Estos animales ya no vivirán en 2050

Más de 25.000 animales y plantas están en peligro de extinción, según la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Muchos ejemplares se ven afectados por las crecientes amenazas provocadas por la acción humana. Estas son algunas de las especies que, si no se toman medidas, se prevé que desaparezcan antes de 2050.

La tortuga angonoka

La tortuga angonoka (‘Astrochelys yniphora’) cuenta con una población de unos 400 individuos en el noroeste de Madagascar. Es una de las especies en peligro crítico de extinción, según la Lista Roja. Pero no es la única: otras tortugas también se ven amenazadas por la captura accidental en redes de pesca, la desaparición de su hábitat por la invasión humana y el comercio ilegal. Estos animales se destinan principalmente al sector alimentario de lujo, por sus huevos y su carne.

El rinoceronte de Java

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza estima que solo hay cerca de 50 rinocerontes de Java (‘Rhinoceros sondaicus’). Estos ejemplares, que viven en Indonesia, son víctimas de la caza furtiva destinada al comercio de los cuernos de rinoceronte. La organización WWF alerta de que el cuerno pulverizado se utiliza en la medicina tradicional asiática como cura para las más variopintas enfermedades: resacas, fiebres e incluso el cáncer.

El pangolín

El pangolín es la mayor víctima del tráfico de fauna salvaje, principalmente en Asia y en África. En estos dos continentes hay ocho especies diferentes, dos de ellas en grave peligro de extinción según la UICN: el pangolín chino (‘Manis pentadactyla’) y el malayo (‘Manis javanica’). Estos pequeños mamíferos son conocidos por su armadura protectora, ya que se envuelven sobre sí mismos formando una bola cuando se sienten amenazados. Su cobertura escamosa se destina principalmente a la medicina tradicional china en tratamientos contra diversas enfermedades como el asma, el reuma o la artritis. Además, su carne se considera una delicatessen en varios países asiáticos.

La vaquita marina

La vaquita marina (‘Phocoena sinus’) es la marsopa más pequeña que existe y es endémica del Alto golfo de California en México. Su principal amenaza es la captura incidental en redes agalleras, donde queda atrapada y se ahoga. La mayoría de estas mallas son empleadas ilegalmente para pescar camarón y totoaba. La IUCN la clasifica como una especie en peligro crítico de extinción y el Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita Marina alertó en un informe publicado el pasado febrero que de los 60 cetáceos que había el año pasado ahora solo quedan la mitad.

El ajolote

El ajolote (‘Ambystoma mexicanum’) es endémico de México y se encuentra en peligro crítico de extinción por la contaminación de las aguas en las que vive. Su hábitat son lagos o canales de aguas poco profundas con mucha vegetación acuática. La IUCN señala que a día de hoy existen menos de 100 ejemplares. Este anfibio también se ve amenazado por la introducción de especies de peces que compiten con él o lo depredan.

Los gorilas occidentales del río Cross

Los gorilas occidentales del río Cross Tanto los gorilas occidentales del río Cross en África (‘Gorilla gorilla’), con menos de 300 ejemplares, y los gorilas orientales (‘Gorilla beringei’), con unos 5.000, están clasificados como especies en peligro crítico de extinción en la Lista Roja de la UICN. Los simios son capturados vivos para su venta con el fin de mantenerlos en cautividad o bien se les mata para consumir su carne. Gran parte de estos animales acaban muriendo al ser transportados, sometidos a una gran cantidad de estrés o víctimas de enfermedades. En la imagen aparece un gorila occidental de seis años en la República Centroafricana.

El visón europeo

La población del visón europeo (‘Mustela lutreola’) se ha reducido a la mitad en los últimos diez años. La IUCN, que lo clasifica como una especie en peligro crítico de extinción desde 2011, prevé que esta disminución se intensifique en los próximos años por la destrucción del hábitat y los efectos de las especies introducidas. WWF explica que en Europa hay poblaciones pequeñas y fragmentadas muy amenazadas.”El visón europeo es junto el lince ibérico el carnívoro más amenazado de Europa”, señalan fuentes de la organización.

El atún rojo del sur

El atún rojo del sur (‘Thunnus maccoyi’) habita en los océanos Atlántico, Índico y Pacífico y aparece en la Lista Roja como una especie en peligro crítico de extinción por su pesca excesiva. Si se sigue con este ritmo de explotación, esta especie podría desaparecer: la IUCN alerta de que la biomasa reproductora ha descendido más de un 85% en menos de 40 años (1973–2009).

El lemur cariancho

El lemur cariancho (‘Prolemur simus’), que habita en Madagascar, aparece en la Lista Roja como una especie en peligro crítico de extinción desde 2008. La población ha disminuido un 80% en menos de 30 años debido a razones como la tala de bambú, la minería o la destrucción de su hábitat. Actualmente la IUCN contabiliza alrrededor de 500 ejemplares. En la imagen un cachorro se acurruca con su madre en el zoológico de Besancon en el este de Francia.

La iguana de Jamaica

La iguana de Jamaica (‘Cyclura collei’) está en peligro crítico de extinción, según la UICN. Es una especie endémica de Jamaica. No se sabe con precisión cuántos ejemplares quedan, pero se estima que menos de 200. La población continúa disminuyendo por la destrucción del hábitat y por la depredación de especies introducidas.

Los buitres picofinos

Los buitres picofinos (‘Gyps indicus’) habitan en zonas montañosas de la India y otros países del sudeste asiático. Desde 1990 estos animales se han envenedado con los medicamentos usados para tratar el ganado, que es su principal fuente de alimento. La IUCN, que los clasifica como una especie en peligro crítico de extinción, alerta de que juegan un papel fundamental en la eliminación de restos de animales del medio ambiente. De esta forma controlan la propagación de enfermedades.

El correlimos cuchareta

El correlimos cuchareta​ (‘Eurynorhynchus pygmeus’)​ es un ave que en verano habita en el noroeste de Rusia y en invierno en el sudeste de Asia. Es una de las especies en peligro crítico de extinción, según la IUCN: su población reproductora está por debajo de los 200 ejemplares. Esto se debe a la destrucción de su hábitat por la contaminación, la caza y los efectos del cambio climático.

El saltamontes del Crau

El saltamontes del Crau (‘Prionotropis rhodanica’) se encuentra en la Lista Roja de la IUCN como una especie en estado crítico de extinción por la destrucción de su hábitat. Los cerca de 5.000 ejemplares maduros de este tipo de saltamontes habitan en Francia y son una fuente importante de alimento para muchas aves como el cernícalo de primilla o el pinzón. “Es probable que estas especies se vean afectadas por la desaparición del saltamontes, tenemos la responsabilidad de preservarlo”, señalan fuentes de la IUCN.

Fuente: elpais.com




El mundo se queda sin abejorros

Un abejorro común se encarama a una flor en Nottingham

Los insectos, vitales para cultivos como el tomate, desaparecen por el cambio climáticoExpertos proponen una insólita gran migración asistida por el ser humano para salvarlos.

JEREMY KERR“Un mundo sin abejorros sería silencioso, triste y más pobre”, lamenta el biólogo Jeremy Kerr. “Muchas especies de plantas entrarían en declive, y los jardines y la agricultura de Norteamérica y Europa sufrirían pérdidas económicas. No creo que nadie sea capaz de imaginar cuántos daños habría”, continúa. “Los tomates, por ejemplo, dependen de los abejorros”.

Kerr, de la Universidad de Ottawa (Canadá), no está preparando un libro de ciencia ficción. Su equipo acaba de constatar que el planeta se queda poco a poco sin abejorros, esos insectos polinizadores que pululan por el campo en busca de néctar y en su periplo intercambian polen entre las partes femeninas de una flor y sus partes masculinas. Sin esta polinización, y la llevada a cabo por las abejas y otros animales, no habría reproducción vegetal. No habría frutos ni semillas. El 35% de la producción mundial de alimentos procede de cultivos que dependen de los polinizadores.

El biólogo y sus colegas han investigado 423.000 observaciones de abejorros pertenecientes a 67 especies de Europa y Norteamérica, tomadas por diferentes expertos e instituciones durante más de un siglo. Su estudio revela que el calentamiento global está expulsando a los abejorros de muchas de sus zonas históricas. Los insectos se esfuman del sur de su antiguo rango de distribución, pero no se mudan hacia el norte, como sí ocurre con otros animales afectados por el cambio climático, como las mariposas. El hábitat de los abejorros, simplemente, mengua.

El biólogo Jeremy Kerr. U. OTTAWA

“Las regiones en las que estos efectos son peores, con pérdidas en el rango de distribución de hasta 300 kilómetros, están en el sur de Europa y de Norteamérica. Lugares como España, Italia y el sur de Francia”, alerta Kerr. Su estudio se publica hoy en la revista Science.

Los abejorros han desaparecido en las tres últimas décadas de la franja sur que ocupaban entre 1901 y 1974, cuando el clima era menos cálido. “Tan solo en los últimos 35 años, las áreas que hemos estudiado se han calentado entre dos y tres grados”, incide el biólogo. “Nuestros resultados sugieren que especies como los abejorros simplemente no son capaces de adaptarse a estos cambios. Están desapareciendo”, advierte.

“Estos efectos son independientes de los cambios de uso de la tierra y los pesticidas”, subrayan los autores en Science. La desaparición se ha detectado también en zonas sin agricultura ni polémicos insecticidas como los neonicotinoides. Donde han podido, explican los científicos, los abejorros han escalado a zonas más altas, unos 300 metros de media.

España es uno de los países más afectados, con pérdidas del rango de distribución de 300 km por el sur
En España, el equipo de Kerr ha empleado datos de Leopoldo Castro, un profesor de inglés de un instituto de Teruel que, en sus “ratos libres”, se ha convertido en uno de los principales estudiosos de los abejorros en la península Ibérica. Tiene unos 2.000 en su casa, pertenecientes a las 40 especies presentes en la península. Castro, además, es coautor del libro Riesgo climático y atlas de distribución de los abejorros europeos, un volumen recién publicado que también alerta de la amenaza sobre estos polinizadores.

“Un bicho que solo se encuentra a partir de los 2.000 metros de altitud en área mediterránea tiene muy poco margen de supervivencia. Si sube por el calor, se queda sin territorio”, apunta Castro.

Kerr hace una propuesta osada para salvar a los abejorros, más allá de reducir las emisiones de CO2 para detener el calentamiento global. El profesor canadiense propone “una migración asistida”, extraer las colonias amenazadas de su hábitat natural y llevarlas a regiones menos cálidas en el norte. “Esto nunca se ha intentado a escala continental ni para un grupo grande como este, pero hemos llegado al punto en el que es necesario discutirlo”.

El caso de los abejorros, no obstante, es difícilmente extrapolable a otros insectos, según José Ramón Obeso, catedrático de Ecología de la Universidad de Oviedo. “Los abejorros son muy particulares, son polinizadores característicos de climas fríos. Hacia los trópicos, son más diversas las abejas, pero la mayor diversidad de abejorros aparece en el Himalaya”, explica Obeso, ajeno al nuevo estudio. Las abejas, señala, solo pueden volar con temperaturas por encima de los 13 grados. Los abejorros, en cambio, pueden emprender el vuelo a partir de los dos grados.

Los abejorros prefieren climas más fríos, hacia los trópicos abundan más las abejas
El ecólogo, director de la Unidad Mixta de Investigación en Biodiversidad en Mieres (Asturias), ya mostró en 2013 que el rango de distribución de los abejorros de la cordillera Cantábrica se estaba elevando, en respuesta a un calentamiento regional de 0,8 grados en las últimas dos décadas. Dos especies, Bombus cullumanus y Bombus laesus, se extinguieron localmente. El nuevo estudio de Science “es muy valioso para establecer pautas a escala global de lo que ya sabíamos para determinados lugares de Europa y Norteamérica”, según Obeso.

El trabajo de Kerr, sin embargo, deja una laguna, a juicio del investigador español: ¿por qué los abejorros huyen del sur y no colonizan nuevos lugares más al norte? “Hay una hipótesis muy clara. Para colonizar tienen que encontrar sus fuentes de alimento, las plantas a las que polinizan, pero los vegetales no se desplazan a la misma velocidad”, conjetura. Esta hipótesis obligaría a planificar muy bien la migración asistida que plantea Kerr.

El enemigo de los abejorros quizá no sea exactamente el calor, sino los parásitos, aventura el ecólogo español. “Los abejorros en lugares de mayores temperaturas presentan más parasitosis, aunque esto de momento es solo una hipótesis”, reconoce.

Fuente: elpais.com




El cóctel tóxico que mata a las abejas

Un grupo de científicos estudia el efecto de los pesticidas en abejas de Europa y Canadá. YORK UNIVERSITY

Un estudio simultáneo a gran escala explica la muerte de diferentes especies en varios países. Declive acelerado de abejas silvestres por los pesticidas derivados de la nicotina.

Desde hace años los investigadores de todo el mundo intentan dar con la clave que produce la muerte de las abejas a escala global. Los estudios desarrollados durante varias décadas apuntan hacia distintos factores ambientales y el uso de pesticidas agrícolas como causas probables de la progresiva desaparición de estos insectos.Ahora, dos equipos de científicos del Reino Unido han llevado a cabo por primera vez una investigación a gran escala que demuestra los efectos negativos de los pesticidas derivados de la nicotina en diferentes especies de abejas. Mientras que un grupo de investigación dirigido por Ben Woodcock, del Centro de Ecología e Hidrología de Oxfordshire, se ha centrado en tres especies de abejas europeas , el equipo de Amro Zayed, de la Universidad de York, ha basado su estudio en ejemplares canadienses. Ambos trabajos se han publicado este jueves en dos artículos de la revista Science que, además, presenta una revisión de ambos estudios por Jeremy Kerr, un experto en abejas de la Universidad de Ottawa. “Hay muchas causas posibles que aumentan la mortalidad de las abejas, y lo más probable es que estos motivos interactúen entre sí.

Es un rompecabezas que los científicos tienen que resolver”, ha explicado para este diario Amro Zayed en relación a la dificultad de investigar la mortalidad de las abejas.”Incluso en un área donde los pesticidas se usan con intensidad, las abejas pueden verse muy afectadas por las condiciones climáticas y la pérdida de hábitat.

Cada uno de estos factores puede interactuar y los resultados pueden ser muy complicados de interpretar”, ha dicho Kerr al respecto.Abordar el problema no ha sido sencillo y en esto se diferencian estos dos estudios de los realizados anteriormente también con pesticidas neonicotinoides, que como la nicotina, son en sí una defensa natural de las plantas frente al ataque de insectos y que los agricultores utilizan para controlar sus cosechas de las plagas.

La novedad de esta nueva investigación radica en cómo afectan estos insecticidas a las diferentes especies de abejas, sociales y solitarias, y cómo lo hacen a lo largo del tiempo en grandes extensiones de cultivo, como los de colza o maíz, y en diferentes países como Reino Unido, Hungría, Alemania y Canadá. “Mientras la investigaciones anteriores no han sido concluyentes, nuestro estudio, por su tamaño y alcance, explica de forma amplia las inconsistencias en los resultados de estudios anteriores”, ha afirmado Richard Pywell, coautor del estudio.

Un abejorro rojo se recubre de polen en Canadá JEREMY KERR

“En nuestro estudio, primero medimos los niveles de neonicotinoides en colonias de abejas de la miel durante la mayor parte de la temporada en la que las abejas están activas, de mayo a septiembre. Esto nos permitió diseñar experimentos realistas que expusieron a las abejas a niveles de neonicotinoides que se habrían encontrado si estuvieran cerca de cultivos de maíz. Nuestro estudio demostró que la exposición realista a neonicotinoides cerca del maíz conduce a una disminución en la salud de las abejas melíferas”, ha aseverado por su parte Zayed.Los investigadores, que pudieron seguir con un microchip a las abejas obreras, que salen de la colmena en busca de flores para alimentar al resto de la colonia, fueron capaces de calcular los efectos nocivos de los pesticidas derivados de nicotina.

Los llamados neonicotinoides actúan en el sistema nervioso central de los insectos y tienen un efecto nocivo sobre la reproducción de las abejas llegando incluso a producir su muerte a largo plazo. Este fenómeno, que se conoce como “colapso de la colmena”, es el que ha llevado a muchos investigadores a dedicar sus estudios y evitar la desaparición de unos animales indispensables para la polinización y por tanto producción de cultivos.Efectos de los pesticidas en distintos paísesUno de los resultados más interesantes del estudio de Woodcock es el que obtiene de los efectos de los neonicotinoides en Alemania.

Allí las abejas no parecen verse afectadas por el pesticida. En este caso hay que tener en cuenta, según el investigador, la disponibilidad de recursos opcionales que tengan las abejas para alimentarse de otras plantas que no han sido tratadas con estos productos químicos. La proximidad de flores silvestres a un campo de cultivo puede proporcionar un alimento sano para estas abejas a pesar de que sus colmenas estén cerca de los pesticidas. “Las colmenas en Alemania resultaron ser más grandes, mostraron poca evidencia de enfermedad y tenían acceso a una gama más amplia de flores silvestres para alimentarse.

Esto puede explicar por qué sólo en este país no hay evidencia de un efecto negativo de los neonicotinoides en las abejas”, ha aclarado Woodcock.También es importante destacar cómo en Canadá las abejas que fueron expuestas a pesticidas y fungicidas duplicaron su mortalidad.Los fungicidas, que están diseñados para combatir los hongos, no tienen un efecto negativo en las abejas por sí sólo, por lo que en principio no debería incrementar la toxicidad que sufren las abejas. Zayed ha clarificado esta paradoja: “El fungicida, por sí solo, no causa la mortalidad de las abejas melíferas. Es la combinación de estos dos productos químicos lo que es altamente tóxico”, ha dicho. “Sabemos que las abejas tienen unas proteínas que son capaces de descomponer toxinas, como los pesticidas.

El fungicida tal vez mantenga ocupado a estas proteínas de desintoxicación, que habrían ayudado a destruir los neonicotinoides”, ha añadido.Comunicado de Bayer “El estudio de campo con neonicotinoides del Centro para la Ecología y la Hidrología (CEH) de Reino Unido no halla efectos consistentes sobre polinizadores”, ha afirmado Bayer en un comunicado de prensa.La empresa farmacéutica que comercializa los pesticidas neonicotinoides y ha financiado a los investigadores ha declarado que “los resultados de la investigación del CEH son inconsistentes y por lo tanto no concluyentes, con efectos variables tanto sobre las especies de abejas como entre los países en los que fueron estudiados.

Creemos que, de haberse tomado en consideración otros factores medioambientales (vitalidad de las colonias y efectos del paisaje), más allá de la exposición a colza tratada, los resultados del análisis habrían sido parecidos a los de otros estudios realizados recientemente con clotianidina en Mecklemburgo-Pomerania Occidental, un estado del norte de Alemania, que demostró que los tratamientos de semillas de colza con clotianidina no suponen riesgo alguno para abejas polinizadoras en condiciones realistas.

Fuente: elmundo.es




Esta es el ave más rara de España: solo queda una pareja

Ejemplar de alcaudón chico.

Birdlife International publica su último informe sobre el estado de los pájaros europeos y las noticias no son buenas para muchas especies

Cerca de Lleida (Cataluña) sobrevive la última pareja de alcaudón chico (‘Lanius minor’) de toda España. Este pequeño pájaro, que apenas supera los 30 centímetros de envergadura, bien podría definirse como un gorrión blanco con antifaz. Su presencia en nuestro país acaba de convertirse en anecdótica, según revela un informe sobre el estado de conservación de las aves europeas publicado este sábado por BirdLife International. El responsable principal es la ausencia de ‘bichos’ en los campos que llevarse al pico. Se trata de un ejemplo más de un problema global: el declive de muchas especies con plumas a lo largo de toda Europa.

“España llegó a tener entre veinte y treinta parejas de alcaudón chico, pero han desaparecido”, explica a Teknautas el coordinador del Área de Estudio y Seguimiento de Aves de SEO/Birdlife, Juan Carlos del Moral. Esta ave es una de las más escasas de la fauna ibérica debido a que nuestra península se encuentra justo en el límite de su área de distribución. En Europa habitan entre 77.000 y 320.000 parejas, pero su disminución es también acusada por todo el continente.
El alcaudón chico es un ave paseriforme migratoria que, en España, se encontraba hasta ahora en el noreste de Girona y en localidades aisladas del valle del Ebro. El libro Rojo de las aves de España, en su edición de 2004 [PDF], ya aseguraba que su presencia quedaba limitada a cinco términos municipales de Huesca, Girona y Lleida; establecía su número en un máximo de 25 parejas reproductoras y catalogaba la especie “en peligro crítico” a nivel nacional.

La única pareja está en Lleida, aunque en Cataluña se están esforzando hasta el punto de que han intentado reintroducir la especie
El informe ‘European Birds of Conservation Concern’ recién publicado por Birdlife International reduce la población hispana aún más: “La única pareja está en Lleida, aunque en Cataluña se están esforzando hasta el punto de que han intentado reintroducir la especie”, asegura Del Moral. Esta ave pasa el invierno en el sur de África y se desplaza a España y el resto de Europa para criar. Aquí vive en parajes agrícolas, cerca de cultivos de cereal y alfalfa, pastizales y linderos con árboles y arbustos, donde puede encontrar su principal alimento: insectos de gran tamaño como escarabajos.

Del Moral explica que, en los ambientes donde habita, el uso excesivo de fitosanitarios ha acabado con los ‘bichos’ que componen el menú del alcaudón chico. No es el único motivo de que solo una pareja resista en los campos leridanos: la pérdida de hábitat consecuencia de la intensificación agrícola, los veranos más lluviosos y el clima más húmedo también merman sus poblaciones. Eso sin contar la depredación de animales como garzas y los riesgos del viaje bianual que llevan a cabo desde el sur de África hasta Europa.

La presencia de alcaudón chico en España puede parecer anecdótica, pero Del Moral comenta que la situación del resto de alcaudones no es mucho mejor, algo que confirman los datos de Birdlife International. “Las otras tres especies tienen poblaciones de miles de parejas y les va igual de mal”. El alcaudón meridional (‘Lanius meridionalis’), catalogado como vulnerable en Europa, cuenta con entre 359.000 y 595.000 parejas en España, lo que supone un declive del 57% desde el último censo de 2000. Algo grave porque nuestro país es “uno de los más importantes para estos animales”.

Sean chicos o meridionales, el caso de los alcaudones es solo un reflejo del problema que sufren las aves por toda Europa, España incluida. “Las aves marinas, esteparias y ligadas a los medios agrícolas continúan en declive”, asegura a Teknautas el responsable de Conservación para Europa y Asia Central en BirdLife Internacional, Iván Ramírez, que ha participado en el informe de la organización.

España cuenta también con el paseriforme más amenazado de Europa, el pinzón azul de Gran Canaria, un ave que bien podría servir de logo para Twitter. Otra especie que podría desaparecer de nuestro territorio en los próximos 30 años por culpa de las capturas pesqueras accidentales es la pardela balear. “Algunas aves como las rapaces se están beneficiando de los proyectos Live de conservación, pero muchas otras requieren medidas muy concretas en determinados países”, asegura Ramírez.

Fuente: elconfidencial.com




Nos quedamos sin grillos y saltamontes

Es posible imaginar una calurosa noche de verano sin el inconfundible canto de fondo de los grillos? Resulta difícil, pero lo cierto es que la intensificación del empleo de las tierras agrícolas y el desmesurado uso de plaguicidas, herbicidas y fertilizantes está acabando a pasos agigantados con los grillos y saltamontes de nuestros campos y, por lo tanto, con una de las principales fuentes de alimentación de aves y reptiles. Así se desprende de un reciente informe de la Comisión Europea sobre datos de la Lista Roja Europea de saltamontes, grillos y chicharras de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

El grupo de animales formado por saltamontes, grillos y chicharras es la base de la cadena trófica de nuestros ecosistemas; sin ellos, la relación entre predadores y presas desaparece y además pueden perderse todas las especies que se alimentan de estos ortópteros. El informe es contundente en sus conclusiones: una cuarta parte de las especies están amenazadas en Europa. Su principal amenaza es la intensificación del uso de tierras agrícolas. Este hecho hace que la mejora del estado de conservación de grillos y saltamontes, así como la prevención de futuros descensos en Europa de estas especies, requiera esfuerzos y compromisos cada vez mayores por parte de la Unión Europea y de sus Estados miembro.

De las 1.082 especies evaluadas, un 25,7% están amenazadas de extinción en Europa

La Lista Roja Europea de saltamontes, grillos y chicharras proporciona la primera evaluación exhaustiva del riesgo de extinción de todas las especies de ortópteros originarias de Europa.

De las 1.082 especies evaluadas, un 25,7% están amenazadas de extinción en Europa. Esto se debe principalmente a la pérdida de hábitat como resultado de la intensificación agrícola.

Responsabilidad Europea
La evaluación también indica que, de todos los grupos de invertebrados terrestres e insectos evaluados hasta la fecha para la elaboración de la Lista Roja, los ortópteros son las especies más amenazadas, con un alto nivel de endemismos: 739 especies (68,3%) son endémicas de Europa y, de ellas, 231 (más de un 30%) están amenazadas. Dado que estas no se encuentran en ningún otro lugar del mundo, Europa tiene una gran responsabilidad para conservarlas, por lo que debe adoptar medidas inmediatas para mejorar la situación de estas especies y abordar
la degradación de sus hábitats.

El estudio recomienda que la Política Agrícola Común (PAC) promueva los sistemas tradicionales de uso agrícola de baja intensidad de la tierra, en particular el pastoreo, la reducción a largo plazo del uso de plaguicidas y fertilizantes, y la adopción de alternativas en la gestión de plagas. Además, según el informe, los ortópteros deben incluirse en las evaluaciones de impacto ambiental de nuevos proyectos, y recomienda el desarrollo de estrategias de conservación para las especies de grillos y saltamontes europeas con mayor riesgo de extinción.

Por otra parte, debería restaurarse el hábitat degradado de las especies amenazadas en toda Europa, reducir su fragmentación y elaborar directrices para su manejo óptimo. También deberían desarrollarse planes de acción para reintroducir especies en países en los que estén extintas a nivel regional. El estudio recomienda que la lista roja se revise cada diez años. SEO/BirdLife ha alertado recientemente sobre la posible disminución de algunas poblaciones de insectos en muchas zonas de Extremadura.

Grillo campestre

El salto de la langosta
Tras la reunión de la Mesa de la Langosta el pasado mes de marzo, a la que SEO/BirdLife asiste como observadora, se ha podido constatar la dramática disminución de la población de langosta mediterránea registrada por los sistemas de seguimiento de la Junta de Extremadura desde hace décadas.

Las actuaciones sanitarias previstas en la campaña de la langosta sólo se activan cuando el nivel de las poblaciones de estos ortópteros se considera suficientemente elevado para preocupar a la agricultura. Sin embargo, estos niveles hace varios años que no se alcanzan en muchos lugares, más bien al contrario y las puestas de huevos de los insectos estudiados no hacen más que disminuir.

Esta preocupante tendencia en la langosta mediterránea puede ser un aviso de que los problemas que sufren los insectos están mucho más extendidos y son mucho más graves de lo que se conoce en Extremadura y puede que no estén directamente relacionados con los tratamientos concretos para controlar las plagas de langosta, que además suelen hacerse a pie sobre el terreno.

Aves perjudicadas
SEO/BirdLife viene registrando en Extremadura (y en el resto de España) descensos constantes y preocupantes de muchas especies de aves ligadas a medios agrarios que precisamente dependen de los insectos como base de su alimentación. Así, se han documentado disminuciones de hasta un 40 % de la población del cernícalo primilla o del mochuelo, pequeña rapaz nocturna insectívora. Además se han detectado descensos de más del 30% en otras aves que, aún siendo granívoras, dependen de los insectos para sacar adelante a sus pollos en las etapas más difíciles de crecimiento, como la perdiz o la avutarda. Incluso alguna especie ha tenido que ser elevada a la categoría de “en peligro de extinción” por mermas de hasta el 70% en los últimos 20 años, como el sisón común (Ave del Año 2017), también insectívoro en las fases de crecimiento de los pollos.

Contando grillos bajo la luna
Desde 2014 los voluntarios del programa Noctua de SEO/BirdLife, que realiza el seguimiento de las aves nocturnas, anotan en sus visitas de campo los grillos y grillotopos detectados durante los muestreos con el objetivo de disponer de información de estas especies y realizar estudios de su abundancia o escasez relacionados con las poblaciones de aves nocturnas. La aplicación móvil Seguimiento de Aves (disponible en Play Store y Apple Store) permite a los voluntarios registrar en tiempo real la presencia de estas especies.

Hasta la fecha se han obtenido 2.066 registros de grillos y 1.461 de grillotopos. Aunque demasiado escasos para conocer tendencias, por la brevedad de tiempo de muestreo, los datos son útiles para tener una aproximación de la presencia de estas especies en nuestros campos. Para empezar, muestran que hay una diferencia en su fenología. Los grillos tienen máxima actividad al final del periodo del censo del programa Noctua, es decir, al final de la primavera. Sin embargo, los grillotopos se muestran más activos al principio de la estación.

Fuente: elindepediente.com




Animal marino extinto, hasta ahora desconocido, con aspecto de abrelatas viviente

Reconstrucción gráfica del Tokummia katalepsis. (Imagen: Lars Fields / Royal Ontario Museum)

Unos paleontólogos han desenterrado los restos fósiles, de 508 millones de años de antigüedad, de una especie animal hasta ahora desconocida. Sus rasgos anatómicos aportan datos nuevos y esclarecedores sobre el origen de los Mandibulata, el grupo más abundante y diverso de organismos en la Tierra, al que pertenecen infinidad de animales, incluyendo las moscas, las hormigas, los cangrejos de río y los ciempiés.

El trabajo es obra de Cédric Aria y Jean-Bernard Caron, de la Universidad de Toronto y del Real Museo de Ontario, ambas instituciones en Canadá.

La criatura, a la que se le ha dado el nombre de Tokummia katalepsis, es un artrópodo. Los artrópodos un grupo de animales invertebrados con extremidades segmentadas y exoesqueletos reforzados, bien presente en todas partes del mundo. Los restos fósiles analizados están excepcionalmente bien conservados.

El Tokummia ha permitido documentar por vez primera y en detalle la anatomía de los primeros miembros del grupo de artrópodos que poseen un par de apéndices especializados que les sirven para agarrar, aplastar y cortar su comida. Los mandibulados incluyen a millones de especies y representan una de las historias de mayor éxito evolutivo y ecológico para la vida en la Tierra.

El Tokummia vivía en un mar tropical repleto de vida y estaba entre los mayores depredadores del periodo Cámbrico, pese a tener un tamaño que hoy calificaríamos de modesto (poco más de 10 centímetros de longitud cuando estaba totalmente extendido).Los investigadores han llegado a la conclusión de que las robustas patas anteriores de este animal, nadador ocasional, le hicieron un morador preferente de los fondos marinos, como lo son hoy en día las langostas o las galeras.

“Las pinzas del Tokummia eran grandes, pero también delicadas y complejas, recordándonos la forma de un abrelatas, con su par de dientes terminales en una pinza, y con la otra curvada hacia ellos”, argumenta Aria. “Pero creemos que podrían haber sido demasiado frágiles para aferrar animales con concha, estando mejor adaptados para capturar presas blandas de tamaño considerable, quizá ocultándose en el fango”.

Fuente: noticiasdelaciencia.com




Los primeros dinosaurios con plumas asimétricas

El hallazgo de una nueva especie de dinosaurio en China indica que las propiedades aerodinámicas necesarias para el vuelo ya estaban presentes en los primeros parientes de las aves.

Investigadores chinos han identificado una nueva especie de dinosaurio con plumas asimétricas, que representa el troodóntido más temprano reportado. Así lo señala un estudio que publica la revista Nature Communications. Las plumas asimétricas fueron una innovación importante asociada con la evolución del vuelo.

Las plumas asimétricas fueron una innovación importante asociada con la evolución del vuelo

El estudio, liderado por el Instituto de Paleontología y Paleoantropología de Vertebrados de la Academia China de Ciencias, describe esta especie, denominada Jianianhualong tengi, a partir de un esqueleto casi completo y que conserva además las plumas fósiles. Data del Cretácico temprano, hace aproximadamente entre 145 y 100 millones de años, y fue encontrado en el noreste de China.

No está claro si Jianianhualong tengi era capaz de volar ya que se encuentran plumas asimétricas tanto en especies modernas voladoras como no voladoras. Sin embargo, los resultados sugieren que las propiedades aerodinámicas mejoradas ya estaban presentes en los primeros parientes de las aves, y proporcionan una visión sobre el momento de la evolución de estas plumas asimétricas.

Fuente: vozpopuli.com




En busca del lobo marsupial perdido

Tigre de Tasmania en el zoo de Beaumaris, 1928 BENJAMIN SHEPPARD

Es el marsupial carnívoro más grande conocido por el ser humano. Tras millones de años habitando tierras australianas el lobo de Tasmania (Thylacinus cynocephalus) se dio por extinguido en 1986. Sin embargo en los últimos años se han sucedido algunos supuestos avistamientos que han intrigado a los biólogos. Científicos de la Universidad de James Cook han iniciado la búsqueda del animal perdido.

Dos personas del norte de Queensland creen haberlo visto. Las descripciones son detalladas y plausibles. Para conseguir pruebas de vida de la enigmática especie el reconocido ecólogo Bill Laurence y su compañera la bióloga Sandra Abell van a instalar 50 cámaras trampa en la península de Cape York, al norte de Australia, donde se sitúan los testimonios. “Cuando llegue la estación seca, a finales de junio, comenzaremos los trabajos de campo”, explica Abell a El Independiente.

El lugar de los avistamientos y la identidad de los observadores es estrictamente confidencial. “Uno de ellos fue durante largo tiempo empleado del Parque Nacional de Queensland, el otro es un hombre de vida silvestre que acampa habitualmente”, explica Laurence.

Los avistamientos han sido de noche. Uno de los testigos vio con una linterna cuatro ejemplares a poco más de 5 metros de distancia. El otro divisó un animal mientras conducía en coche. “Hemos comparado las descripciones que nos han dado, incluido el brillo de los ojos, la talla, la forma y el comportamiento, y no cuadran con los atributos de otras especies grandes del norte de Queensland como el dingo, el perro salvaje o el cerdo salvaje”, relatan los expertos.

“Personalmente creo que hay pocas probabilidades de encontrarlos pero uno aprende con la ciencia a no decir nunca porque en muchos casos se ha hallado con vida a especies extintas”, reconoce el biólogo.

El tigre o lobo de Tasmania habitaba parte del contienente australiano, Nueva Guinea y la isla de Tasmania. Allí era el rey de la caza hasta que llegó el hombre y lo exterminó. Primero, los humanos llevamos a Australia perros salvaje. Los tigres fueron incapaces de competir con un depredador más ágil que él, cedieron su territorio y se limitaron a vivir en la isla de Tasmania.

Más tarde, en el siglo XVIII llegaron a Tasmania los colonos ingleses con su ganado, que el tigre consideró un alimento fácil de conseguir y lo incorporó a su dieta. Los colonos, contrariados por las numerosas pérdidas, comenzaron a matar tigres hasta que los exterminaron. El gobierno pagaban una libra por cada cabeza y media por cachorro. En 1936 murió el último ejemplar conocido en el Zoo Hobart de Australia.

Fuente: elindependiente.com




La cocaína de los mares acaba con la vaquita

Menos de 30. Es el exiguo número de vaquitas marinas vivas, según el último recuento a finales de año. Este cetáceo, el más pequeño del mundo, solo habita las aguas someras de Baja California, en México. Allí quedan atrapadas en las redes de pesca ilegal de totoaba, cuya vejiga natatoria se vende en el mercado negro chino a precios exorbitados.

Tanto es así que es conocida como la cocaína de los mares. A pesar de los esfuerzos por frenar el declive, la vaquita tiene los días contados.

“La situación está completamente fuera de control”, asegura Lorenzo Rojas-Bracho, miembro del Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita (CIRVA), el grupo que asesora al gobierno mexicano. En abril de 2015, el país prohibió durante dos años el uso de las redes agalleras, cimbras y palangres en el área de distribución de la especie y compensó economicamente a los pescadores afectados. Por entonces se contabilizaban unas 100 vaquitas.

El gobierno de Enrique Peña Nieto calculó que en ese periodo de tiempo habría mejorado la situación de la vaquita y el Instituto Nacional de Pesca habría desarrollado alternativas para los pescadores. Muy al contrario, hoy no hay medidas que saquen a la población de la precariedad. Los cadáveres no han dejado de aparecer; el último en Playa Hermosa hace tres semanas. Cada muerte es una zancada hacia la extinción. Sobre la posibilidad de prolongar la prohibición de las redes de pesca, nada se sabe.

Tras 20 años de políticas de conservación fallidas -incluidas prohibiciones, vedas, restricciones de artes de pesca o creación de reservas- México ha decidido apretar la tuerca y desde el pasado lunes el tráfico de peces totoaba se ha tipificado como delincuencia organizada. Para evitar el final que ya parece inevitable, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) ha puesto en marcha un excéntrico plan de emergencia. En los próximos meses, delfines adiestrados por la Marina de Estados Unidos localizarán 10 vaquitas, serán atrapadas y confinadas en una zona protegida. “Por supuesto, las vaquitas sufren riesgo al ser capturadas. Pero tal y como están las cosas las van a matar igual”, reconoce el experto.

Vejigas de totoaba secas en un mercado chino EAI

La vaquita marina (Phocoena sinus) es una marsopa. Su particular dibujo de la piel la hace inconfundible. La parte superior es azul grisácea oscura y la inferior blanca. Un banda gris intenso recorre su cuerpo desde los pectorales hasta la barbilla. La piel que circunda de los ojos y la boca es color negro. Mide 1,5 metros y pesa cerca de 48 kilos.

En las mismas aguas que navega la vaquita habita el pez totoaba (Totoaba macdonaldi), con un tamaño parecido. Alcanza los 2 metros y los 100 kilos. Las redes para capturarlo son perfectas para atrapar por error vaquitas, que mueren ahogadas. “Son mallas muy grandes, y están matando toda la biodiversidad de la zona; caen delfines, tiburones, ballenas, tortugas y rayas”, explica Oona Layolle que, con el beneplácito del gobierno mexicano, dirige en el Golfo de California un par de embarcaciones de vigilancia de la Sociedad conservacionista Sea Shepherd.

La superstición atribuye a la vegija natatoria de este pez o Jin Qian Min propiedades afrodisiacas y medicinales. Según la falsa creencia popular una sopa de vejiga mejora la potencia sexual, disminuye el colesterol, mejora la circulación, rejuvenece la piel y otorga longevidad. En el mercado chino se llegan a pagar 50.000 euros por uno de estos órganos, es decir, unos 2200 euros por cada 100 gramos. Un dinero que contrasta con el precio que pagan los intermediarios asiáticos a los pescadores mexicanos por un kilo de vejiga. “Es de entre 500 a 2000 dólares”, asegura Diva Gastélum, senadora del PRI en declaraciones a EFE. Aun así, supone el sustento principal de muchos habitantes de pueblos del Alto Golfo de California, como San Felipe o Puerto Peñasco.

Vaquita y totoaba están protegidos por el Convenio sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre (CITES). Está prohibido cazarlos y comerciar con ellos en todo el mundo. Mientras en México les dan muerte conscientes del delito, en la otra punta del globo lo consumen en los mismos términos. El último informe de la Agencia de Investigación Ambiental (EIA) muestra lo sencillo que es comprar y vender cocaína de los mares en China a pesar de la ilegalidad. Ante la indolencia de consumidores y pescadores, la vaquita marina se habra desvanecido en menos de dos años.

Fuente: elindependiente.com




10 misterios sobre los dinosaurios aún no resueltos por los paleontólogos

Estos son los 10 misterios sobre los Dinosaurios que los paleontólogos todavía no tienen una respuesta. Cómo aprendieron a volar, sangre fría o caliente.

Hoy en día, sabemos más sobre los dinosaurios de lo que sabíamos desde hace un tiempo. Los paleontólogos continúan estudiando, buscando y descubriendo una nueva especie cada dos semanas, más o menos, y construyendo de forma más precisa algunos de los dinosaurios más conocidos, como el t-rex y el Triceratops.

Sin embargo, a pesar de todo este esfuerzo por parte de los expertos, los dinosaurios todavía presentan una serie de cuestiones no resueltas. Son muchas preguntas que intrigan la cabeza de las personas sobre estos animales. Echa un vistazo a esta lista con los 10 misterios que paleontólogos no han descubierto.

¿Cuál fue el primer dinosaurio?

Para los paleontólogos la primera especie de cualquier linaje principal es siempre un animal buscado. El problema es que el registro fósil está compuesto de fragmentos de trechos de la historia de la vida y no de forma completa, de modo que, en realidad, encontrar cuadros desde el amanecer de los dinosaurios depende de la suerte tanto como de la ciencia.

Fósiles encontrados en Polonia y esqueletos de Tanzania son de animales de estas localidades, pero no especialmente de los dinosaurios. Hasta ahora, estos hallazgos sugieren que los “terribles lagartos” evolucionaron alrededor de 245 millones de años atrás, y el mejor candidato para el más antiguo dinosaurio es un animal pequeño, del tamaño de un perro llamado Nyasasaurus.

Sin embargo, hay nuevas investigaciones que deben ser realizadas para comprobar que este animal es la especie más antigua del árbol genealógico de los dinosaurios.

¿Los dinosaurios tenían sangre caliente o fría?

Durante el auge de la investigación sobre los dinosaurios, en la década de los 70, la cuestión más polémica de todas era, si estos animales eran criaturas de sangre caliente, o el equivalente de lagartos gigantes de sangre fría. Múltiples evidencias, incluyendo su microestructura y crecimiento óseo — sugieren que eran animales muy activos. Y tenían sangre caliente.

Los paleontólogos han sugerido que, de acuerdo con la fisiología de los animales, ellos necesitaban mantener la temperatura del cuerpo elevada y constante de los grandes herbívoros a través de la fermentación de la vegetación. La última hipótesis es que los dinosaurios usaban sus músculos para calentar sus cuerpos. Sin embargo, los expertos siguen a investigando y discutiendo la cuestión.

¿Cuál fue el dinosaurio más grande?

De todos, el título de “dinosaurio más grande” está entre los más valorados. Sin embargo, elegir un ganador es tarea complicada. Por ejemplo, los saurópodos titánicos han evolucionado varias veces, dependiendo de los diferentes lugares en los que vivieron y en diferentes períodos de tiempo. Especies como el Supersaurus, Diplodocus, Argentinosaurus, Futalognkosaurus, entre otros, tenían alrededor de 100 a 110 metros o más.

Pero existe mucha discrepancia entre estos números, porque los dinosaurios más grandes sólo son conocidos a partir de esqueletos parciales, generalmente menos de la mitad de los huesos hacia abajo. Esto significa que los profesores deben confiar en los primos de los gigantes para llegar a estimaciones de tamaño, y estos números son a menudo revisados cuando los investigadores descubren nuevos fósiles.

Con tantos dinosaurios enormes surgiendo, necesitamos de fósiles más completos para la comprobación del tamaño definitivo, Teniendo en cuenta cuántas veces los dinosaurios evolucionaron, junto con la cantidad de afloramientos fósiles que aún están por explorar, el ganador puede estar aún a la espera del descubrimiento.

¿Como era la reproducción de los dinosaurios?

Todo lo que sabemos con certeza es que cada dinosaurio comenzó su vida a partir de la eclosión de un huevo. Pero como los primeros dinosaurios se reproducieron para dar inicio a una nueva generación aún no es muy clara. Los paleontólogos todavía tienen que encontrar rastros reveladores que muestran a un macho y a una hembra apareándose, algo que hasta el momento no se ha encontrado en los fósiles.

Incluso la anatomía sexual básica de los dinosaurios es un misterio. Probablemente, estos tuvieron una cloaca, en la cual estaban dentro los órganos sexuales y el ano, es decir un solo orificio excretor para la orina y el tracto reproductivo, estos debieron ser similares a los compartidos por las aves y los cocodrilos. También es posible que los dinosaurios del sexo masculino presentasen un órgano similar a la de los patos y los avestruces. Sin embargo, nunca se ha encontrado ningún rastro de este tal órgano.

¿Porque algunas especies de dinosaurios tenían adornos?

Muchos de nuestros dinosaurios favoritos, como el Triceratops, Stegosaurus, entre otros, traen algunos tipos de cuernos, puntos, platos, crestas y otros tipos de adornos paleontológicos. Como estos animales evolucionaron para tener estas grandes estructuras extrañas, es uno de los puntos más debatidos entre los expertos.

La primera idea que se tiene es que estos adornos han evolucionado principalmente en función de la defensa y regularización de la temperatura. Los paleontólogos sugieren que los cuernos y picos de dinosaurios como el Styracossauro fueron desarrollados para identificar más fácilmente a los miembros de su propia especie.

Otros expertos no están de acuerdo y creen que algunos trozos de la “armadura” del dinosaurio, así como el escudo y el cuerno, tenían la función sexual, para impresionar a su compañera. Ambas funciones pueden haber tenido un papel muy importante, pero ahora los paleontólogos están debatiendo porque algunos dinosaurios parecían tan extraños con estas partes extrañas.

¿Los dinosaurios cazaban en manadas?

Mientras algunos rastros han demostrado que los dinosaurios depredadores como los velociraptors y los tiranosaurios siempre iban juntos, eso no quiere necesariamente decir que caminaban lado a lado. Los paleontólogos necesitan encontrar algo como un conjunto de huellas de dinosaurios depredadores consiguiendo el rastro de una víctima, de preferencia con signos de pelea o incluso un esqueleto en el final.

A pesar de ya haber sido encontrado fosas con los huesos con varios dinosaurios carnívoros, y estos hallazgos informan sobre las muertes y entierros de los animales, pero no son claros los hechos acerca de estos animales de formaban un grupo social o a un grupo que luchaba por una fuente de alimentos.

¿Cuáles son los dinosaurios que vivían de noche, nocturnos?

Uno de los temas más comunes en la descripción del mundo Mesozoico, es que los dinosaurios pequeños fueron los más activos durante la noche, cuando los animales mayores dormían. El gran problema es que es muy difícil decir con certeza cuando los dinosaurios estaban despiertos.

Como hoy en día es imposible ver el día a día de los dinosaurios directamente, tenemos que confiar en la evidencia de que ellos mismos dejaron atrás. Un estudio investigó un conjunto de huesos delicados en los ojos de los animales, llamado anillos de la esclerótica, y encontraron evidencias en la anatomía del ojo que impedía la luz de entrar.

Con base a estos indicios, el estudio sugiere que los pequeños dinosaurios depredadores, como Juravenator y Velociraptor, eran más susceptibles de ser activos en la noche. Sin embargo, la esclerótica no es muy fiable para determinar este tipo de información.

¿Cómo los dinosaurios aprendieron a volar?

Algunas especies de dinosaurios, sin duda, sabían volar. Podemos imaginarlos volando como las golondrinas, halcones o alguna otra ave. Pero, ¿cómo es que los dinosaurios ganaron esta habilidad excepcional? Los paleontólogos han considerado que estos animales se levantaban vuelo de varias maneras.

Una de las varias hipótesis sugeridas por los expertos, es que los dinosaurios aprendieron a volar, después de una carrera detrás de una presa, o cuando estaban cayendo por una superficie inclinada, como una búsqueda para volver al aire. Estudios aerodinámicos sobre dinosaurios emplumados están en vigor para descubrir mejor este momento y tener mayores detalles. Ya que hay teorías como que los dinosaurios antes de aprender a volar usaban sus patas delanteras para propulsarse, y otra que dice que los dinosaurios de dos patas que vivian en la tierra, desarrollaron alas con plumajes, que luego les permitieron volar.

¿Qué especies de dinosaurios tenían una piel suave?

Además de especies relacionadas con los primeros pájaros, como Anchiornis y Microraptor, se encontró una gran variedad de dinosaurios recubiertos por un material suave, incluso criaturas enormes, como el Gorgosaurus tenía una piel suave, nada parecido a la piel de un reptil, los paleontólogos dicen que se parecería mucho a la piel de un ave, pero sin plumas. La amplia difusión de estos revestimientos extraños sugiere que otros linajes de dinosaurios, tal vez todas ellas, tenían miembros suaves en su categoría.

Pero como mostrar un dinosaurio con esta chaqueta de felpa no es tarea fácil, pues aún no se tiene evidencia de esa característica presente en el antepasado común o algo que ha evolucionado varias veces. Los paleontólogos aún tienen mucho que descubrir sobre algunos linajes de dinosaurios inesperados que permanecen en el misterio.

¿Por qué se extinguieron los dinosaurios?

Todavía tenemos algunos animales que vienen de los dinosaurios, pero todos sus parientes impresionantes murieron hace 66 millones de años. Los paleontólogos no saben por qué. Se Sabe que un gigantesco asteroide golpeó el planeta en aquella época, después de un período prolongado de cambio ecológico y la intensa actividad volcánica, pero los expertos no saben cómo esto fue el detonante para la extinción en masa de todos los dinosaurios.

Sin mencionar que la mayor parte de lo que sabemos acerca de la catástrofe es que fue en América del Norte, y los dinosaurios vivieron alrededor del mundo entero. Los paleontólogos saben quiénes fueron las víctimas, saben cuáles fueron las armas del crimen, pero aún tienen mucho que reconstruir para llegar a saber ¿Cómo ocurrió el cambio ecológico?

Fuente: comofuncionatodo.net