Hyundai Kona eléctrico: inaugura una estirpe

 

El primer todocamino eléctrico tiene hasta 470 kilómetros de autonomía. Habrá una versión básica que alcanzará los 300 kilómetros. Se recargarán al 80% en 54 minutos con un poste de recarga rápida.

Hyundai da un paso más en la ampliación de su ya interesante gama de modelos electrificados (recordemos los Ioniq híbrido, plug-in y eléctrico e incluso elTucson FCV de hidrógeno) con uno de los que serán actores principales: el Kona eléctrico.

Se trata del primer todocamino 100% eléctrico del mercado (aunque vendrán muchos más) y lo que es más importante, con una autonomía más que destacable.El Kona eléctrico llegará con dos variantes de potencia y, en consecuencia, dos rangos de kilometraje diferente: la versión básica tendrá 135 caballos y alcanzará más de 300 kilómetros con una sola carga mientras que el tope de gama se irá a los 204 caballos y superará los 470 kilómetros, según las cifras oficiales de la marca coreana. El conductor puede regular la retención del motor mediante las levas del volante, para recuperar más o menos energía.

En ambos casos, la encargada de alimentar los motores será una batería de polímero de litio de 39,2 kWh, que se recargará al 80% en 54 minutos (siempre que usemos un poste de carga rápida). Si lo hacemos con el cargador que viene de serie con el coche y en una toma doméstica (que será la opción más habitual, el tiempo de recarga se amplía a 6 horas y 10 minutos para el Kona eléctrico básico y a 9 horas y 40 minutos para el más potente.

Las cifras de par máximo, independientemente de cuál sea la opción elegida, son similares. Los 395 Nm (una cifra equivalente a la del Tucson diésel más potente) los tendremos disponibles de forma permanente. La aceleración de 0 a 100 de la versión más prestacional se cifra en 7,5 segundos, dos segundos más rápido que el Tucson que hemos tomado como referencia, mientras que en el 135 caballos será de 9,3 segundos.

Diseño ‘electrizante’

Estéticamente, el Hyundai Kona eléctrico tiene personalidad propia. Su esquema mecánico permite, por ejemplo, que la parrilla sea cerrada para mejorar la aerodinámica (también el diseño de las llantas, más macizo, contribuye a ello). Apenas resulta 15 mm. más largo que el Kona de gasolina y ni siquiera pierde demasiada capacidad de maletero: de 361 a 332 litros.

En el interior también hay novedades. El Kona eléctrico estrena un cuadro de relojes digital con pantalla de 7″ con una configuración de información específica para los parámetros eléctricos, que se acompaña de un sistema de proyección de información en el parabrisas Head-Up display.

Toda la parte inferior de la consola, donde en el Kona de gasolina se aloja el cambio, es ahora más funcional, con varios huecos portaobjetos. Además, recibe la opción de la tapicería en tres tonos.

No hay concesiones en el apartado de seguridad, ya que el Kona eléctrico contará con una amplia dotación de asistencia: control de crucero activo, asistente de cambio involuntario y mantenimiento de carril, detector de fatiga, lector de señales de tráfico, sensor de ángulos muertos, asistente precolisión, detección de peatones… todos estarán disponibles en la variante eléctrica del SUV urbano.

Fuente: elmundo.es