraciones naturales y los estándares ambientales de calidad del agua y el consumo de aguas verdes —agua de lluvia que no se convierte en escorrentía, sino que se incorpora en productos agrícolas—. En resumen: es todo el consumo de agua asociado a un producto o servicio.

Por un lado, los electrodomésticos ya presentan una cartulina de eficiencia energética, por lo que al adquirirlos se puede valorar de qué modo afecta el uso de este producto al Medio Ambiente. Sin embargo, hay muchos otros productos que utilizamos en casa cada día que no vienen con ningún aviso ni etiqueta, como ocurre con los alimentos. Por eso es importante, subraya Ruiz, que llevemos a cabo “hábitos diarios de consumo dirigidos a reducir esa huella hídrica“.

“Todo el mundo sabe cuánto consume su coche, pero nadie sabe cuánta agua se necesita para comerse una manzana“, señala. Por ello, Water Footprint, que ha liderado muchos estudios relacionados con el consumo de agua, ha elaborado una calculadora para saber cuál es la huella hídrica, en función del país de residencia, de si se es hombre o mujer, de sus hábitos alimenticios —si se es vegetariano o si come altas o bajas cantidades de carne— y de los ingresos anuales brutos.

¿Cuánta agua hay detrás de una taza de café?

Sin embargo, y a pesar de que en España seamos conscientes a la hora de ahorrar en nuestras propias viviendas, nuestra huella hídrica como país es mayor de lo que quisiéramos. Países de la zona, como Italia, Portugal o Grecia, también tienen una importante huella hídrica a consecuencia de, en parte, la agricultura. En Estados Unidos la huella hídrica también es de las más altas no solo del continente americano, sino de todo el mundo.

Según los datos recogidos por la UNESCO, en España tenemos una huella hídrica per cápita de 6.700 litros de agua diarios. Para comprobar cuánta agua hay detrás de cada uno de los alimentos y productos que consumimos a diario, esta red también ha elaborado una extensa lista con diferentes tipos de alimentos que integran la dieta habitual diaria de cualquier ciudadano, en la que se puede evaluar cuál es el impacto del consumo de cada producto en cuanto al consumo de agua. Estos son algunos de ellos:

  • Mantequilla: 5.550 litros de agua para un kilo de mantequilla
  • Lechuga: 240 litros de agua para un kilo de lechuga
  • Chocolate: 17.000 litros de agua para un kilo de chocolate
  • Café: 130 litros de agua para una taza de café
  • : 30 litros de agua para una taza de té
  • Huevos: 200 litros de agua para un huevo de 60 gramos
  • Maíz: 1.220 litros de agua para un kilo de maíz
  • Arroz: 1.670 litros de agua para un kilo de arroz
  • Azúcar: 920 litros para un kilo de azúcar
  • Tomate: 50 litros de agua para un tomate
  • Ketchup: 530 litros para un kilo de ketchup
  • Vino: 110 litros de agua para una copa de vino
  • Manzana: 125 litros de agua para una manzana

Fuente: elconfidencial.com