El gigante francés EDF se une a la avalancha de denuncias contra España por las renovables

Paneles fotovoltaicos. EFE

Se suma a otras grandes eléctricas que también han denunciado los recortes, como la alemana RWE y la estadounidense NextEra. Energía no precisa ante qué instancia se ha presentado la denuncia ni en qué fecha. La compañía, controlada por el Estado francés, explotaba 46,9 MW de fotovoltaica en España a cierre de 2016.

La industria fotovoltaica ha evitado más contaminación de la que ha generado.

La denuncia del grupo francés está recogida en una resolución del director general del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) por la que se adjudica un servicio de asistencia especializada al Ministerio de Industria, Energía y Turismo y a la Abogacía General del Estado para apoyo a España “en los procesos arbitrales en relación con la regulación del sector de las energías renovables al amparo de la Carta Europea de la Energía”.

En el caso de EDF, el contrato de asesoría para la defensa de España en este proceso fue adjudicado el pasado 27 de octubre por el procedimiento habitual: negociado sin publicidad, “por concurrir razones de imperiosa urgencia plenamente justificadas”. El contrato, por 395.000 euros (más IVA), fue encargado a una unión temporal de empresas (UTE) formada por las consultoras Altran y Mc Group.

EDF, una de las mayores eléctricas europeas, con más de 150.000 empleados y una capitalización que en los últimos años ha caído en picado hasta los actuales 26.000 millones de euros, gestiona los 55 reactores nucleares en servicio en Francia, que producen más del 75% de la electricidad del país vecino.

Según su último informe anual, a cierre de 2016 EDF tenía 46,9 megavatios (MW) netos de energía fotovoltaica instalados en España, un mercado en el que también opera en los negocios de alumbrado público (a través de Citelum) y servicios de eficiencia energética, con su filial Fenice Instalaciones Ibérica. EDF era asimismo uno de los socios (tenía el 31,48%) de la planta de Elcogás (Puertollano, Ciudad Real), en proceso de desmantelamiento.

Larga lista

El gigante francés se suma así a una larga lista de más de treinta demandantes, entre los que están fondos soberanos como el de Abu Dabi, empresas municipales de Alemania, el fondo de pensiones de los funcionarios de Canadá, fondos ligados a Deutsche Bank y BNP, una filial de la japonesa Toyota y algunas compañías eléctricas como el gigante alemán RWE y la estadounidense NextEra.

Ni EDF (controlada por el Estado francés) ni el Ministerio de Energía han querido hacer comentarios sobre este arbitraje, la fecha de presentación de la denuncia o la instancia ante la que se ha interpuesto.

La denuncia no consta en la web del centro internacional de arreglo de diferencias relativas a inversiones del Banco Mundial (Ciadi), que es la instancia ante la que se acumulan la mayoría de procesos (de momento, hay 27).

Además del CIADI, hay otros dos foros en los que se puede reclamar ante eventuales violaciones de la Carta de la Energía, un tratado de protección recíproca de inversiones en este sector que España firmó en 1994: UNCITRAL (de Naciones Unidas) y la Cámara de Comercio de Estocolmo (Suecia).

La última denuncia conocida es la presentada ante el Ciadi por la alemana Portigon el pasado 22 de mayo, días después de que el 4 de mayo el Ciadi condenase a España a pagar 128 millones de euros, más intereses, a la firma británica Eiser Infrastructure Limited y a su filial luxemburguesa Energia Solar Luxembourg por los recortes a la retribución de tres plantas termosolares en Ciudad Real.

Esos recortes fueron obra del anterior ministro de Industria, José Manuel Soria, y su entonces secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal, hermano del actual ministro de Energía, Álvaro Nadal.

El fallo de Eiser, que Energía quiere “recurrir”, ha abierto un peligroso precedente para España en el resto de procedimientos que tiene abiertos y los que todavía pueden venir. Estos litigios amenazan con provocar un nuevo agujero en las cuentas del sistema eléctrico que, previsiblemente, costearán los consumidores.

Nadal ha advertido de que, en caso de derrota, “el resultado de esos arbitrajes será que tenemos que subir la electricidad a todos los españoles en beneficio de aquellos que han recurrido”. Por lo pronto, el Gobierno ha modificado la Ley de Presupuestos para utilizar el superávit del sistema eléctrico para costear las posibles indemnizaciones.

El laudo que dio la razón a Eiser consideró que el recorte de primas que llevó a cabo el Gobierno de Mariano Rajoy en su primera legislatura “fue profundamente injusto e inequitativo en el modo en que se aplicó a la inversión existente de las demandantes, despojando a las demandantes prácticamente de todo el valor de su inversión”.

El tribunal expuso serias reservas sobre el eje de esa reforma, el de un nuevo marco basado en los costes hipotéticos de una hipotética planta eficiente. Un testigo del IDAE que aportó España “admitió en su testimonio que el proceso no se basó en un análisis matemático de datos riguroso”, dio alguna respuesta ambigua y mostró “una evidente falta de conocimiento” sobre los acuerdos de financiación que sirvieron para construir las plantas afectadas.

El laudo, dictado por unanimidad de los tres árbitros (incluyendo al que propuso España), también recogía que Rajoy dejó sin contestar las cartas de los inversores que pedían una negociación para “una solución amistosa” antes de presentar su demanda de arbitraje. Durante el procedimiento, los peritos propuestos por España tampoco resultaron convincentes frente a los informes “completos y profesionales” de la otra parte; y los abogados del Estado que defendían a España dieron un vuelco a última hora a su estrategia de defensa, sin éxito.

Fuente: eldiario.es




Iberdrola ilumina la nube de Amazon

Vista del parque eólico de Iberdrola para Amazon en Carolina del Norte. VÍDEO: EPVSANDRO POZZ

El grupo español suministra energía eólica a los centros de datos del gigante del comercio electrónico en el epicentro de Internet.


Pritchard nunca pensó que el viento que sopla en las tierras que cultiva en Pasquotank, en Carolina del Norte, fuera a convertirse en una materia prima como la soja, el maíz o el trigo. Y ni mucho menos que los gigantescos molinos de viento que Iberdrola plantó en su propiedad alimentasen los centros de datos que unas millas más arriba al norte opera Amazon en Virginia y que hacen funcionar su móvil.

MÁS INFORMACIÓNAmazon cumple 20 años en Wall Street y vale un 50.000% más que en su estrenoWarren Buffett se deshace en elogios hacia Jeff BezosApple tendrá una planta de energía eólica hecha a su medida por Iberdrola en EEUUGoogle quiere conquistar la nube que ahora dominan Amazon y Microsoft

La compañía de Jeff Bezos nació hace tres décadas como un portal para vender libros. Ocho años después creó Amazon Web Services para sostener la expansión de sus servicios. Instaló las primeras granjas de servidores al sur de Washington. La elección no fue casual. Las infraestructuras que se concentran en los condados de Loudoun y Prince William en el norte de Virgina son el epicentro de Internet.

Ahí es donde se libra la gran batalla por el lucrativo negocio de la gestión de datos electrónicos. Google, Oracle y Microsoft también tienen centros estratégicos en la misma región y se expanden rápido para no quedar rezagadas. Amazon, que genera 10.000 millones en ingresos con AWS, opera 25 estructuras en la costa Este, prácticamente la mitad de la infraestructura de la conocida como Data Center Alley (Avenida de Centros de Datos).

Las operaciones de computación en la nube de Amazon alcanzarán en breve una capacidad superior al gigavatio, de acuerdo con los análisis de Greenpeace, con lo que en la práctica duplicará el consumo de electricidad cuando se compara con 2015. Avangrid Renewables, filial del grupo español, cubre con su nuevo parque una quinta parte de las necesidades energéticas de la filial AWS en la región.

Amazon no es un cliente habitual, apunta Craig Poff, responsable de desarrollo del proyecto en The Desert, como se conoce a la zona rural en la que está instalado el parque eólico. “Las empresas piden energía limpia”, explica, “como los consumidores compran productos orgánicos”. “Son las fuerzas del mercado las que tiran del negocio”, añade citando a Nike, Apple y Walmart como clientes.

La consultora Wood Mackenzie acaba de publicar un estudio en el que anticipa que la eólica y la solar van a redefinir por completo el mercado de la energía “esta generación”. “Es un cambio que está en curso”, señala, al tiempo que explica que la caída de los costes está permitiendo que se dirijan miles de millones de dólares en inversiones al desarrollo de estas tecnologías alternativas.

El viento en concreto genera el 5% del total de la electricidad en Estados Unidos y representa el 40% de la “nueva” energía que entra en la red. En el caso de Carolina del Norte esta fuente es tan desconocida que al principio el proyecto de Iberdrola creó miedo. “Ahora los que se quejan son los que no los tienen”, señala Pritchard, y añade que “la eólica me gusta más que la solar porque no nos quita tanta tierra”.

Uno de los propietarios de los terrenos agrícolas donde están los molinosUno de los propietarios de los terrenos agrícolas donde están los molinos SANDRO POZZI

La granja de Avangrid Renewables está integrada por 104 turbinas de última generación. Entró en línea a final de diciembre y opera a plena capacidad desde febrero. Los molinos en el Amazon Wind Farm son los más altos que tiene Iberdrola. Con el aspa en las 12 alcanza una altura equivalente a la de un rascacielos de 50 pisos. Los bosques de pinos parecen arbustos. Eso permite alcanzar los vientos más fuertes.

El parque eólico tiene capacidad para generar 208 megavatios de electricidad al año, suficientes para alimentar 61.000 viviendas. El plan original contempla que pueda elevarse a 300 megavativos, con casi un centenar más de molinos. Los dueños de las tierras reciben cada año 6.000 dólares por el alquiler del espacio y el parque genera medio millón de ingresos para la comunidad por vía de impuestos.

Christina Rehklau, directora de turismo en la localidad de Elizabeth City, comenta que una de las cosas que más costó entender a los vecinos es que la energía se exportara a otro estado. La electricidad que produce el parque eólico, de hecho, sirve para hacer funcionar también los centros de datos de Amazon en Ohio. “Después vieron que el viento genera un beneficio económico para la comunidad”, señala.

Avangrid es el segundo mayor operador de energía renovable en Estados Unidos, con más de 60 proyectos en marcha y cerca de 10.000 millones en activos en 22 estados. “Cada uno es un mundo diferente”, explica Mark Perryman, responsable de operaciones de la compañía. En el caso de la granja The Desert, está situada muy cerca de uno de los radares que se utilizan para combatir el tráfico de droga.

El Pentágono, recuerda, temía que la altura y el movimiento de las aspas crearan interferencia en la señal que se proyecta en la ionosfera para rebotarla a América Latina. “Cualquier adición nueva al ambiente es algo que se debe analizar para determinar su impacto”, explica. El otro gran reto son las continuas tormentas que azotan la zona, especialmente los huracanes y las tormentas tropicales.

Amazon se limita a decir que esta granja es clave en su objetivo para conseguir que el 100% de la electricidad que nutre los servidores tenga origen en fuentes renovables. Este año anticipa que lo llevará al 50%, desde el 40%. Perryman admite en cualquier caso que siempre habrá algún momento en el día que habrá que compensar con otras energías menos limpias, como el gas natural.

Fuente: economia.elpais.com




Expertos ven necesario y viable la implantación de un nuevo modelo energético sostenible

La importancia de la energía solar en la industria y los hogares y porqué es tan difícil implantarla en España han centrado el debate de las VI Jornadas Ambientales promovidas por la Universidad de Barcelona, Bodegas Torres y el meteorólogo Tomàs Molina, que se han celebrado este miércoles, 31 de mayo, en Barcelona.

La docena de expertos participantes, procedentes de la administración, asociaciones, empresas y medios de comunicación, han coincidido en que la implantación de un nuevo modelo energético limpio y sostenible es no solo urgente y necesario, sino viable desde un punto de vista económico, social y ambiental y que, en la lucha contra el cambio climático, la energía solar es la solución más rápida y eficaz.

“Nos tendría que ofender que países con un nivel de insolación muy inferior al nuestro hayan hecho un despliegue de fotovoltaicas que no se ha llevado a cabo en el estado español. Las renovables son parte inexorable de nuestro futuro; solo España se resiste a creérselo”, ha criticado el Conseller de Territori i Sostenibilitat de la Generalitat de Catalunya, Josep Rull, que ha inaugurado el certamen frente a unas 150 personas, junto a Joan Elias, rector de la Universidad de Barcelona, Miguel A. Torres, presidente de Bodegas Torres y Tomàs Molina, director científico de las Jornadas.

Rull ha cualificado de “incomprensible” lo que está pasando en España con las renovables y ha anunciado que “Catalunya está ultimando la ley del cambio climático, que será la primera en España y en Europa y que establecerá como objetivos reducir las emisiones de CO2 en un 40% e incrementar el uso de energías renovables en Catalunya en un 30% hasta el 2030”.

Miguel A. Torres ha lamentado que aún no se esté actuando de forma categórica en la lucha contra el cambio climático ni se apueste claramente por las energías renovables. “Hay que manifestarse contra esta irracionalidad, los políticos –quizás tarde y en contra de su voluntad-, tendrán que aceptarlo”.

Que el despliegue de las renovables depende sobre todo de la voluntad política es una opinión que han manifestado muchos de los ponentes, a pesar de que se esté avanzando en esta materia según los representantes de la administración presentes en la jornada, y así lo ha recalcado José Luis Gallego, naturalista y divulgador ambiental, en las conclusiones de las Jornadas. “No se trata de un reto técnico. La energía limpia ha llegado para quedarse: la transición energética hacia un nuevo modelo energético limpio es imparable”, ha asegurado Gallego.

Ferran Tarradellas, responsable de la política energética europea para España, ha asegurado que “la política de descarbonización es viable” y que “se ha convertido en horizontal y holística para el conjunto de planes de la Unión Europea, con acciones y políticas concretas”. Los objetivos que se ha marcado la UE son, como los anunciados por el Conseller Rull, alcanzar la producción del 27% de la energía con renovables y disminuir en 40% las emisiones de CO2 en 2030, en comparación con los niveles del 1990.

A nivel local, en Barcelona, el consistorio ha desplegado el Programa de Impulso a la Generación Solar, que supondrá incorporar más de 3,5 MWp de potencia instalada en fotovoltaica. Cristina Castells, directora de Energía y Calidad Ambiental del Ayuntamiento de Barcelona, ha explicado cómo pretenden cotidianizar la autoproducción de energía solar con acciones tanto a nivel de ayuntamiento como a nivel de ciudadanía, instalando placas en tejados y cubiertas particulares y municipales y espacios públicos.

De la presentación del caso de éxito se ha encargado Peter Droege, presidente de la Asociación Europea por las energías renovables y director del Instituto de Desarrollo Estratégico de Liechtenstein, quien ha explicado el caso alemán. Droege ha destacado el amplio apoyo social que tiene la energía solar en Alemania y las facilidades para el autoconsumo: en Alemania, se garantiza el pago del excedente eléctrico generado en los hogares que se inyecta a la red pública durante 20 años.

En España, en cambio, “el excedente generado se pierde o se vuelca a la red sin contraprestación”, ha señalado Òscar Gómez, socio de Solar Profit y fundador de la Asociación Española de Autoconsumidores. Gómez ha lamentado también la excesiva burocracia, la incertidumbre del impuesto al sol y la lentitud de las compañías eléctricas responsables de los trámites. Pero a pesar de las dificultades, el autoconsumo es una apuesta de futuro. Eduardo Moreda, subdirector de Regulación de Generación, Mercado y Gas de Endesa, ha asegurado que la eléctrica está a favor del autoconsumo y de las energías renovables, en las que está invirtiendo.

Las voces más críticas con las políticas energéticas han sido la del presidente de la Fundación Renovables, Domingo Jiménez Beltrán, quien ha reclamado una Europa más ambiciosa: “si en 2050 queremos un 95% de la energía procedente de fuentes renovables, los objetivos fijados para 2030 se quedan cortos”. Según Jiménez, “las energías renovables no son solo oportunas porque se están agotando las fósiles, sino porque son mejores” y ha señalado que “lo que dificulta el progreso sostenible es la cercanía entre los poderes políticos y los poderes económicos”.

También Aida Vila, miembro de Greenpeace y responsable de la campaña del clima por las Naciones Unidas en el Convenio Marco por el Cambio Climático, ha denunciado esta proximidad entre los políticos y las grandes eléctricas y la resistencia al cambio de estas compañías, “que pretenden seguir rentabilizando sus activos en centrales térmicas y nucleares”.

Especialmente escéptico con el gobierno se ha mostrado el periodista Antonio Cerrillo, que se ha cuestionado si “el gobierno español es en el fondo negacionista del cambio climático, porque de una manera sutil, pausada, tranquila pero diaria, evita encauzar la transición hacia las renovables”.

Durante la jornada, se ha puesto de manifiesto que uno de los grandes problemas actuales para la apuesta de empresarios y particulares por las energías renovables es la falta de seguridad jurídica en el sector de las renovables en España, que ha afectado dramáticamente a la economía y la vida de inversores particulares y que está frenando la transición hacia un modelo energético más sostenible. “El desarrollo fotovoltaico no ha sido ordenado ni planificado”, ha apuntado José Mª González Moya, director general de APPA, asociación de empresas de energías renovables. “Y ahora llevamos casi 3 años sin avanzar, a pesar de que la energía fotovoltaica está llamada a ser la energía del futuro”, ha añadido Moya.

Dramático es el caso de César Vea, autor de un cortometraje que denuncia esta inseguridad jurídica. “En 2007 confié en los gobiernos de este país, invertí en renovables y me cambiaron las reglas del juego a mitad del partido. Me siento estafado, humillado y arruinado”, ha explicado Vea. Es una de las 60.000 familias afectadas a las que Piet Holtrop, abogado referente en el sector de las energías renovables, ha lanzado un mensaje alentador: “se pueden alcanzar sentencias firmes favorables gracias a la tutela judicial efectiva, recogida en el artículo 24 de la Constitución Española”.

En el marco de las Jornadas Ambientales, se ha entregado el ‘IV Premio Torres & Earth a la Innovación Medioambiental’, que ha recaído en el estudio “Invernaderos integrados en el tejado” de tres doctorantes del ICTA-Universidad Autónoma de Barcelona, Mireia Ercilla, Perla Zambrano y Ana Mª Manríquez. Este certamen tiene el objetivo de dar a conocer y premiar los proyectos, experiencias e iniciativas de los estudiantes y grupos científicos que velan por la preservación del medioambiente. En la edición de este año, se han presentado 16 trabajos, que han sido expuestos y votados por los asistentes a la jornada y el comité asesor. (Fuente: U. Barcelona)

Fuente: noticiasdelaciencia.com




Las ayudas a la compra del coche eléctrico contarán con unos fondos de 14 millones de euros

Con las ayudas a la compra del vehículos eléctrico se espera un repunte de las ventas en el segundo semestre.

Las ayudas a la compra del coche eléctrico contarán con unos fondos de 14 millones de euros.

Ya están confirmas las ayudas de Estado a la compra de vehículos eléctricos, un nuevo Plan Movea que tendrá algo más de 14 millones de euros con subvenciones que irán entre los 500 y los 18.000 euros en función del tipo de vehículo.

El Consejo de Ministros ha aprobado hoy el Plan Movea para 2017, cuyo objetivo es incentivar la adquisición de vehículos de energías alternativas y la implantación de puntos de recarga con acceso público para vehículos eléctricos. En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, el ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, ha explicado que el importe del plan asciende a 14,26 millones de euros y su vigencia se extiende hasta el 15 de octubre de este año o hasta que se agoten los fondos disponibles.

Esta iniciativa se enmarca en la Estrategia de Impulso del Vehículo con Energías Alternativas lanzada en 2014 y que tiene vigencia hasta 2020.

El plan fomenta exclusivamente la adquisición de vehículos de combustibles alternativos como los eléctricos, de gas licuado de petróleo, de gas natural comprimido y licuado, de pila de combustible de hidrógeno, motos eléctricas y los citados puntos de recarga en zonas de acceso público.

La cuantía de los ayudas, según ha explicado Nadal, se fija con diferentes baremos dependiendo del tipo de vehículo y del combustible utilizado. Así, la ayuda será a partir de 500 euros (turismos y furgonetas), 5.000 euros para microbuses y camionetas y 18.000 euros para autobuses y camiones, mientras que para las motocicletas la ayuda oscila entre 1.500 y 2.000 euros.

Los puntos de venta que deseen adherirse al Movea tendrán que aplicar un descuento adicional mínimo de 1.000 euros para todos los vehículos, excepto cuadriciclos (150 euros) y motos (sin descuento). En el caso de que el vehículo sea eléctrico, el punto de venta deberá comprometerse a facilitar la instalación de un punto de carga.

Por otro lado, las ayudas para la implantación de puntos de recarga para vehículos eléctricos en zonas públicas podrán alcanzar un importe de hasta el 40 % del coste, con un máximo de 1.000 euros por punto de recarga convencional, de 2.000 euros por punto de recarga semirrápida y de 15.000 euros por punto de recarga rápida.

Fuente: vozpopuli.com




SolarGaps: persianas con paneles solares para generar energía a través de las ventanas de nuestro hogar

Estamos llegando a un punto donde gran parte del mundo quiere hacer la migración a energías renovables, sin embargo no es tan fácil como parece. A pesar de que siguen apareciendo proyectos con el este objetivo, como el techo solar de Tesla, muchos de éstos están enfocados en casas o para zonas con baja densidad de población.

¿Qué sucede con aquellos que viven en pisos o apartamentos? También existen soluciones pero a día de hoy son muy costosas o no están disponibles en todas las regiones. Con esto en mente es como surge SolarGaps, un proyecto nacido en Ucrania que ha desarrollado sistemas de persianas motorizadas equipadas con paneles solares.

La idea es buena, la implementación no tanto

Actualmente SolarGaps está buscando financiación a través de una campaña en Kickstarter, la que por cierto acaba de superar su meta de 50.000 dólares. La idea detrás de este proyecto es buena, ya que todos, o la gran mayoría, de las personas viven en un lugar con ventanas, por ello se busca que estas ventanas sirvan para generar energía por medio de unas persianas solares.

Según explican sus creadores, SolarGaps cuenta con un mecanismo que permitirá que las persianas se ajusten a la luz del sol, incluso serán compatibles con Google Home, Amazon Echo y Nest. También aseguran que tendremos una aplicación para móviles que nos permitirá hacer ajustes manuales además de conocer en todo momento la cantidad de energía generada.

Cada instalación de estas persianas contará con su propia batería que servirá para almacenar la energía generada, pero también será compatible con otras baterías como la Powerwall de Tesla u otras soluciones. Según las especificaciones, cada SolarGap se puede hacer a la medida y así cubrir nuestras necesidades.

De acuerdo a los detalles de la compañía, una SolarGap de 1,5 metros cuadrados sería capaz de generar hasta 150Wh por un precio de 735 dólares. Claro, aquí dependerá de la cantidad de luz solar que reciba esa ventana, la inclinación y otros factores, por lo que se tendrá que analizar a detalle su instalación, algo que será responsabilidad del usuario.

Aquí hay que señalar que algunos medios ya han recibido algunas SolarGaps para análisis, donde los comentarios no han sido muy alentadores, ya que a pesar de que el producto tiene una construcción sólida y un buen aspecto, la parte de conexiones y batería no funcionan del todo bien. En algunos casos el cableado de cada panel requiere una instalación aparte, y en otros la batería no almacena la cantidad de energía prometida, algo que no se sabe si puede ser en sí por la batería o los paneles. Por lo anterior es complicado afirmar que funciona de forma adecuada.

Además de esto, en algunos casos los medios se han puesto en contacto para pedir soporte en la instalación y saber si algo está mal, donde la respuesta ha sido una fotografía de un diagrama para realizar la instalación, la cual viene acompañada con la recomendación de instalar la SolarGap por fuera de la ventana, ya que el vidrio puede afectar la luz solar. Algo que significaría nuevos problemas en la instalación.

Lo que es un hecho es que se trata de una buena idea mal desarrollada, la cual muestra una nueva visión de las compañías por desarrollar productos que aprovechen lo que tenemos actualmente en casa para la generación de energía verde. Ahora habrá que esperar la respuesta de los primeros consumidores que, en teoría, recibirán sus persianas en diciembre de este año, además de la posible respuesta del mercado que seguramente lanzará más productos de este tipo.

Fuente: xataka.com




El coche eléctrico cambia la normativa de construcción de viviendas: las plazas de garaje deben tener toma de corriente

Las nuevas viviendas deben construirse con una preinstalación que dé acceso a todas las plazas de garaje de los usuarios a una conexión eléctrica, con el fin de recargar sus vehículos.

El coche eléctrico está modificando el panorama urbano, y lo que hace años era extraordinario hoy no lo es tanto.

Lo que no es tan común es ver coches particulares movidos a través de energía eléctrica, aunque lo cierto es que tímidamente van apareciendo entre el tráfico de las ciudades. Es algo lento, pero imparable.

De hecho el coche eléctrico ya ha modificado varios aspectos regulatorios, como es el caso de la normativa de construcción de viviendas.

“Con la aparición de esta nueva tecnología ha sido necesaria la adaptación de muchos elementos: puestos de recarga, exenciones de tasas, libertad de circulación… Y también, la propia edificación de viviendas. En este último aspecto cabe destacar la aparición de un Real Decreto en el que se aprobaba una Instrucción Técnica Complementaria bautizada como: Instalaciones con fines especiales. Infraestructura para recarga de vehículos eléctricos”, explica Javier Méndez, director del Gabinete Técnico del Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Madrid.

De esta forma, y aunque no es algo que se haya aireado, todos los edificios construidos a partir del 30 de junio de 2015, fecha en la que entró en vigor la modificación de la instrucción, deben facilitar en cada plaza de garaje el acceso a una toma de corriente.

Es importante que exista la posibilidad de cargar por la noche los vehículos eléctricos en las plazas de garaje particulares. Las cargas rápidas son mucho más caras que las lentas, de ocho horas, porque requieren más potencia para recargar la pila en menos tiempo

La regulación establece de esta forma que “en aparcamientos o estacionamientos colectivos y en edificios de régimen de propiedad horizontal se deberá ejecutar una conducción principal por zonas comunitarias (mediante, tubos, canales, bandejas, etc.), de modo que se posibilite la realización de derivaciones hasta las estaciones de recarga ubicada en las plazas de aparcamiento”, apunta Méndez.

La normativa también establece unas obligaciones que afectan a las vías públicas. Deberán efectuarse las instalaciones necesarias para dar suministro a las estaciones de recarga ubicadas en las plazas destinadas a vehículos eléctricos que estén previstas en los Planes de Movilidad Sostenible supramunicipales o municipales.

También se establece la obligatoriedad de que exista una estación de recarga eléctrica por cada 40 plazas de aparcamiento en los nuevos parkings de flotas privadas, cooperativas de empresa u oficinas, así como en los parkings de carácter público.

Así, la Instrucción exime de la obligación de preinstalar la toma de corriente a aquellas viviendas anteriores al verano de 2015.

Tomas de corriente en los garajes de casa
La importancia de disponer de preinstalaciones eléctricas en el garaje de casa es una de las piedras filosofales del despegue del coche eléctrico.

El problema que se plantea es el de la velocidad de carga de las baterías. Si hablamos de una recarga rápida, de aproximadamente una hora y media para llenar a tope la batería, la potencia utilizada en la red eléctrica debe ser mucho más alta de lo normal, lo que repercute directamente en la factura que el usuario tendrá que pagar por llenar la pila.

Si el propietario de un vehículo eléctrico tiene la posibilidad de dejarlo cargando por la noche, en casa, durante 8 horas, el tiempo de carga es mayor pero no así la potencia necesaria para el proceso, ya que el llenado se realizará durante 8 horas, con el consiguiente abaratamiento de la factura.

Fuente: vozpopuli.com




India será el primer país del mundo en operar 12 de sus principales puertos marítimos sólo con energía renovable

Mientras que el presidente Trump ha decidido abandonar el Acuerdo de París, y el mundo se le echa encima, India sigue con su ambicioso plan de adopción de energías renovables en muchas de las operaciones primordiales de país.

Hace unos meses India nos presentaba su primer aeropuerto verde, el cual también era el primer aeropuerto del mundo impulsado exclusivamente por energía solar. Posteriormente nos mostraron su monstruosa planta fotovoltaica equipada con 2,5 millones de módulos solares. Y hoy anuncian un nuevo hito, ya que en 2019 sus 12 principales puertos marítimos serán impulsados exclusivamente con energía solar y eólica.

200 MW en 2019 y con planes de llegar hasta 500 MW

Durante 2018, el gobierno indio instalará una planta solar y una eólica, las cuales generarán cerca de 200 megavatios, energía suficientes para operar estos 12 puertos marítimos. 150 MW provendrán de la planta solar, mientras que los 50 MW restantes serán de la planta eólica.

El gobierno espera arrancar con la operación de estas plantas en 2019 y estiman que durante la siguiente década están en posición de ampliar la capacidad hasta 500 MW, lo que permitirá añadir nuevos puertos al plan de operación bajo energías renovables.

Se estima que este proyecto tendrá un coste aproximado de 77,6 millones de dólares y es parte de la iniciativa Green Port que fue anunciada a inicios del año pasado. Iniciativa que tiene como objetivo reducir las emisiones de carbono y compensar la adquisición de energía de la red nacional, impulsando así la meta del gobierno de aumentar la participación en fuentes renovables como parte de su estrategia global.

Adicional a esto, India también está anunciando que para 2020 todas sus estaciones de ferrocarril serán impulsadas con energía solar, esto gracias a un ambicioso proyecto de instalación de paneles solares en los techos de cada una de las estaciones, con lo que será posible generar hasta 1.000 MW.

Fuente: xataka.com




El Gobierno aprueba una ayuda de 500 euros para los vehículos alternativos

Las ventas de eléctricos han crecido apenas un 5,7% en el primer cuatrimestre del año.

El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes el Plan Movea 2017, consistente en un programa de ayudas para la adquisición de vehículos con energías alternativas que, en el caso de los turismos, ascenderán a 500 euros.

El programa, que también recoge aspectos relacionados con la implantación de puntos de recarga de vehículos eléctricos, se enmarca dentro de la Estrategia de Impulso del Vehículo con Energías Alternativas impulsada en 2014 y que tiene vigencia hasta 2020.

El importe total de las ayudas asciende a 14,26 millones de euros e irán con cargo a los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2017. El programa entra en vigor desde su publicación en el BOE y finalizará el 15 de octubre de 2017 o hasta que se agoten los fondos disponibles.

El plan excluye los vehículos tradicionales propulsados por gasolina y gasóleo. Entre las energías que podrán beneficiarse del Movea figuran el gas licuado, el gas natural, la electricidad, la pila combustible y el hidrógeno, indicó el ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal.

“El vehículo que vaya a comprarse ya incluirá en el precio final de venta al público la ayuda”, explicó el ministro. La cuantía de las ayudas se fijará con diferentes baremos dependiendo del tipo de vehículo y del combustible utilizado.

La ayuda será a partir de 500 euros para turismos y furgonetas, de 5.000 euros para microbuses y camionetas, y de 18.000 euros para autobuses y camiones. Para las motocicletas, la ayuda oscila entre 1.500 y 2.000 euros.

Los puntos de venta que deseen adherirse al Movea tendrán que aplicar un descuento adicional mínimo de 1.000 euros para todos los vehículos, excepto cuadriciclos (150 euros) y motos (sin descuento).

En el caso de que el vehículo sea eléctrico, el punto de venta deberá comprometerse a facilitar la instalación de un punto de carga, señala en una nota el Ministerio de Energía.

Puntos de recarga
Por otro lado, las ayudas para la implantación de puntos de recarga para vehículos eléctricos en zonas públicas podrán alcanzar un importe de hasta el 40% del coste, con un máximo de 1.000 euros por punto de recarga convencional, de 2.000 euros por punto de recarga semirrápida y de 15.000 euros por punto de recarga rápida.

El Gobierno explica que el Plan Movea busca fomentar el uso de vehículos propulsados con energías alternativas a los combustibles fósiles tradicionales, que están llamados a formar parte de la movilidad sostenible en el transporte, tanto en las ciudades como en las carreteras.

Debido a sus beneficios en materia de diversificación energética y reducción de la dependencia de los productos petrolíferos, así como por la reducción de emisiones de CO2 y de otras emisiones contaminantes y de efecto invernadero, este tipo de vehículos ayudan a mejorar la calidad del aire de nuestras ciudades y a disminuir la contaminación acústica, favoreciendo además el consumo de energías autóctonas, especialmente de fuentes renovables, señala.

La subasta de las renovables acercará a España al objetivo fijado para 2020

En el Consejo de Ministros de este viernes se ha aprobado la nueva convocatoria de subasta de energías renovables por 3.000 megavatios (MW), que se celebrará el próximo 18 de julio. Según ha avanzado el ministro de Energía, Álvaro Nadal, la subasta ayudará a cumplir con los objetivos fijados para 2020 en materia de energías renovables.

Así, Nadal, ha recordado, durante su comparecencia en el Consejo, que para 2020, España tiene un objetivo del 20% del conjunto de la energía; y ha avanzado que con las nuevas medidas adoptadas se alcanzará una cifra muy cercana, del 19,5%. Así ha definido la situación de España como una “senda de cumplimiento cómoda”, frente al resto de países europeos, “que tendrán que hacer un esfuerzo enorme para cumplir los objetivos”.

Esta subasta, que está enfocada a instalaciones de tecnología eólica y fotovoltaica en concurrencia competitiva y se enmarca en la requerida transición energética para luchar contra el cambio climático, ya la anunció el presidente del Gobierno Mariano Rajoy hace unas semanas, durante unas jornadas sobre el clima.

Para poder participar en ella las instalaciones deberán estar situadas en la Península. Además, la subasta será de 2.000 megavatios ampliable a 3.000. Según ha avanzado el ministro, será similar a la anterior subasta celebrada el pasado mayo, y estará destinada a instalaciones nuevas dentro de la península, y que se pongan en funcionamiento antes del 31 de diciembre de 2019 para cumplir con el objetivo antes del año 2020.

Fuente: vozpopuli.com




La carretera que carga las baterías de los coches eléctricos mientras circulan

Qualcomm evalúa su sistema de carga dinámica por inducción para coches eléctricos con un tramo de carretera provisto de inductores bajo el asfalto.

Qualcomm prueba su sistema de carga dinámica por inducción para coches eléctricos con un tramo de carretera provisto de inductores bajo el asfalto. QUALCOMMEl fabricante Qualcomm ha hecho una demostración para evaluar su sistema de carga dinámica para coches eléctricos. La prueba materializa de forma preliminar un planteamiento propuesto desde hace tiempo que consiste en que los vehículos eléctricos carguen las baterías de forma inalámbrica mientras están circulando.

La transmisión inalámbrica de electricidad no es algo nuevo. Nikola Tesla comenzó a realizar pruebas para la transmisión de energía eléctrica sin cables en el Siglo XIX. La mayor aspiración de Tesla, y una de sus obsesiones, era transmitir electricidad a través del aire para que cualquier persona en cualquier lugar del planeta pudiese utilizarla y beneficiarse de las ventajas de la electricidad. Aunque ya entonces Tesla consiguió desarrollar un prototipo funcional de baja potencia su desarrollo a gran escala —que incluía la construcción de la torre Wardenclyffe de 60 metros de altura para la emisión de energía— nunca llegó a completarse por falta de fondos y exceso de ideales.

Hasta ahora la carga inalámbrica, sin cables, se ha limitado a dispositivos eléctricos de baja potencia. El cepillo de dientes eléctrico es el ejemplo más habitual: la batería del cepillo se carga cuando se coloca sobre una base que permanece enchufada y que transfiere electricidad al cepillo mediante inducción. En este caso la carga por inducción permite que el cepillo eléctrico prescinda de cualquier tipo de conector eléctrico convencional, de modo que la electrónica del interior del cepillo queda protegida del agua herméticamente. Más recientemente otros dispositivos cotidianos (algunos modelos de teléfonos móviles y de relojes inteligentes) también se benefician de la carga inalámbrica: basta con dejarlos sobre una base para cargar la batería que contienen.

En la transmisión de electricidad sin cables la energía se transmite desde la base emisora a la receptora en forma de campo electromagnético. La bobina emisora recibe la corriente eléctrica de la red convencional y genera un campo magnético a una frecuencia determinada, medida en hercios (normalmente, del orden de los megahercios). En la base receptora hay otra bobina igual que tiene la misma frecuencia de resonancia que la bobina emisora. Cuando el campo magnético producido por la base emisora alcanza la bobina receptora induce en ella una corriente eléctrica. La bobina receptora hace lo contrario que la emisora, transforma el campo magnético en una corriente eléctrica. Esa corriente eléctrica se puede entonces utilizar o almacenar en una batería (del móvil, del cepillo de dientes o de un coche eléctrico). La potencia transmitida puede variar entre unos pocos milivatios y hasta varios kilovatios y transmitirse a milímetros o centímetros de distancia y hasta varios metros, según la instalación.

Aplicada a los coches eléctricos la transmisión sin cables de electricidad ofrece dos posibilidades: cargar la batería del vehículo cuando se aparca sobre una base de carga inalámbrica (asumiendo que el coche está preparado para la carga por inducción) y cargar la batería mientras el vehículo está circulando o temporalmente detenido (en un aparcamiento público o un semáforo, por ejemplo o en una parada si se trata de un autobús) con inductores colocados bajo el asfalto.

El primer caso, aunque todavía no está muy extendido, ya es una posibilidad: la compañía Plugless ofrece un sistema de carga para coches eléctricos que no utiliza cables. Basta con aparcar el coche eléctrico sobre la base de tamaño parecido al de una tapa de alcantarilla para cargar la batería. Este año BMW también ha presentado su sistema de carga inalámbrica para su berlina híbrida BMW 530e. La base de BMW puede instalarse en el interior o en el exterior y tiene una potencia de 3,2 kW. Es capaz de cargar la pequeña batería del BMW 530e de 9,2 kWh (se trata de un eléctrico híbrido, no de un modelo totalmente eléctrico) en tres horas y media.


Instalación del sistema de carga dinámica por inducción para coches eléctricos. QUALCOMM

En la transmisión de electricidad sin cables la eficiencia, minimizar la pérdida de energía en el proceso de transmisión y en los de conversión, y la limitación de potencia son los desafíos principales. Actualmente la mejor marca en eficiencia eléctrica (la relación entre la energía que se consume en el proceso y la que se aprovecha) es de alrededor de un 90 por ciento para 20 kW, una potencia algo inferior a la que proporcionan los cargadores rápidos para coches eléctricos.

El desarrollo de Qualcomm y la prueba realizada sobre un tramo de carretera experimental supone un avance significativo. La prueba es parte del programa de la Unión Europea FABRIC que impulsa la adopción a gran escala de vehículos particulares y de transporte totalmente eléctricos. Para la demostración se usaron dos Renault Kangoo eléctricos adaptados para la carga por inducción. Ambos vehículos circularon por el mismo tramo de forma consecutiva con el fin de evaluar el sistema cuando se trata de varios vehículos circulando sobre los inductores de 20 kW situados bajo el asfalto. Para que los vehículos reciban la carga el sistema debe identificarlos. Además del funcionamiento, es necesario verificar también la seguridad y la eficiencia de la transmisión de energía en múltiples escenarios dependiendo del número de vehículos y de la velocidad a la que se mueven sobre los inductores, entre otras variables que incluyen también las condiciones meteorológicas, la posición del vehículo en el asfalto (y por tanto en relación con el inductor) y la potencia adecuada para cada modelo de vehículo.

La carga dinámica por inducción supone todavía más desafíos y mayor complejidad, que abarcan desde el sistema de facturación a los mayores costes en la construcción de carretera. Pero las ventajas que ofrece son numerosas, especialmente en lo que se refiere a hacer que los coches eléctricos, incluso aquellos con poca autonomía que son los más asequibles, resulten atractivos para el público. Aunque todavía suena utópico un sistema de carga inalámbrica dinámica supondría eliminar, al menos en parte, los problemas de autonomía que en muchos conductores todavía causan “ansiedad” e incluso rechazo hacia los coches eléctricos.

Fuente: elpais.com




¿Cómo producir luz en tu casa? Así queda el autoconsumo tras la sentencia del TC

Placas solares fotovoltaicas. FLICKR | SOM ENERGÍA COOPERATIVA
El Tribunal Constitucional acaba de tumbar algunos de los preceptos clave de la regulación del autoconsumo eléctrico del Gobierno.

Una decisión que puede acabar poniendo patas arriba el negocio de la generación eléctrica doméstica y que da más poder a las comunidades autónomas para regular algunos aspectos que pueden allanar esta forma de producir y consumir tu propia electricidad en casa. ¿Qué cambia y qué no tras el vuelco del Constitucional? Así queda ahora el autoconsumo en España.

¿Qué es el autoconsumo eléctrico?
Consiste en generar la electricidad para consumo propio, ya sea en una vivienda o en una empresa. Los usuarios que optan por él colocan una instalación de producción, generalmente de producción solar fotovoltaica (la de las famosas placas solares), y generan su propia electricidad. Es difícil conseguir ser totalmente autosuficiente y generar toda la electricidad necesaria para cualquier momento del día –a no ser que se cuente con una batería de almacenamiento-, así que aunque se genere la electricidad suele hacer falta estar conectado a la red eléctrica convencional también.

¿Cuánto cuesta?
Depende de las características de la vivienda y de las características de la instalación fotovoltaica, fundamentalmente de su potencia. Por lo general, el sector calcula que el coste de una instalación de autoconsumo ronda los 1.500 euros por cada kilovatio de potencia. La potencia media que tienen los hogares españoles es de 4,4 kw, así que el coste se situaría en torno a los 6.600 euros. Si le suma una batería para almacenar parte de la electricidad generada, el precio puede prácticamente duplicarse.

¿Qué cambia la última sentencia del TC?
El real decreto que regula el autoconsumo eléctrico, aprobado a finales de 2015 por el Gobierno, incluye –según sus detractores- toda una serie de trabas que dificultan el desarrollo de esta práctica. El Tribunal Constitucional ha anulado los artículos que incluían algunas de esas trabajas, pero en su sentencia no entra en el fondo de la cuestión y no valora el contenido mismo de la regulación (de eso se encargará el Tribunal Supremo cuando aborde la multitud de recursos presentados contra la norma).

El Constitucional ha dado la razón a la Generalitat de Cataluña y entiende que el decreto invade competencias autonómicas, así que anula el artículo que prohibía que varios vecinos pudieran compartir una misma instalación de producción y los que regulaban el registro centralizado de instalaciones. Ambos ámbitos ahora deben ser regulados por las comunidades autónomas.

¿Puedo ahora hacer autoconsumo si vivo en un piso?
Ya se podía, lo que estaba vetado es que varios vecinos compartiera una misma instalación. Ahora la decisión del Tribunal Constitución de anular el artículo 4.3 del real decreto hace que el autoconsumo compartido esté permitido en España. Así que a la espera de que cada comunidad autónoma regule la materia, sí, los vecinos de un bloque de viviendas pueden compartir las placas solares.

La prohibición de que varios consumidores usaran una misma instalación para producir electricidad hacía prácticamente imposible el autoconsumo en los bloques de viviendas, y lo circunscribían a las viviendas unifamiliares y a las empresas. En España, dos tercios de la población vive en pisos de comunidades de vecinos.

¿Habrá un boom de placas en bloques de viviendas?
No será tan fácil. El desarrollo normativo que ahora queda en manos de las comunidades autónomas va a ser difícil de ejecutar, ya que el aval al autoconsumo compartido choca con otros decretos y leyes en vigor. “Todo el sistema está montado para hacer posible el autoconsumo individual y para que el titular de un contador sea el consumidor efectivo de la energía”, avisa Daniel Pérez, abogado experto en el sector energético. “Probablemente habrá que reformar otras normas españolas para regular cómo compartir la red, los contadores y la energía misma”.

Además, existe el riesgo de colocar unas placas solares entre varios vecinos y que posteriormente algunas administraciones regionales también pongan pegas al autoconsumo compartido. Los expertos ven en esta incertidumbre regulatoria el principal freno para que este tipo de producción colaborativa se empiece a extender.

Y el ministro de Energía, Álvaro Nadal, directamente advierte sobre la euforia creada sobre el eventual boom del autoconsumo compartido: “El TC elimina la prohibición, pero les dice a las comunidades que deben regular el autoconsumo compartido de manera que no afecte al equilibrio financiero y técnico del sistema. Pueden regularlo, pero no como quieran, sino respetando estos límites”. Y les reta: “A ver cómo lo hacen”.

¿Hay que seguir inscribiéndose en un registro?
Hasta ahora existía en un registro central gestionado directamente por el Ministerio de Energía en el que todas las instalaciones de autoconsumo tenían que inscribirse (tanto las que ya existían antes de 2015 cuando se aprobó el decreto como todas las nuevas). En este tiempo, según fuentes del sector, apenas un 15% de las instalaciones están registradas, aprovechando que las comunidades autónomas por lo general no estaban haciendo las inspecciones para asegurarse de ello.

Tras la sentencia del TC, el registro estará gestionado por las propias comunidades, que tienen que comunicar los datos al Ministerio para que éste mantenga un registro único estatal. En la práctica, el sector fotovoltaico augura que las administraciones seguirán abriendo la mano y que alguna incluso flexibilizará la normativa para obligar a que se registren sólo las instalaciones de mayor potencia.

¿Hay que seguir pagando el impuesto al sol?
Los autoconsumidores han de pagar los peajes de acceso que sirven para cubrir los costes reconocidos del sistema eléctrico (distribución, transporte, ayudas a las renovables…) tanto de la electricidad que consumen de la red como de la que generan con sus propias placas solares. Es este último peaje lo que los críticos han denominado impuesto al sol. El pago de este recargo sigue vigente, y han de abonarlo todos los autoconsumidores salvo los de Baleares, Canarias y los que tienen instalaciones de menos de 10 kw (que son prácticamente todas las que se utilizan para una casa particular).

En cualquier caso, el registro centralizado es el que utiliza el Ministerio de Energía como vía para poder cobrar el impuesto al sol, así que habría que esperar a que las comunidades autónomas regulen cómo gestionar el registro a partir de ahora en sus territorios. Además, el Gobierno central aún tiene que aprobar el reglamento que permite el cobro efectivo de esos peajes de respaldo.

¿Qué trabas al autoconsumo persisten?
Todas las demás. El decreto vigente también contempla un sobrecargo específico para los que cuenten con baterías para almacenar parte de la electricidad producida por sus paneles solares; incluye barreras burocráticas como la solicitud de un informe de conexión a las compañías eléctricas; recoge barreras técnicas como la obligación de colocar los equipos de medida en un lugar accesible y cerca del punto de conexión a la red de distribución, lo que encarece la instalación… El Ministerio de Energía se ha mostrado abierto a negociar con el resto de partidos políticos fórmulas que permitan aligerar los trámites y eliminar algunas de estas trabas.

¿Puedo vender la electricidad que me sobra?
La norma aprobada por el Gobierno no recogió la principal reclamación del sector: el balance neto. Esto es, que los autoconsumidores pudieran verter a la red la electricidad sobrante producida y que se le descontara de la factura, pagando sólo por la diferencia entre lo consumido de la red y lo aportado por sus placas solares al sistema. Una fórmula que se aplica en muchos países.

Según la norma, los pequeños productores, con instalaciones con una potencial inferior a los 100 kilovatios, pueden verter a la red el sobrante de su energía, pero no percibirán nada (ni un euro) por ello. Y los grandes productores, sí cobran por la electricidad vertida y lo hacen a precio del mercado mayorista. Pero el tratamiento de esta actividad es jurídica y fiscalmente igual al que recibe cualquier otro gran generador de energía del país. “Te tratan igual que si tuvieras una central nuclear en casa”, bromea un ejecutivo del sector.

Fuente: elindependiente.com