El lince ibérico podría extinguirse en 50 años por el cambio climático

Lince

Su localización actual, limitada al suroeste de la Península, podría extenderse de cara a explotar las 40 áreas aptas para su subsistencia detectadas en este estudio. Así mismo, las investigaciones determinan que es fundamental una buena conectividad entre hábitats para evitar el aislamiento de las poblaciones. Para ello han de tenerse en cuenta factores como el clima, el deterioro del suelo y la escasez de alimento. “Los planes de reintroducción deberían plantearse en otras zonas históricamente asociadas a este especie que en el futuro presenten las condiciones adecuadas”, explica Miguel Bastos Araújo, director de esta investigación.

Fuente: muyinteresante.es




La extinción de especies se agrava y el mejor modo de cuantificarla pasa por recurrir a la IA para identificar animales

La extinción de especies se agrava y el mejor modo de cuantificarla pasa por recurrir a la IA para identificar animales

Hace 17 años, Jason Holmberg se unió a una expedición científica para marcar con etiquetas de plástico a tiburones ballena africanos, y así poder obtener un recuento de su población y hacerse una idea de sus movimientos migratorios.

Pero menos de un 1% de esas etiquetas volvieron a localizarseen posteriores avistamientos, por lo que se dio cuenta de que era un mal sistema de identificación. Fue entonces cuando Holmberg pensó que había que enfocar el problema desde otra perspectiva.

Concretamente, mediante el desarrollo de un algoritmo de visión por ordenador que reconociese el patrón único de manchas de cada tiburón. Pero surgió el problema de cómo lograr que investigadores de todo el mundo accedieran a la herramienta.

“Obviamente -afirma Holmberg- necesitábamos una plataforma basada en la web para que todo el mundo pudiera acceder a ella a través de su navegador. En ese momento no existía tal plataforma, ni había nada que se le acercara, por lo que tuve que idearla desde cero”.

Esto fue lo que empujó a fundar Wild Me, una ONG -hoy, una de las incluidas en la iniciativa AI for Earth de Microsoft- que ha desarrollado una plataforma de gestión de datos faunísticos llamada Wildbook.

La necesidad de optimizar los mecanismos de recogida y procesamiento de datos sobre la fauna

Las especies se están extinguiendo a un ritmo sin precedentes en todo el mundo, pero es difícil cuantificar la relevancia de ese proceso porque los científicos han observado y descrito sólo 1,5 millones de especies de los 10 millones que se estima que existen.

Para avanzar en esa tarea será preciso mejorar la eficiencia de la recolección, procesado y análisis de datos sobre las especies.

“La conservación de la fauna necesita desesperadamente una transformación digital, incluso podríamos decir que está ansiosa de ella. Estamos en un punto en el que necesitamos pasar del mundo de los pequeños conjuntos de datos privados a los grandes conjuntos de datos colaborativos”.

“Y para comprender esto, un equipo de investigación individual en el laboratorio no puede ser escalado de forma adecuada. Necesitamos añadir el machine learning, la visión por ordenador, observar conjuntos de datos más grandes y automatizar el procesamiento de la información”.

ahí es donde entra en juego el proyecto Wildbook, una plataforma basada en la nube que ayuda a los investigadores a manejar datos a mayor escala, y que cuenta con la colaboración de científicos naturales e ingenieros de software.

“La comunidad de investigación sobre la fauna todavía está tratando con pequeños conjuntos de datos. Eso limita los análisis, las técnicas de investigación y las técnicas estadísticas que se pueden utilizar”.

“Además, los animales no se preocupan por el alcance de un proyecto de investigación o las fronteras geográficas, sino que se mueven con libertad a través de los diferentes territorios, los océanos y los conjuntos de datos”.

Gracias al uso generalizado de cámaras digitales, y a los avances en materia de almacenamiento y de análisis automático de imágenes, contamos con una fuente de datos muy económica, que permiten a su vez crear bases de datos que registran la identidad, ubicación, hora y fecha en la que los animales fueron fotografiados.

Y si esa información la combinamos con los algoritmos de visión computerizada creados por Wild Me y la potencia de procesamiento de Microsoft Azure, que permiten que los ejemplares de un número creciente de especies puedan ser identificados en pocos segundos por sus particulares características físicas, podemos obtener respuesta a preguntas sobre el tamaño de las poblaciones, las interacciones de las especies y los patrones de movimiento.

A futuro, Wild Me y Microsoft tienen planes para realizar una labor similar con imágenes colgadas en Twitter y vídeos subidos a Youtube, en los que se utilizaría inteligencia artificial para detectar si aparecen en los mismos ejemplares de determinadas especies animales, y si es así solicitar de forma automatizada información sobre su origen al usuario que subió el material.

“Esto marca un importante avance”, según Microsoft, ya que ahora Wildbook puede recopilar por sí mismo, y de forma proactiva, información científicamente útil de la web, en lugar de esperar a que alguien envíe los datos.

Fuente: xataka.com




El cambio climático hará desaparecer a los lagartos

Los lagartos y las lagartijas morirán de calor, literalmente, si no se reducen las emisiones de CO2, según revela un estudio realizado por un equipo internacional de 26 científicos, con participación española.

Los investigadores esperan la extinción del 6% de especies de estos reptiles para 2050, y del 20% para 2080.

En total, según prevé un modelo matemático validado con trabajos de campo realizados en cuatro continentes, podrían desaparecer unas 1.300 de las 5.100 especies de saurios conocidas a través de la paulatina extinción del 39% de sus poblaciones locales. La desaparición de estos animales, que cuentan más de 5.000 especies, provocaría una explosión demográfica de sus presas, como insectos, invertebrados, y pequeños vertebrados.

La investigación comenzó con la constatación de que ciertas poblaciones de lagartija de turbera (Zootoca vivipara) de Francia se habían extinguido. Igualmente, miembros del equipo comprobaron, sobre un total de 48 especies de lagartijas mexicanas del género Sceloporus, que los animales habían desparecido en el 12% de las 200 localidades muestreadas, pese a que su hábitat permanecía aparentemente intacto. Sendos hallazgos llevaron al equipo a desarrollar un modelo artificial de lagarto con microchips que medía la temperatura operativa en diferentes condiciones durante cuatro meses, tanto en localidades donde las poblaciones de estos reptiles habían sobrevivido como en aquellas donde habían desaparecido. Los resultados de la prueba fueron concluyentes: en los lugares donde se habían producido extinciones, los lagartos no habrían tenido tiempo de alimentarse ni de reproducirse adecuadamente, ya que las altas temperaturas les obligarían a permanecer la mayor parte del tiempo guarecidos en sus refugios.

El nuevo modelo relaciona los parámetros de la fisiología térmica de los lagartos con las predicciones del calentamiento global. “Los lagartos tienen una serie de requerimientos fisiológicos que limitan su comportamiento y eso interfiere fundamentalmente con el tiempo de actividad disponible tanto para alimentarse como para reproducirse y para todas sus funciones vitales”, explica Ignacio De la Riva, investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC) y coautor del estudio.

De montaña y vivíparas, las más amenazadas

Las especies más amenazadas serán las de montaña porque tienden a cambiar su área de distribución altitudinalmente, ?es decir, si una especie vive en una zona fría y el clima es cada vez más caliente va a necesitar ir subiendo y en algunos casos se va a encontrar con que ya no tiene a donde ir?, declara De la Riva. A esto se añade el hecho de que las especies de tierras bajas van a colonizar cada vez zonas más altas y van a ir desplazando a las de la montaña. Además, los lagartos vivíparos están más en peligro que los ovíparos.

Una de las principales razones de estas extinciones es que los lagartos se adaptan muy lentamente a los aumentos de temperaturas. “El marco temporal para alcanzar una temperatura más alta de su cuerpo es demasiado largo para los lagartos porque las bases genéticas de estos rasgos son poco heredables”, asegura Sinervo.

Muchas de estas extinciones, sobre todo las de aquellas especies que habitan en regiones montañosas tropicales, podrían evitarse si se tuviera éxito en la reducción de emisiones globales de CO2 para 2080. Y como solución inmediata, los investigadores proponen “multiplicar la zonas de sombra y los puntos de agua”.

Fuente: muyinteresante.es



Nuevo dinosaurio titánico del Cretácico

Recreación de dos titanosaurios Mnyamawamtuka

Recreación de dos titanosaurios Mnyamawamtuka MARK WITTON

Bautizado como el ‘dinosaurio de la cola de corazón’, por el aspecto de algunas vértebras, echándole bastante imaginación

Por San Valentín, algunas publicaciones científicas aprovechan para hacer algún guiño a la fiesta de los corazones omnipresentes. Pero, lejos de tratar temas de cardiología, en PLOS One han apostadopor un dinosaurio del Cretácico, de hace más de 100 millones de años. Es mastodóntico, de ahí que pertenezca a la categoría de los titanosaurios, y ha sido bautizado con el nombre de Mnyamawamtuka, que significa “bestia de Mtuka y corazón de la cola” en idiomna swahili.

Los primeros restos de este titanosaurio fueron encontrados en Tanzania en 2004. Se sabe de un solo espécimen excavado en una cantera a lo largo del río Mtuka en el suroeste del país. Es uno de los ejemplares más completos conocidos de África, que conserva restos parciales de cada región corporal importante, incluidas numerosas costillas, huesos de las extremidades y dientes, así como vértebras. Justamente, su centro con forma de corazón lo más llamativo de las de su cola. A partir de ella, el artista Mark Witton lo ha imaginado con este aspecto, en un mundo lleno de helechos gigantes, arcoíris y –claro– posando en pareja.

El dinosaurio ofrece nuevas pistas sobre cómo evolucionaron los ecosistemas en el continente africano durante el período Cretácico, según investigadores de la Universidad de Ohio. El nuevo dinosaurio, el tercero ahora descrito desde el suroeste de Tanzania por el equipo, es otro miembro más de los grandes saurópodos de titanosaurio de cuello largo. El esqueleto parcial fue recuperado de rocas de la era cretácica expuestas en la superficie de un acantilado del gran Rift del África Oriental.

Titanosaurio de cola de corazón con su característica vértebra

“Aunque los titanosaurios se convirtieron en uno de los grupos de dinosaurios más exitosos antes de la extinción masiva, su historia evolutiva temprana sigue siendo misteriosa, y Mnyamawamtuka ayuda a contar esos comienzos, especialmente por el lado africano de la historia”, explica el autor principal Eric Gorscak, profesor de la Midwestern University en Downers Grove, a las afueras de Chicago (EE.UU.). “La gran cantidad de información del esqueleto indica que estaba relacionada de manera distante con otros titanosaurios africanos conocidos, excepto por algunas similitudes interesantes con otro dinosaurio, Malawisaurus, que se encuentra justo al otro lado de Tanzania”.

Una investigación propia de equilibristas

Los titanosaurios son más conocidos por los fósiles de la era cretácica en Sudamérica, pero otros esfuerzos del equipo incluyen nuevas especies descubiertas en Tanzania, Egipto y otras partes del continente africano que revelan un panorama más complejo de la evolución de los dinosaurios en el planeta. “El descubrimiento de dinosaurios como Mnyamawamtuka y otros que hemos hallado recientemente es como hacer una conexión tridimensional de varios puntos”, añade Patrick O’Connor, profesor de anatomía en la Universidad de Ohio. “Cada nuevo descubrimiento agrega un poco más de detalle a la imagen de cómo eran los ecosistemas en África continental durante el Cretácico, lo que nos permite reunir una visión más completa del cambio biótico en el pasado”.

El proceso de excavación abarcó varios años e incluyó equipos de campo suspendidos por cuerdas y excavadoras mecánicas a gran escala para recuperar uno de los especímenes más completos de esta parte del árbol genealógico de los dinosaurios saurópodos. “Sin la dedicación de varios equipos de campo, incluidos algunos cuyos miembros se pusieron equipo de escalada para las excavaciones tempranas, el esqueleto se habría erosionado en el río durante temporadas húmedas bastante intensas en esta parte del Sistema de Rift de África Oriental”, señala O’Connor.

Los descubrimientos más llamativos de este equipo

Mnyamawamtuka y los otros titanosaurios de Tanzania no son los únicos animales descubiertos por el equipo de investigación. En los últimos años se han descubierto restos de parientes extraños de cocodrilos primitivos, la evidencia más antigua de “cultivo de insectos” y pistas tentadoras sobre la evolución temprana de monos, retratados por el español Mauricio Antón. Estos hallazgos en la cordillera de Rift de África Oriental brindan una visión crucial de los ecosistemas antiguos de África y son un estímulo para futuros trabajos en otras partes del continente.

Fuente: elindependiente.com




El holocausto de los insectos: estamos viviendo el mayor evento de extinción desde hace más de 60 millones de años

El holocausto de los insectos: estamos viviendo el mayor evento de extinción desde hace más de 60 millones de años

Un nuevo análisis de la investigación de los últimos 40 años señala que la masa estimada de todos los insectos de la Tierra está cayendo a razón de un 2,5% cada año. “Es muy rápido”, señalaba Sánchez-Bayo, uno de los investigadores. “Es evidente que estamos presenciando el mayor evento de extinción (de insectos) en la Tierra desde el Cretácico“.

¿El fin de los insectos?

Alex Guillaume 434982 Unsplash

El estado de la biodiversidad de los insectos está en un estado “terrible”. “El ritmo de extinciones modernas de los insectos supera al de los vertebrados por un amplio margen”, afirman los autores. Según sus estimaciones, más del 41% de todas las especies de insectos han visto una disminución de su población en la última década y hasta un 40% de todas ellas pueden estar en peligro en muy pocos años.

Screen Shot 2019 02 11 At 10 22 56 Am

Especialmente, abejas, mariposas, polillas, escarabajos peloteros y grillos. El 53% de los lepidópteros (el orden donde están las mariposas y las polillas) el 50% de los ortópteros (saltamontes, grillos, etc…) o el 40% de las abejas ha visto un descenso de su población. A eso debemos sumar que la mayoría de las especies de escarabajo pelotero están en un estado de vulnerabilidad considerable.

Aunque el riesgo de extinción de las especies locales de insectos es ocho veces superior a las especies locales de vertebrados. Quizás el problema más grave es que, como escriben los autores, las pérdidas afectan a todos los insectos sin importar el tipo. “Esto sugiere que las causas de la disminución de insectos no están vinculadas a hábitats particulares, sino que afectan rasgos comunes compartidos entre todos los insectos”, escriben los autores del estudio

¿Qué está pasando?

Jared Subia 221921 Unsplash

Ya hace años que venimos hablando de un fenómeno que en Alemania estaba suponiendo la reducción del 75% de los insectos voladores del país en 30 años. Ahora los nuevos datos vienen a confirmar la tendencia.

Con algunas limitaciones, eso sí. Hemos de tener en cuenta que los datos del estudio son estimaciones. El motivo de esto es que, lamentablemente, no tenemos un registro demasiado preciso de las poblaciones de insectos del mundo. Además, los datos son (sobre todo) de Europa y América del Norte porque es donde se han desarrollado la mayoría de investigaciones de los últimos 40 años (y son los únicos lugares que permiten ver las tendencias).

Screen Shot 2019 02 11 At 10 51 45 Am

Sin embargo, pese a estas limitaciones, los autores han sido capaces de detectar cuatro grandes factores: la pérdida de hábitats como resultado del desarrollo humano, la deforestación y la agricultura; la contaminación(particularmente pesticidas y fertilizantes); los parásitos, patógenos y especies invasoras; y el cambio climático. Como veis esos cuatro factores se resumen en uno: nosotros.

Las consecuencias del fin de los insectos

Eric Ward 299684 Unsplash

Las repercusiones que esto tendrá para los ecosistemas del planeta son, como mínimo, catastróficas, ya que los insectos se encuentran en la base estructural y funcional de muchos de los ecosistemas del mundo desde su aparición al final del período Devónico, hace casi 400 millones de años”, escriben los autores. Y aunque parece algo alarmista, tienen buenos argumentos.

Aunque solo ahora empezamos a darnos cuenta, la Tierra es un complejo sistema biogeológico que ha ido construyéndose poco a poco y se fundamenta en equilibrios que, aunque bastante sólidos, pueden erosionarse con facilidad. La destrucción de esa base estructural y funcional nos encamina a tener que sustituir los sistemas de autorregulación medioambiental por otros mecanismos humanos de geo y bioingeniería que aún no hemos podido desarrollar.

Todo eso en un escenario de extrema incertidumbre: en realidad, no podemos saber cuáles serán esas “repercusiones catastróficas” de las que habla el estudio porque es un escenario totalmente nuevo y que está por investigar con detalle. Lo que sí parece claro es que, con estos datos encima de la mesa, o se afronta el problema a nivel internacional o estamos abocados a tratar de convertir la Tierra en un enorme invernadero. Si es que podemos hacerlo.

Fuente: xataka.com




Un 40% de especies de insectos se extinguirá en décadas

Abejas muertas. PIXABAY

La biodiversidad de los insectos está amenazada en todo el mundo, con tasas dramáticas de disminución que pueden llevar a la extinción del 40% de las especies de insectos en las próximas décadas.

Con este resultado, científicos de la Universidad de Sydneyrealizaron una revisión exhaustiva de 73 informes históricos de disminución de insectos en todo el mundo, con una evaluación sistemática de los factores subyacentes. En conjunto, el total de biomasa de insectos está declinando a un ritmo del 2,5 por ciento global.

En los ecosistemas terrestres, los taxones más afectados parecen ser los lepidópteros, los himenópteros y los escarabajos peloteros (coleópteros), mientras que cuatro taxones acuáticos principales (Odonata, Plecoptera, Trichoptera y Ephemeroptera) ya han perdido una proporción considerable de especies, según el estudio, publicado en Biological Conservation.

Los grupos de insectos afectados no solo incluyen especialistas que ocupan nichos ecológicos particulares, sino también muchas especies comunes y generalistas. Al mismo tiempo, la abundancia de un pequeño número de especies está aumentando; estas son todas especies adaptables, generalistas, que están ocupando los nichos vacantes dejados por los que están declinando. Insectos acuáticos, generalistas en hábitat y dieta, y especies tolerantes a los contaminantes están reemplazando las grandes pérdidas de biodiversidad en las aguas dentro de entornos agrícolas y urbanos.

Entre los principales impulsores de la disminución de especies, destacan la pérdida de hábitat y su conversión a agricultura intensiva y urbanización; la contaminación, principalmente por pesticidas sintéticos y fertilizantes; así como factores biológicos, incluyendo patógenos y especies introducidas; y, finalmente, el cambio climático. El último factor es particularmente importante en las regiones tropicales, pero solo afecta a una minoría de especies en climas más fríos y en zonas montañosas de zonas templadas.

Los autores del estudio estiman que se necesita urgentemente un replanteamiento de las prácticas agrícolas actuales, en particular una reducción seria en el uso de pesticidas y su sustitución por prácticas más sostenibles y basadas en la ecología, para retardar o revertir las tendencias actuales, permitir la recuperación de poblaciones de insectos en declive y salvaguardar los servicios ecosistémicos vitales que ellos proveen. Además, se deben aplicar tecnologías de remediación eficaces a las aguas limpias y contaminadas, tanto en entornos agrícolas como urbanos.

Fuente: elindependiente.com




Descubierto un dinosaurio que se defendía con espinas gigantes en el cuello

Un grupo de Bajadasaurus a la vera de un río, ilustrados por Jorge A. González. CONICET / VÍDEO: REUTERS-QUALITY 

El ‘Bajadasaurus pronuspinax’, hallado en el norte de la Patagonia argentina, era herbívoro y medía unos nueve metros

En la provincia argentina de Neuquén, en el norte de la Patagonia, vivieron al menos 35 especies de dinosaurios. El último en descubrirse ha sido el Bajadasaurus pronuspinax, un gigante herbívoro, de unos nueve metros de longitud, con enormes espinas en el cuello y la espalda, según el hallazgo publicado este lunes en la revista científica Scientific Reports.

De la familia de los dicreosáuridos, distinguida por las espinas que tienen como continuación de sus vértebras, el Bajadasaurus pronuspinax fue un cuadrúpedo que pasaba gran parte del tiempo alimentándose de plantas del suelo mientras las cuencas de sus ojos, cercanas al techo del cráneo, le permitían controlar lo que sucedía en su entorno. Su nombre encierra una doble alusión: por un lado, a la localidad en la que fue hallado en 2013, Bajada Colorada; por otro, a las largas espinas inclinadas hacia delante que lo caracterizan.

“Creemos que las largas y puntiagudas espinas en el cuello y la espalda debían servir para disuadir a posibles predadores. Pero las espinas debieron de estar protegidas por un estuche córneo de queratina, similiar al de los cuernos de muchos mamíferos, como cabras, antílopes, que tienen un corazón de hueso recubierto de queratina”, dice el paleontólogo Pablo Gallina, investigador adjunto del Consejo Nacional de Investigacioones Científicas y Técnicas (Conicet) de Argentina y primer autor del trabajo científico. De no haber estado protegidas, se hubiesen partido al primer golpe.

Otras hipótesis menos probables son que las espinas hubiesen formaran parte de una especie de radiador para regular la temperatura corporal, que conformasen una cresta de exhibición que los dotase de mayor atractivo sexual o que ayudasen a sostener jorobas carnosas para almacenar reservas.

Bajadasaurus pronuspinax
Maqueta de ‘Bajadasaurus Pronuspinax’ exhibida en el Centro Cultural de la Ciencia. EFE

“La importancia de este estudio radica, entre otras cosas, en que nos permite conocer un poco más de los dinosaurios que habitaron la zona de Patagonia Norte mucho antes del reinado que ejercieron durante el Cretácico superior grupos de dinosaurios como los saurópodos titanosaurios o los terópodos abelisaurios, sobre los que sabemos mucho más. Con este objetivo venimos explorando desde 2010 la zona de Bajada Colorada, donde encontramos rocas de 140 millones de años atrás”, subraya Gallina.

Los huesos de la nueva especie fueron descubiertos en 2013. Se recuperó el 80% del cráneo, el mejor preservado de un dinosaurio dicreosáurido en todo el mundo, las primeras vértebras del cuello y una de la parte media. De cada vértebra nace una espina bífida de unos 50 centímetros, a los que habría que añadir varios más del estuche córneo, puntualiza Juan Ignacio Canale, paleontólogo del Museo Ernesto Bachmann de Villa El Chocón. Mediante el estudio de los dientes y de la mandíbula, de 30 centímetros de longitud, los investigadores concluyeron que este dinosaurio pasaba muchas horas arrancando pequeñas plantas. Helechos, equisetos y coníferas en forma de arbusto habrían formado parte de la dieta del Bajadasaurus pronuspinax.

En ese momento, la Patagonia argentina era muy distinta de lo que es hoy. Aún no existía la cordillera de los Andes y el clima era mucho más cálido. “Era un ambiente fluvial, con vegetación adaptada a grandes temperaturas y también a épocas de sequía”, describe Gallina. La zona del hallazgo parece haber sido el recodo de un río en el que se acumularon esqueletos de animales “muertos y arrastrados por el agua”, agrega Canale.

Al no encontrarse restos fósiles de las extremidades inferiores, no es posible determinar el peso aproximado de este dicreosáurido, el cuarto de esta familia encontrado en Argentina. Sus parientes más cercanos son el Amargasaurus cazaui, una especie que vivió en la zona unos 15 millones de años después que el Bajadasaurus, y el Pilmatueia, que habitó en el Cretácico inferior.

El Bajadasaurus se suma a las más de 200 especies de dinosaurios halladas hasta el momento en Argentina. Aunque los hallazgos están repartidos en gran parte del país, la provincia de Neuquén concentra el mayor número, por lo que la región es conocida como el Parque Jurásico del hemisferio sur.

Fuente: elpais.com




El pingüino emperador, amenazado por el cambio climático

Pinguino emperador

Esta es la conclusión a la que ha llegado un equipo de investigadores coordinados por la bióloga Stephanie Jenouvrier, de la Institución Oceanográfica Woods Hole, en EE. UU., que ha plasmado las conclusiones de su estudio sobre el futuro de esta especie en la revista Nature Climate Change.

Según destacan estos expertos, el sustento de los pingüinos emperador depende extraordinariamente del estado del hielo marino. La importante merma en las concentraciones del mismo prevista para dentro de unas décadas reducirá el tamaño de dos de cada tres colonias a menos de la mitad.

 

“Si el hielo marino desaparece al ritmo que ha anticipado el Panel Intergubernamental del Cambio Climático nos encontraremos con este escenario”, indica Jenouvrier. “Ninguna de las colonias, ni siquiera las que se encuentran más al sur, en el mar de Ross, será un refugio seguro para estas aves a finales del siglo XXI”.

Este ensayo forma parte de una investigación a largo plazo que tiene como objeto el estudio de estos pingüinos, especialmente los de Tierra Adelia, en el este del continente helado. “No es fácil averiguar el papel que juega el hielo marino en este proceso”, destaca Jenouvrier.

 

“Si hay demasiado, los progenitores deben desplazarse largas distancias para conseguir el sustento y llevarlo de vuelta para alimentar a las crías. Si es muy poco, el hábitat del krill, del que se nutren en gran medida estos animales, se ve reducido”.

 

El estudio ha tenido en cuenta ambos fenómenos y ha puesto de manifiesto que si bien algunas colonias podrían experimentar un mejoría durante algunos años, solo un importante cambio podría evitar la reducción de las poblaciones.

Fuente: muyinteresante.es




Las escamas de 14.000 pangolines en el puerto de Hong Kong: así es como la superstición está consumiéndolos hasta la extinción

Las escamas de 14.000 pangolines en el puerto de Hong Kong: así es como la superstición está consumiéndolos hasta la extinción

Pese a que el tráfico de escamas de pangolín se prohibió en 2016, en China el consumo de este mamífero sigue creciendo debido (en parte) al impulso de la Medicina Tradicional China que se está auspiciando desde Pekín.

¿Qué hacen más de ocho toneladas las escamas de pangolín en el puerto de Hong-Kong? Iban camino de su mercado principal: China y Vietnam donde la medicina tradicional las usa para curar enfermedades como el asma, el cáncer y todo tipo de problemas reproductivos. Los fetos, además, tienen fama aumentar la viralidad.

¿Cómo los han encontrado? No es un fenómeno aislado (14 toneladas incautadas en 2016, ocho en 2017 y 17 en 2018 en el puerto de Hong Kong) por lo que los controles son habituales. El cargamento mixto con ocho toneladas de escamas no lo era: es el cargamento más grande que se ha interceptado hasta la fecha.

Hablamos del mamífero salvaje con el que más se trafica del mundo

Según parece, las escamas de pangolín son fáciles de ocultar porque, a diferencia de otros animales, se extraen y se congelan de tal forma que no es sencillo diferenciarlas del pescado congelado o de otros productos como serpientes e insectos que también se consumen en el sudeste asiático.

Un animar consumido hasta la extinción. Según la International Union for Conservation of Nature, se trata del animal salvaje con el que más se trafica del mundo. Se estima que solo en China, entre 2011 y 2013, se sacrificaron más de 200.000 de estos animales.

Tras llevar los pangolines chinos hasta casi la extinción, la voracidad del gigante asiático fijó su mirada en África donde en los últimos años la caza furtiva, el procesamiento y el tráfico de estas escamas ha explotado.

Pero, ¿esto es legal? De ninguna manera. En 2016, ante el boom de incautaciones de ese año, se prohibió su tráfico bajo la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres y las autoridades chinas reforzaron los controles: sin embargo, las escamas de pangolín siguen llegando a China a cantidades industriales.

¿Qué pasa en China? Cito textualmente: “La medicina tradicional china es una gema del patrimonio científico nacional y, por ello, las terapias alternativas contarán con el mismo apoyo gubernamental que la medicina occidental”. Es Xi Jinping, el presidente de la República Popular de China. Es decir, que mientras las autoridades chinas dicen tomar medidas para frenar el tráfico del pangolín, el Estado dedica enormes cantidades de recursos a promocionar la medicina tradicional china en una estrategia destinada a reducir una factura sanitaria cada vez más abultada y a reforzar el relato institucional de “la vía China a la modernidad”.

Una vía que, por lo visto, es incompatible con el pangolín.

Fuente: xataka.com




Las últimas poblaciones de ballena azul antártica

ballena

.

Ahora, un equipo de investigadores de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad Flinders, en Australia, ha averiguado que los especímenes supervivientes se han agrupado en solo tres poblaciones. Un estudio genético de las mismas les ha permitido concluir que aunque todas estas ballenas se alimentan en las mismas zonas, se desplazan a distintos océanos para reproducirse.

En el estudio, publicado en  la revista Scientific Reports, estos científicos sugieren seguir sus movimientos por satélite para determinar cómo se organizan estos grupos, qué rutas migratorias siguen y dónde se aparean. De este modo, señalan, será posible conocer con mayor precisión su número e idear estrategias de conservación que garanticen su supervivencia.

Fuente: muyinteresante.es