La lucha por el Ártico de los samis de Finlandia

Anne Karhu-Angeli, pastora de renos de la cooperativa tradicional de Mudsjävri, en Inari, al norte de Laponia (Finlandia), el 10 de abril de 2019. LUIS ALMODÓVAR
El cambio climático y un proyecto ferroviario que atraviesa las tierras, desafíos en las elecciones del país nórdico

En el norte de Laponia, preguntar por el número de renos que tiene una familia es como preguntar el dinero que tiene en el banco. Los samis —el único pueblo indígena en Europa, que habita las gélidas tierras del norte de Noruega, Suecia, Finlandia y parte de Rusia— viven de la naturaleza: del pastoreo de renos y de la pesca en la infinidad de lagos y fiordos que serpentean un terreno prácticamente virgen. Este ecosistema, donde habitan unos 100.000 samis (10.000 en Finlandia), afronta ahora dos amenazas mayúsculas: el calentamiento global y la construcción de un tren de alta velocidad con destino el Ártico que partirá en dos este santuario verde y blanco que hace retornar varios milenios atrás. Casi todos los políticos que se enfrentan a unos comicios decisivos este domingo han priorizado por primera vez en sus programas el futuro del planeta en lo que muchos han bautizado como “elecciones climáticas”.

“Las temperaturas extremas hacen que la nieve se derrita durante el día y el agua se congela rápidamente por las noches. El liquen [que cae de los pinos milenarios] queda bajo capas y capas de hielo y nieve y los animales no pueden comer”, explica Karhu-Angeli mientras Riggee, su inseparable perro, se reboza feliz en la nieve al calor de los primeros rayos de sol de la primavera. Sini Harkki, directora de Greenpeace en Finlandia, explica que los efectos del cambio climático se aprecian muy bien en Laponia porque las zonas cercanas a los polos son las que se están calentando más rápidamente. La de Karhu-Angeli y otras 13 cooperativas samis que practican el pastoreo de renos tradicional —basado en la absoluta libertad de los animales y la migración rotatoria a través de esas zonas de Laponia— tienen que alimentarlos de manera artificial. Son esas tierras las que atravesará la línea de tren que “nadie necesita”, según vecinos y activistas.

Recorrido del futuro tren que atravesará la Laponia finlandesa.
Recorrido del futuro tren que atravesará la Laponia finlandesa. EL PAÍS

Mudsjävri, la cooperativa en la que Karhu-Angeli lleva casi 20 años, es una de las más grandes de esta remota zona, rica también en recursos naturales. Y el tren la partirá en dos, haciendo imposible la migración de renos en búsqueda de comida en las diferentes épocas del año. “Está previsto poner puentes [para estos animales]”, asegura Timo Lohi, director ejecutivo del Corredor Ártico y cercano al partido Centro, del hasta ahora primer ministro, Juha Sipilä. Lohi reconoce que el tren será un “obstáculo” para el pastoreo tradicional, aunque traerá beneficios económicos. Desde un punto de vista medioambiental, la infraestructura llevará actividad humana a un lugar hasta ahora intacto.”Este área es el pulmón de Europa”, señaló en febrero el científico Tero Mustonen al diario británico The Guardian.

Jarmo Pyykkö asesora a los samis en el uso de la tierra. En la imagen, Pyykkö, junto a su perra Dana, en el salón de su casa en Inari, Laponia (Finlandia), el 10 de abril de 2019.
Jarmo Pyykkö asesora a los samis en el uso de la tierra. En la imagen, Pyykkö, junto a su perra Dana, en el salón de su casa en Inari, Laponia (Finlandia), el 10 de abril de 2019. LUIS ALMODÓVAR

El tren de alta velocidad —está proyectado que viaje a unos 200 kilómetros por hora— conectará Rovaniemi, capital lapona, con Kirkenes (Noruega). El propósito último de Helsinki, Pekín y Bruselas es adherirlo a la red conocida como Corredor Ártico y convertirlo en la Ruta de la Seda del Hielo, en la que también entra el plan de construir un túnel que comunique Helsinki con Tallin (Estonia) bajo el mar Báltico. Así, todo el comercio que llegue a Europa por barco desde China (y viceversa) desembarcará en el puerto noruego de Kirkenes y se empezará a distribuir por toda la UE en el tren que parte literalmente en dos el alma de los samis.

El comercio entre Europa y Asia que abre la nueva ruta comercial del polo Norte resulta muy jugoso para Bruselas y posicionarse en el Ártico, donde Rusia está redescubriendo las bases militares soviéticas, no es baladí. “Es importante que Finlandia forme parte de este proyeto”, explica Antti Rinne, líder socialdemócrata. Está en pleno esprint final de una campaña electoral reñidísima aunque, según las encuestas, su partido es el mejor posicionado en los comicios al Eduskunta (Parlamento finlandés) de este domingo con un 19% de intención de voto. Pero para poder formar un Gobierno estable necesita, al menos, del apoyo de los Verdes y La Alianza de Izquierda, lo que podría significar el fin, al menos temporal, de esta megaestructura.

Katariina Guttorm, de la comunidad sami de Laponia (Finlandia), en una reconstrucción de una casa tradicional en Inari el 11 de abril de 2019.
Katariina Guttorm, de la comunidad sami de Laponia (Finlandia), en una reconstrucción de una casa tradicional en Inari el 11 de abril de 2019. LUIS ALMODÓVAR

Kaisu Nikula, de 51 años, pertenece a la familia más antigua de Inari. Desde hace décadas regenta junto a su hermano el hotel Kultahovi y aunque reconoce que el tren puede traer beneficios económicos y más turismo, asegura que no le compensa. “Nosotros estamos muy vinculados a la naturaleza y queremos preservarla tal y como está. No es nuestro negocio”. Pyykkö, más combativo, asegura que los únicos que se beneficiarán del tren son las empresas extranjeras que inviertan los 2.900 millones de euros que va a costar su construcción, especialmente las chinas. “Finlandia quiere hacer creer que es un país que cuida a sus minorías, pero en su patio trasero hace todo lo contrario (…) Y me da la impresión de que la UE se ocupa más de los indígenas que los Gobiernos en Helsinki”, reprocha mientras guarda silencio, pensativo, mirando por la ventana de su salón.

“[El Gobierno de] Finlandia no está preparado para aceptar que los indígenas samis tengan los mismos derechos en cuanto al uso de su tierra. Hay que mejorar mucho”, reprocha la directora de Greenpeace en el país nórdico. En los años 50 las tres lenguas samis estaban prohibidas. Y también vestir de manera tradicional. Su religión, muy vinculada a la naturaleza, era considerada un pecado y con la Reforma, los samis fueron convertidos al cristianismo. Y ahora se siguen sintiendo vapuleados.

En el centro de Inari se alza el Sajos (Parlamento sami). Un enorme edificio de madera construido en 2012 parcialmente con fondos (2,5 millones de euros) de la Unión Europea, que también ha financiado este reportaje en una serie con motivo de los comicios a la Eurocámara que tendrán lugar el 26 de mayo. Hasta hace solo siete años, los 22 miembros que conforman el órgano que representa a los samis en Finlandia tenía que reunirse en hoteles o en casas privadas. “¡Donde podíamos!”, exclama su presidenta desde 2016, Tiina Sanila-Aikio, de 36 años.

El Sajos, edificio del Parlamento sami, construido en Inari (Laponia, Finlandia) con fondos de la UE, el 11 de abril de 2019.
El Sajos, edificio del Parlamento sami, construido en Inari (Laponia, Finlandia) con fondos de la UE, el 11 de abril de 2019. LUIS ALMODÓVAR

“El hecho de que el Parlamento Europeo ayudara a construir una Cámara de representantes para nuestro pueblo es una señal de reconocimiento. De que [en Bruselas] saben que existimos”, dice Katariina Guttorm, responsable del Centro Cultural Sami, también financiado con dinero comunitario. “La UE nos ayuda a crear en nuestro idioma palabras nuevas, más técnicas. A preservar un diccionario y a desarrollar la cultura sami”, explica Guttorm desde el interior de un lavvu, una tienda de campaña que imita a la casa donde sus antepasados solían vivir hasta los años setenta. “Mis abuelos vivían así porque somos un pueblo nómada. Vivimos en cuatro países y nuestra identidad no la dicta un pasaporte”, ilustra frente al fuego que chisporrotea encima de la nieve.

Fuente: elpais.com




El cambio climático se convierte en el principal riesgo a medio plazo

La planta de Neurath en Bergheim (Alemania), en 2018.


La planta de Neurath en Bergheim (Alemania), en 2018.
 EFE

El Banco Mundial vaticina serios recortes del PIB mundial si la temperatura global sigue subiendo

El cambio climático es, junto con las desavenencias políticas y un contexto de crecientes desigualdades, “el riesgo clave que podría rebajar la potencial producción global en el medio plazo”, según el informe del FMI. Las implicaciones serían “particularmente severas para algunos países vulnerables”. Los cálculos del Banco Mundial son que, si la temperatura global sigue subiendo al ritmo que lo ha hecho hasta ahora, podría acarrear recortes de entre el 15% y el 25% del Producto Interior Bruto (PIB) mundial.

“Es claramente un riesgo importante a medio plazo, y avanza rápido mes a mes”, ha explicado el martes en conferencia de prensa Gita Gopinath, economista jefa del Fondo. “El riesgo es urgente sobre todo para los países con bajos ingresos”, ha detallado. Gopinath habló de la necesidad de que los países “incorporen esos riesgos y de construir resiliencia” para los embates del clima. Ante ello, ha subrayado la necesidad de “una mayor cooperación multilateral”.

El Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático ya advirtió en octubre de que, a los ritmos de aumento actuales, “el calentamiento global podría alcanzar 1,5º por encima de los niveles preindustriales entre 2030 y 2052, trayendo consigo extremos de temperatura, precipitaciones y sequías. Ello produciría “efectos humanitarios devastadores” y conllevaría “pérdidas de producción severas y persistentes en una amplia gama de economías”.

Los países en desarrollo de bajos recursos tienen ante sí, advierte el informe, el reto de resistir “los embates del cambio climático y los potentes desastres naturales”. Reducir los efectos colaterales de estos desastres, señala el Fondo, requerirá “invertir en infraestructuras climáticamente inteligentes, incorporar tecnologías apropiadas y desplegar redes de seguridad social bien dirigidas”.

Ya en enero, en el Foro Económico de Davos, la directora del FMI, Christine Lagarde, habló del cambio climático y el envejecimiento de la población como los dos grandes riesgos a las perspectivas de crecimiento. El cambio climático, dijo Lagarde, “es un asunto tan serio que, aunque no lo parezca, compete también a los bancos centrales y, por supuesto, al sector financiero”.

En Estados Unidos, el sector más progresista del Partido Demócrata ha colocado sobre la mesa el conocido como Green New Deal, una movilización nacional de una envergadura colosal para descarbonizar la economía. El gasto desorbitado que exigiría, con una expansión del sector público de la escala del New Deal puesto en marcha tras la Gran Depresión, ha llevado a su fracaso en el Congreso. Pero ha suscitado un acalorado debate entre los activistas medioambientales, que consideran que el cambio climático es un riesgo inminente y existencial, y los críticos que sostienen que son los mercados los que deben liderar la transición desde el carbón a las energías limpias.

Fuente: elpais.com




Las Adidas Futurecraft.LOOP son las primeras zapatillas deportivas 100% reciclables y una invitación a reinventar el calzado

Las Adidas Futurecraft.LOOP son las primeras zapatillas deportivas 100% reciclables y una invitación a reinventar el calzado

Adidas ha presentado en Nueva York las que son probablemente sus zapatillas deportivas más arriesgadas, innovadoras y que pueden marcar, si acaban teniendo éxito, el mundo del calzado tal y como lo conocemos.

Son las Futurecraft.Loop y están construidas para ser 100% reciclables. Esto es, prometen que será posible desecharlas y fabricar unas nuevas sin perder material por el camino.

Las nuevas zapatillas llegan en medio de una apuesta por la sostenibilidad de Adidas. Previamente, en 2015 anunció que iba a convertir el plástico de los océanos en zapatillas, pero reciclar de esta manera no es suficiente según ellos. Ya que al final acabarán siendo, como todas las zapatillas, desechadas.

Unas deportivas completamente de plástico
Adidas Reciclables1

Adidas quiere implantar su modelo no solo en el sector de las zapatillas, sino en toda la industria. Las Futurecraft.Loop son unas deportivas que pese a estar preparadas para la mayoría de corredores, quizás no alcancen la mejor calidad ni sean las más idóneas para el running. Pero tienen algo que ninguna hasta ahora tenía: están fabricadas completamente en plástico y eso hace que se puedan fundir y rehacer.

Al contrario que las zapatillas de running tradicionales, que están hechas de una docena de materiales diferentes que tienen que ser separados para reciclar, con las Futurecraft.Loop este proceso se simplifica al máximo y se consigue que del material de unas zapatillas haya suficiente para las siguientes. Tanto la suela, la parte superior, la entresuela esponjosa o incluso los cordones son de poliuretano termoplástico (TPU).

Una versión “beta” enfocada a su lanzamiento para 2021

Adidas Reciclables3

Para Adidas, se trata de un importante experimento aunque ha catalogado a sus nuevas zapatillas como una versión “beta”. Todavía tienen que explorar cuántas veces una misma zapatilla podrá ser reciclada y hasta qué punto la calidad del plástico se degrada en cada ciclo.

Todo sea dicho, según explica Gizmodo, el proceso de reciclaje de Adidas todavía no es efectivo y la compañía solo es capaz de reusar entre el 5 y el 10% de la primera generación de las Loop. El resto del material no va a parar a la segunda generación, sino a otros productos Loop de la marca. Al respecto, Adidas ha comentado que ya está probando con prototipos capaces de reciclar el 50% del material y que esperan que para dentro de un año hayan mejorado el proceso.

Adidas Reciclables4

Debido a esto, Adidas por el momento no las venderá al público aunque sí las ha empezado a repartir entre un grupo de unos 200 ‘influencers’ para que las prueben a fondo y las devuelvan para ser recicladas y probadas de nuevo. Se trata de una fase inicial para prepararse ante lo que será el lanzamiento oficial y comercial de estas Futurecraft.Loop, en primavera de 2021.

Fuente: xataka.com




Ford aprovecha la presentación del Tesla Model Y para abrir la caja de Pandora con su misterioso coche eléctrico

Ford aprovecha la presentación del Tesla Model Y para abrir la caja de Pandora con su misterioso coche eléctrico

Durante la presentación del Tesla Model Y el pasado 15 de marzo, Ford lanzó un tweet que mostraba una imagen con el logo de Mustang en azul eléctrico. Una jugada maestra a nivel de marketing, que deja la puerta abierta a la especulación y donde la electrificación es protagonista. ¿Qué nos está intentando decir la marca del óvalo?

A veces no decir nada es más efectivo que decir algo. Y sin duda este movimiento de Ford es un gran ejemplo. La marca ya ha adelantado sus planes en lo que toca a la electrificación, marcándose como objetivo lanzar al mercado antes de 2022 un total de 16 modelos 100% eléctricos, que se incluirán dentro de unos 40 modelos de mecánicas alternativas. Para ello, Ford se ha comprometido a realizar una inversión de 11.000 millones de dólares.

Asimismo, el fabricante ya ha confirmado que hará debutar muy pronto al que será su primer coche eléctrico, que tomará la forma de un SUV inspirado en el Ford Mustang. Información que acompañaba el pasado mes de septiembre con un boceto mostrando la zaga de este futuro retoño, que hacía gala de los inconfundibles pilotos traseros del pony car.

Ford Suv Mustang Electrico 2020

A ello se suma que el pasado mes de octubre, Ford lanzaba un vídeo que adelantaba sus planes de futuro, con el actor Bryan Cranston (Breaking Bad) como maestro de ceremonias, en el que se muestra un modelo desconocido con el logo en azul idéntico al mostrado en el tweet(minuto 0:37). Bien podría ser ese todocamino con formas inspiradas en el Mustang, como también el rumoreado Ford Mustang híbrido que ha vuelto a tomar fuerza gracias a una patente descubierta recientemente.

Y ante este rompecabezas nos encontramos con la publicación del 15 de marzo en Twitter, que precisamente coincidía con la presentación del nuevo SUV compacto de Tesla…

A la carrera para rivalizar con el Tesla Model Y
Ford

Dado el momento en el que se lanzó el tweet, es evidente que Ford le está echando un pulso a la marca capitaneada por Elon Musk. No en vano, se trata igualmente de un SUV cuyo debut está fijado para 2020, la misma fecha en la que el Tesla Model Y llegará al mercado norteamericano.

De hecho, incluso podría ser antes, atendiendo a la declaraciones para CNBC de Joe Hinrichsen, presidente de operaciones globales de Ford. El directivo aseguraba al medio que “la compañía está avanzando rápidamente en la producción de lo que anteriormente se describió como un SUV eléctrico inspirado en el Ford Mustang que estará en los concesionarios el próximo año, aproximadamente en la misma fecha que comenzarán las primeras entregas del Tesla Model Y”.

Y si el nuevo y misterioso SUV eléctrico, posiblemente coupé, va a estar en los concesionarios el año que viene, es de esperar por tanto que se desvele este año, previsiblemente en noviembre, en el Salón de Los Ángeles 2019, ya que el de Nueva York está a la vuelta de la esquina. Aunque todo puede ser…

Ver imagen en Twitter

Ver imagen en Twitter

Ford Motor Company

@Ford

Hold your horses

6.232

1.631 personas están hablando de esto
Información y privacidad de Twitter Ads

Lo que es evidente es que el tweet publicado por Ford no arroja luz alguna: junto a la imagen del logo de Mustang pasado por el filtro de la electrificación podía leerse un escueto texto: “Hold your horses” (“Contén tus caballos”, en inglés). Tesla ya les saca tres modelos eléctricos de ventaja, así que optar por hacer ruido se presenta como una buena estrategia.

Y es que de de este primer retoño de producción 100% eléctrico de Ford, aún sin nombre, sabemos más bien poco, más allá de que se fabricará en la planta mexicana de Ford (la fábrica de Michigan no puede asumirlo), que estrenará la nueva generación de los sistemas multimedia de la marca y que su autonomía rondará unos generosos 480 kilómetros. Seguiremos atentos y con las palomitas preparadas…

Fuente: motorpasion.com




Hasta el sitio más recóndito de los Pirineos tiene tantos microplásticos como ciudades como París, Madrid o Barcelona

Hasta el sitio más recóndito de los Pirineos tiene tantos microplásticos como ciudades como París, Madrid o Barcelona

Llevamos meses escribiendo sobre la capacidad del viento para hacer algo que no sabíamos posible: la mayoría de virus y bacterias caían desde el cielo. La atmósfera se convertía en un actor fundamental en el movimiento de microorganismos, sí; pero también de la contaminación.

Frente a los vientos y corrientes atmosféricas, no hay defensa posible. Y, como muestra, este rincón de los Pirineos. Donde no llegan la electricidad, el agua potable o internet, llegan los restos de las bolsas de plástico, los tejidos de la ropa o las botellas de plástico.

La maldición de los microplásticos

Javier Bosch 544159 Unsplash

¿Cómo? Durante cinco meses entre 2017 y 2018, la estación meteorológica de Bernadouze, en el Pirineo francés, registró la cantidad de plástico que caía del suelo. Y los resultados son alucinantes: hasta en ese recóndito rincón de los Pirineos, a 1.425 metros de altura y a más de 100 kilómetros de la ciudad más cercana, llegan 365 micropartículas por metro cuadrado cada día.

¿Eso es mucho? Con los datos publicados en Nature Geoscience, los investigadores concluyen que “la cantidad de partículas de microplásticos encontradas […] está dentro del rango de la cantidad hallada en una megaciudad como París”. Y no lo dicen por decir, el equipo del Laboratorio de Ecología Funcional y Medio Ambiente de Toulouse ha desarrollado varias mediciones sobre la situación de la capital francesa.

¿De dónde viene? Los investigadores están seguros de que esa enorme cantidad de microplásticos no puede venir de ningún lugar cercano. Gracias a un análisis de los patrones de viento y la trayectoria del aire, todo parece indicar que el transporte microplástico a través de la atmósfera se está produciendo desde, como mínimo, 95 kilómetros a la redonda.

No obstante, los investigadores también detectaron cantidades menores de polvo del Sahara, por lo que las distancias son previsiblemente mayores. De hecho, todo apunta a que los principales focos contaminadores de los Pirineos orientales es la ciudad de Barcelona, Zaragoza o Toulouse. No obstante

Nuestro legado será el plástico El trabajo muestra que la turba pirenaica contiene niveles de plomo y arsénico provenientes de actividades industriales que se remontan al 685 y en las tierras pantanosas se pueden encontrar rastros de contaminación de la Edad del Bronce. En el futuro, según los científicos de Toulouse, nuestra época se unirá al registro histórico gracias a los microplásticos.

Fuente: xataka.com




Electricidad gracias a la nieve gracias a este nanogenerador

Electricidad gracias a la nieve gracias a este nanogenerador

Aproximadamente el 30 por ciento de la superficie de la Tierra está cubierta de nieve cada invierno, durante el cual los paneles solares a menudo no funcionan.

Ahora imaginemos un dispositivo que puede funcionar en áreas remotas porque proporciona su propia energía y no necesita baterías y que lo hace gracias a la nieve.

Eso es nanogenerador triboeléctrico basado en nieve.

Nanogenerador triboeléctrico

Capaz de generar electricidad a partir de la precipitación de nieve, y desarrollado en UCLA (Universidad de California en Los Ángeles), este nanogenerador triboeléctrico es pequeño, delgado y flexible como una lámina de plástico.

Genera carga a través de electricidad estática, produce energía a partir del intercambio de electrones. El equipo de investigación utilizó la impresión 3D para diseñar el dispositivo, que tiene una capa de silicona y un electrodo para capturar la carga.

Según explica el autor principal Richard Kaner, titular de la cátedra en innovación de materiales del Dr. Myung Ki Hong de UCLA:

La electricidad estática se produce a partir de la interacción de un material que captura electrones y otro que abandona los electrones. Uno separa las cargas y crea electricidad a partir de nada. Si bien a la nieve le gusta renunciar a los electrones, el rendimiento del dispositivo depende de la eficiencia del otro material para extraer estos electrones. Después de probar una gran cantidad de materiales, como láminas de aluminio y teflón, encontramos que la silicona produce más carga que cualquier otro material.

Fuente: xatakaciencia.com




Llega a España el primer prototipo para intentar “meter el sol en una caja” y revolucionar el almacenamiento de energía

Científicos españoles coordinan la investigación europea que estudia cómo guardar energía calentando materiales a temperaturas ultra altas


El plan es calentar silicio, el material más abundante de la corteza terrestre, hasta que produzca luz, para luego captarla con células fotovoltaicas

A 1.500 grados el silicio puede guardar diez veces más energía que una batería normal

Los investigadores quieren ofrecer una solución para almacenar la energía de las fuentes renovables que producen de forma intermitente, como el sol o el viento

El ser humano está muy acostumbrado a disponer de energía cuando la necesita. Desde calentar alimentos o una estancia con madera, poner en marcha un vehículo con un combustible derivado del petróleo o energizar toda una ciudad en plena ola de frío con una central térmica que quema gas o carbón. El problema es que es una comodidad basada en fuentes no renovables que lleva al planeta al desastre. La energía que obtenemos del sol, el viento o las mareas ya es más barata que la de los combustibles fósiles, pero el problema es, de nuevo, nuestra comodidad: las renovables no están disponibles a deseo humano, y no estamos dispuestos a esperar a que corra viento para poner la calefacción.

Un proyecto de investigación europeo va a probar por primera vez una tecnología con el potencial suficiente para salvar el reto tecnológico de sustentar nuestra comodidad con energía 100% limpia. Los científicos que lo lideran son españoles y el primer prototipo de su máquina está en Getafe.

eldiario.es visitó su laboratorio, en el Instituto de Energía Solar de la Universidad Politécnica de Madrid, y el taller donde se ha instalado el prototipo, en Tecnogetafe, el primer día en el que el equipo estaba a solas con “la caja” tras trabajar en su ensamblado con una empresa italiana especializada en construir por primera vez prototipos tecnológicos. Porque así es como explican su proyecto a alguien que escucha de él por primera vez: “Es como meter el sol en una caja”.

El prototipo de batería renovable del proyecto Amadeus.
El prototipo de batería renovable del proyecto Amadeus. DAVID NAVARRO

La del sol en la caja es una expresión acuñada por el director científico del proyecto Amadeus, Alejandro Datas. Intenta describir en pocas palabras el proceso de emplear energía solar, en las horas del día en que esta es abundante, para calentar un material a temperaturas ultra altas (unos 1.500 grados centígrados) para que emita luz. Esa luz es el sol de la metáfora de Datas. La misión de la caja es, además de ser capaz de albergar material a semejante temperatura, convertir la luz de nuevo en electricidad de igual forma que lo haría un panel solar enfocado hacia el interior de una caja que contuviera el sol.

El truco es utilizar el calor que puede acumular un material para almacenar energía. “Al fundir ese material, toda esa energía queda concentrada en forma de calor. Puede resultar contraintuitivo utilizar una energía tan valiosa como la electricidad en producir calor, pero en los estudios que estamos realizando estamos viendo que puede salir rentable almacenar esa energía en forma de calor con los costes que podemos alcanzar. Porque luego no solamente vamos a convertir ese calor en electricidad, sino que además podemos aprovechar ese calor en procesos de calefacción o incluso refrigeración. Podemos hacer un uso muy eficiente del calor que estamos almacenando”, asegura Datas.

Una de las máquinas del laboratorio del Instituto de Energía Solar de la Universidad Politécnica de Madrid, utilizada para probar las reacciones atómicas de dos elementos a muy alta temperatura.
Una de las máquinas del laboratorio del Instituto de Energía Solar de la Universidad Politécnica de Madrid, utilizada para probar las reacciones atómicas de dos elementos a muy alta temperatura. DAVID NAVARRO

Varios de los procesos que entran en juego para lograr ese objetivo no se han probado nunca antes. Hay que investigar cómo reaccionan entre sí los materiales por encima de los 1.000 grados, qué aleación es la más adecuada para convertirse en “el sol” o cómo hacer que todo eso sea manejable, ya que uno de los objetivos del proyecto es que pueda ser una tecnología de uso doméstico. Por ello la Comisión Europea seleccionó el proyecto Amadeus entre un centenar de ideas para dotarlo de una línea de financiación de tres años, como parte del Horizonte 2020. Lo hizo a pesar de asignarle la categoría de riesgo más alta, puesto que es necesario probar por primera vez tantos procesos que no sería difícil toparse con un bache imposible de salvar con la tecnología actual. Sin embargo, su potencial para resolver el reto de almacenar energía de forma renovable es tan real que Bruselas decidió que merecía la pena correr el riesgo.

Aquello fue en 2017. Hoy Amadeus encara la recta final de su línea de financiación. Dos años de experimentos, bocetos y diseños ha cristalizado en el prototipo de Getafe, del que los investigadores prefieren no revelar excesivos detalles. En la sociedad capitalista hasta la ciencia es una carrera, y el Massachusetts Institute of Technology (MIT) de EEUU y una empresa australiana también están tras el mismo objetivo. Sus planes son un poco diferentes, ya que sus cajas pretenden ser modelos enormes pensados para el nivel industrial, mientras que el proyecto europeo se centra en la posibilidad de trabajar a pequeña escala. No obstante, teniendo en cuenta que el MIT ya le copió a Datas su “meter el sol en una caja” para definir el plan (“no lo podíamos creer cuando vimos que lo habían copiado para promocionar su investigación”, desvela a este medio uno de los investigadores en la visita al taller), mejor ser precavidos.

Detalle de uno de los máquinas del laboratorio del Instituto de Energía Solar de la Universidad Politécnica de Madrid, utilizada para probar las reacciones atómicas de dos elementos a muy alta temperatura.
Detalle de uno de los máquinas del laboratorio del Instituto de Energía Solar de la Universidad Politécnica de Madrid, utilizada para probar las reacciones atómicas de dos elementos a muy alta temperatura. DAVID NAVARRO

¿Qué pueden contar? Mucho. Quizá lo más importante, que el material de base para crear “el sol” no es para nada difícil de encontrar, uno de los motivos del potencial de la idea. “Un material con unas características muy interesantes para nosotros es el silicio. El silicio se obtiene del cuarzo. El cuarzo es el material más abundante en la corteza terrestre”, detalla Datas: “Este material tiene una característica, que es que cuando se funde es capaz de almacenar muchísima energía. Estamos hablando de entre uno y dos kilovatios/hora por litro. ¿Esto qué quiere decir? Que puede almacenar unas diez veces lo que almacena una batería electroquímica como la que tenemos por ejemplo en nuestro coche”.

Llevar los materiales al límite… en tu casa

Partir del material que forma la arena de las playas y que usan como semiconductor todos los móviles del mercado es una ventaja fundamental. El silicio es abundante y está muy estudiado. Pero no iba a ser todo tan fácil: cuando se solidifica, el silicio se expande, con lo que podría romper el contenedor donde se almacene. “Vamos a tener que alearlo con otros elementos en pequeñas proporciones para que el coste siga siendo bajo y abordar una serie de retos que el silicio en sí no resuelve por sí solo”, explica en este caso Alba Ramos, una de las investigadoras que ha participado en Amadeus.

Ramos ha abordado el diseño del prototipo, de un tamaño similar al que idealmente podría servir de batería en una vivienda. “Nos parece que es muy interesante la aplicación a pequeña escala porque todas las tecnologías que incluye este prototipo son escalables modularmente sin que perdamos eficiencia por hacerlo a menor o mayor escala”. En eso cabe una vivienda, pero también instalaciones más grandes como un hospital, sin descartar su aplicación en distritos residenciales o como método de almacenación en cualquier central renovable, permitiendo almacenar la energía que no sea necesario volcar a la red en el momento de su producción.

Diagrama del prototipo instalado en una vivienda.
Diagrama del prototipo instalado en una vivienda. PROYECTO AMADEUS

“Una peculiaridad de este proyecto es que va a probar por primera vez la tecnología que se propone. Esto no se ha intentado nunca previamente. Por eso hay muchos retos”, continúa Ramos. Además de la mezcla ideal de silicio, la búsqueda de materiales también implica a aquellos capaces de conformar el recipiente. El equipo ha elegido el carbón (grafito de alta pureza y alta densidad) como candidato. “No tiene problemas mecánicos ni térmicos importantes, pero para eso hay que hacerlo trabajar en unas condiciones muy determinadas, con una atmósfera protectora… por eso estamos investigando las propiedades de compatibilidad química de muchos otros, expone Datas: “Son materiales conocidos, que existen en el mercado, pero que no se conoce cuáles son sus límites. En futuros proyectos estaremos investigando nuevos compuestos que sean capaces de contener materiales líquidos a muy altas temperaturas sin apenas reactividad”.

Pese a queda mucho para que esta tecnología sea aplicable a nivel comercial, el proyecto Amadeus trabaja con un horizonte temporal próximo. La meta es que su prototipo sea funcional a nivel laboratorio entre principios de 2019 y principios de 2020 y poder experimentar con las características de los materiales y las tecnologías que pueden hacer realidad el concepto de “meter el sol en una caja”. “Una vez terminado el proyecto, a finales de 2019, nos plantearemos un horizonte en el que tendremos que buscar financiación. Lo haremos en Europa, como hemos hecho hasta ahora, también a nivel nacional, y por qué no también en la vía privada”, adelanta Datas.

“En España tenemos la percepción de que tenemos que invertir en cosas que creemos que van a funcionar. Pero yo creo que eso es un error, porque si invertimos en cosas que no sabemos si van a funcionar, podemos empezar una línea de investigación, una línea tecnológica nueva. Creo que tenemos que romper esa mentalidad de solo hacer aquello que funciona y el proyecto Amadeus es exactamente eso, un proyecto de alto riesgo pero gran potencial”, defiende el investigador.

Fuente: eldiario.es




Las llamas están desapareciendo en EEUU por una de las burbujas financieras más raras de lo que llevamos de siglo

Las llamas están desapareciendo en EEUU por una de las burbujas financieras más raras de lo que llevamos de siglo

Si os digo que la llama estadounidense se dirige rápidamente a la extinción, quizás os llame más la atención el hecho de que haya llamas en EEUU que el hecho de que su población esté cayendo en picado. Pero así es. En 2002, había unas 145.000 llamas en el país; en 2017, había menos de 40.000 y bajando.

La de hoy no es una historia de zoología, ni del cambio climático. Lo que hoy nos cuenta el Censo de Agricultura de 2017 es la historia de una de las burbujas financieras más extrañas de lo que llevamos de siglo y mira que hay competencia.

La llama

Paz Arando 112306 Unsplash

¿Qué es una llama? De la familia de los camélidos, las llamas andinas fueron uno de los pocos animales domesticados en la América precolombina. De hecho, jugaron un papel fundamental en el Imperio inca como equivalente a los caballos, vacas y ovejas europeos. La llegada de los españoles supuso un cambio profundo que supuso una enorme pérdida de población (entre el 80 y el 90%) y, con ella, una gran pérdida de su diversidad genética.

El boom. Con los siglos, la población de llamas se fue recuperando en los países andinos. Pero lo que nos interesa empezó a ocurrir en los años 80. En Estados Unidos, las llamas se volvieron irresistiblemente sexies. COn el epicentro en el estado de Oregón, miles de familias, celebridades y atletas de alto nivel empezaron a invertir sus ahorros en el rentabilísimo mercado del camélido.

La burbuja de las llamas “Son una buena inversión y muy rentables […] Nadie ha comprado una llama hembra y no ha recuperado la inversión en dos o tres años o no la ha duplicado cada año después de eso”, decían en el oregonense The Bulletin en 1984.

Eso sí, en el mismo Bulletin, el periodista comentaba que “no parece haber ninguna razón para tal inflación en los precios de la llama, excepto la demanda. Las llamas no son realmente buenas para nada. Su lana es de baja calidad. Hacen animales de carga decentes, pero comprar animales de carga no es realmente una estrategia de inversión rentable de finales del siglo XX”. Estaba en lo cierto.

“Nadie” lo veía venir. El mercado de la llama se derrumbó cuando esta alcanzó los 20.000 dólares la hembra y el precio se desplomó hasta poco más de los 200. El destrozo que provocó a la economía de Oregón el pinchazo de la burbuja de la llama aún se estudia en las facultades de economía. Desde entonces, cada cierto tiempo, la locura de las llamas volvía recurrentemente como un bizarro indicador de todas las burbujas financieras. La gente siempre ha querido creer.

La última burbuja… Dicho esto, a nadie le sorprenderá que la primera década de los años 2000 fue, también, la década de la llama. Series de culto como “The west wing” o “Los Simpsons” reflejaron esta renovada locura transitoria con el animal sudamericano. En aquellos años, las llamas norteamericanas se contaban por cientos de miles. Pero luego vino la gran recesión.

Y el gran bluf La burbuja de la llama explotó un poco después de que el mercado inmobiliario se derrumbara en el año 2007. Como hablamos de una industria casi enteramente especulativa, el castillo de naipes. Primero se produjo una concentración de granjas (y una salida de los pequeños ganaderos), pero luego el tsunami se los llevó a todos.

En la NCB tienen un reportaje donde se pueden leer testimonios de cómo granjas con decenas de trabajadores han pasado a tener un par (si es que han sobrevivido). Eso (y unos veranos extremadamente cálidos) fue lo que derrumbó la población de llamas hasta reducirla a un 30% de lo que era.

Una historia que no para de repetirse. Normalmente, el gran ejemplo de las burbujas financieras es en la locura del tulipán. Ahora sabemos que no fue tal, pero lo cierto es que ejemplos no nos faltan: el de las llamas, el camélido que estuvo a punto de morir y llegó a conquistar el mundo financiero es uno de ellos.

Fuente: xataka.com




El estado de Nueva York prohibirá las bolsas de plástico

FOTO POR KENA BETANCUR, VIEWPRESS/CORBIS/GETTY IMAGES
Las bolsas de plástico de un solo uso son ubicuas en la ciudad de Nueva York y en muchos más lugares, pero ahora el estado está trabajando en una legislación que frene su uso.

Artículo creado en colaboración con la National Geographic Society.

El estado de Nueva York está a punto de prohibir las bolsas de la compra de plástico, convirtiéndose así en el segundo estado estadounidense después de California en prohibirlas.

La prohibición, que forma parte de la propuesta de ley del presupuesto estatal y que se aprobará hoy, prohibirá a los pequeños comercios ofrecer bolsas de un solo uso a sus clientes. Entrará en vigor en marzo del año que viene.

Las bolsas de la compra son uno de los artículos que más aparece en las prohibiciones de bolsas y plásticos de un solo uso, que empezaron a entrar en vigor en el año 2000 y siguen generalizándose por todo el mundo. Hasta ahora, hasta 127 países han impuesto prohibiciones o impuestos a las bolsas de plástico, según el recuento de la ONU en julio de 2018. Europa empezó a eliminar gradualmente los plásticos hace 15 años. Esta semana, el Parlamento Europeo ha tomado medidas para prohibir los 10 artículos que más se suelen encontrar en playas europeas, entre ellos las bolsas, para 2021.

“Los residentes del estado usan cada año 23.000 millones de bolsas de plástico.”

POR DEPARTAMENTO DE CONSERVACIÓN MEDIOAMBIENTAL DE NUEVA YORK

En Estados Unidos, las medidas estatales contra las bolsas han empezado a cobrar impulso. Además de California, que prohibió las bolsas de la compra en 2016, también están prohibidas en Hawái, ya que todos los condados del estado las ha prohibido. La Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales ha recogido una lista de la legislación de las bolsas aquí. Una página web interactiva, Ban the Bag realiza un seguimiento de las prohibiciones aprobadas o pendientes de aprobación en ciudades y estados.

Las bolsas de la compra han sido el blanco porque su naturaleza ligera hace que sean transportadas fácilmente por el aire. Se las ve colgando de las ramas de los árboles y atascando las alcantarillas de las ciudades. Los animales salvajes las consumen, incluso el ganado y otros animales grandes, y las aves y otras criaturas pequeñas las desmenuzan.

En ecosistemas marinos, las tortugas marinas suelen confundir las bolsas de plástico con medusas, su alimento favorito. Los peces se las comen. También han muerto una serie de cetáceos como consecuencia del consumo de plásticos. Entre ellos figuran una ballena descubierta a principios de este mes en las Filipinas con 40 kilos de plástico en el estómago.

Un cachalote muerto ha aparecido varado en Indonesia oriental con casi seis kilos de plástico en el estómago. Entre los restos había 115 vasos, 25 bolsas de plástico, dos chanclas y más de 1.000 fragmentos de cuerda. Se desconoce la causa exacta de la muerte de la ballena, pero los observadores afirman que esta pone de manifiesto la crisis global del plástico.

También cuesta reciclar estas bolsas de la compra ligeras. Muchas plantas de reciclaje municipales no las aceptan porque pueden atascar la maquinaria. Muchos supermercados recogen bolsas de la compra usadas en contenedores. Dichas bolsas se convierten en parte de un sistema circular de refabricación: las envían a fábricas para que las conviertan en bolsas nuevas. Pero la recogida en los supermercados es desigual y hay millones de bolsas que nunca se recogen. Otros tipos de comercios minoristas carecen de sistemas de recogida.

Según el Departamento de Conservación Medioambiental del estado de Nueva York, sus residentes usan cada año unas 23.000 bolsas de plástico. Solo la ciudad de Nueva York utiliza más de 10.000 millones de bolsas de plástico al año, que representan 1.700 toneladas de basura residencial cada semana. Se estima que la ciudad paga 12,5 millones de dólares al año para transportar dichas bolsas hasta vertederos fuera del estado.

La prohibición de Nueva York concederá excepciones a las bolsas de comida para llevar, las utilizadas para envolver productos de charcutería, bolsas para la ropa y bolsas vendidas al por mayor, como las bolsas para cubos de basura.

El plan también permitirá que los condados de Nueva York impongan una tasa de cinco céntimos a las bolsas de papel.

Esta historia forma parte de ¿Planeta o plástico?, una iniciativa plurianual para crear conciencia sobre la crisis global de desechos plásticos. Aprende cómo reducir el empleo de plásticos de un solo uso y comprométete. #PlanetaOPlástico.

La National Geographic Society y Sky Ocean Ventures han puesto en marcha el Ocean Plastic Innovation Challenge, que pide a personas de todo el mundo que piensen y desarrollen soluciones novedosas para frenar la crisis de residuos plásticos del planeta. ¿Tienes una idea? Presenta tu solución antes del 11 de junio en oceanplastic-challenge.org.

Fuente: nationalgeographic.es




Los estadounidenses utilizaron más energía en 2018 que en cualquier otro año

Los estadounidenses utilizaron más energía en 2018 que en cualquier otro año

Un BTU, o unidad térmica británica, es una unidad de medida de energía; 3.400 BTU es equivalente a aproximadamente 1 kilovatio-hora. Según los gráficos de flujo de energía más recientes publicados por el Laboratorio Nacional Lawrence Livermore (LLNL), Estados Unidos tuvo un consumo de energía total de 101.2 cuatrillones de BTU (o “quads”).

Los estadounidenses utilizaron 3.5 quads (cuatrillones de BTU) más en 2018 que en 2017. El uso de energía aumentó un 3,6 por ciento en comparación con 2017, que también es el mayor incremento anual desde 2010.

Casi todas las energías aumentaron en consumo

La cantidad de energía consumida por las luces de Navidad en Estados Unidos supera por mucho el consumo eléctrico anual de países pobres como Etiopía o El Salvador.

Los mayores incrementos en el suministro de energía provinieron del gas natural, la energía eólica y la solar. En 2018, el uso del viento subió 0.18 quads (7.6 por ciento) y la energía solar subió 0.18 quads (22 por ciento). Durante la última década (entre 2008 y 2018), la producción total de energía renovable se ha duplicado, incluyendo un aumento de cinco veces en la energía eólica y un aumento de 48 veces en la energía solar. La energía eólica y solar combinadas ahora producen más electricidad que la energía hidroeléctrica, que dominó las energías renovables durante décadas.

El suministro de gas natural aumentó en 3 cuatrillones de BTU, de 28 en 2017 a 31 en 2018, un aumento del 10,7 por ciento. El 2018 tuvo un verano más caluroso que el 2017, requiriendo más electricidad para el aire acondicionado, aumentando el consumo de gas. También tuvo un invierno más frío, lo que aumentó la demanda de gas en el sector residencia”.

Usenergyuser

El consumo de carbón continuó disminuyendo en 2018 en 0,7 quads o 5 por ciento, debido principalmente a aumentos en el uso de gas natural y renovables.

El uso de biomasa aumentó en alrededor de 0.2 quads o 5 por ciento en comparación con los niveles de 2017. La mayor parte del aumento en el uso de biomasa se dio en el sector residencial para calefacción. El uso de biocombustibles en el transporte, que está dominado por el uso de etanol en la gasolina, se mantuvo prácticamente sin cambios desde 2017.

El uso de petróleo aumentó 0,7 quads o 2 por ciento, pero apenas se movió en el sector de transporte dominante: aumentó sustancialmente en el sector industrial.

Según el Informe de Estado de Energía Global y CO2 de la AIE, la demanda de energía en todo el mundo creció un 2,3% el año pasado. La demanda aumentó en todas las tecnologías, ya que los combustibles fósiles alcanzaron casi el 70% del crecimiento por segundo año consecutivo. La generación solar y eólica creció a un ritmo de dos dígitos, y solo la solar aumentó en un 31%. Sin embargo, eso no fue lo suficientemente rápido para satisfacer una mayor demanda de electricidad en todo el mundo que también impulsó el uso del carbón.

Fuente: xatakaciencia.com