El calentamiento global pone en peligro las cuevas de hielo perpetuo de los Picos de Europa

Interior de la cueva helada de Peña Castil en los Picos de Europa / Ricardo Soto.

Peña Castil, uno de estos neveros perennes en el macizo montañoso, se ha quedado sin nieve este año, alerta un geógrafo tras una visita reciente.


La nieve hace de manto protector para el hielo fósil que se acumula desde al menos hace 500 años: un registro climático exclusivo de alto valor científico
“La temperatura en alta montaña ha subido 1,2º “en un siglo y el balance de hielo “ha sido negativo en los últimos 20 años”, explica el doctor en Geología González Trueba

El 80% de España, en riesgo de convertirse en desierto este siglo por el cambio climático
Las cuevas de hielo de los Picos de Europa se están fundiendo. Las cavidades heladas del macizo montañoso sufren una reducción manifiesta de sus masas de agua sólida y todo apunta a que el cambio climático está detrás de esta pérdida.

El aviso más reciente ha llegado desde Peña Castil, un de los ejemplos de estas cavidades con nieve imperecedera que se abre a 2.444 metros en el Macizo Central de Picos de Europa, muy cerca del Naranjo de Bulnes. Ricardo Soto, geólogo y responsable de la Escuela Asturiana de Piragüismo, se percató en una visita reciente de que no había nieve.

El paraje ha tenido una temperatura sostenida bajo cero lo que permite que se acumule hielo durante todo el año ya que la nieve perpetua ha hecho las veces de manto protector. “El caso es que el agua derretida se arrastra hacia el interior de la cueva y eso afectará al hielo fósil”, analiza Soto para eldiario.es tras su hallazgo.

El doctor en Geografía por la Universidad de Cantabria, Juan José González Trueba, explica sobre Peña Castil que “cabe la posibilidad de que se funda el hielo si sigue el ritmo actual de calentamiento, lo que supondría una pérdida importante de un patrimonio helado sin precedentes”.

El geógrafo evita ser alarmista: “Es necesario tener un registro más amplio en el tiempo para ver la evolución de los cambios”, pero, al mismo tiempo, explica que, en el último siglo, “la temperatura en alta montaña ha subido 1,2º fruto de un cambio global y el balance de masa de hielo estudiado ha sido negativo en los últimos 20 años”. Todo apunta a que es fruto de un calentamiento global y “lo que se funde y se pierde no se va a retroalimentar”.

Riqueza única

El hielo de las cuevas de Picos de Europa no son solo un síntoma del calentamiento planetario. Sus grandes volúmenes helados se acumulan en más de medio centenar de puntos en la cordillera cantábrica. Estos bloques de hielo perenne conforman una riqueza única en el patrimonio de estas montañas y podrían estar en una situación irreversible de peligro.

Las cuevas de hielo son excepcionales a nivel mundial. Constituyen un elemento muy singular porque su estudio científico proporciona información muy valiosa sobre climas pasados. El investigador de la Universidad de Valladolid, Manuel Gómez Lende, halló tras cinco años de exploraciones que en su interior se albergan capas heladas generadas durante la Pequeña Edad de Hielo (1300-1850), o incluso más antiguas. Ese hielo fósil es un indicador ambiental cuya dinámica ayuda a comprender el comportamiento climático pasado, actual y su respuesta ante el calentamiento global.

Gómez Lende dejó escrito en su estudio de 2015 que “la lucha contra el reloj frente a una inminente y definitiva pérdida de tan exclusivos registros climáticos es inevitable”. En algunos estudios el estrato superior del hielo data de hasta 500 años pero se desconoce hasta donde llega en sus partes más profundas.

Cavidades heladas como Peña Castil se han convertido en un atractivo turístico añadido a un espacio natural protegido muy visitado como son los Picos de Europa. Los científicos piden que “sin privar de nada a nadie”, conviene racionalizar el uso recreativo. Y añaden que “Picos de Europa es un medio muy frágil y sensible” y tan importante es preservar y estudiar las cavidades, como ver el impacto que la ingente proliferación de carreras de alta competición o la masiva afluencia de turistas está teniendo en todo el Parque.

Fuente: eldiario.es




Solo nos quedan tres años para salvar el planeta

Según una carta abierta escrita por la ex jefa de la ONU para el cambio climático y otros cinco destacados científicos y diplomáticos.

Lo comunica el Fórum Económico Mundial, también llamado Foro de Davos, un organismo independiente con sede en Ginebra del que forman parte los principales líderes empresariales, políticos e intelectuales, a los que nadie tildaría jamás de ecologistas extremos.

Se trata de una carta publicada recientemente en la revista Nature que suscriben seis destacados científicos y diplomáticos, entre los que destaca Christiana Figueres, antropóloga y economista costarricense que ejerce como secretaria de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. En ella se alerta de forma contundente acerca del corto plazo de tiempo que nos queda si realmente queremos revertir los nefastos efectos del cambio climático: concretamente, tres años.

El requisito indispensable para detener sus peores efectos es el ya largamente apuntado por la comunidad científica internacional, y consensuado por (casi) todos en la cumbre de París de 2015: es necesario reducir drásticamente las emisiones de CO2 para el 2020 para lograr que el aumento de la temperatura media del planeta no exceda de los 1,5ºC, máximo 2ºC, en comparación con la que había en la era preindustrial, antes de iniciarse el siglo XX.

La cuestión requiere premura, pues este año las temperaturas han alcanzado cotas jamás registradas en numerosos puntos del planeta: es el tercer año consecutivo en el que se alcanzan patrones que no se registraban desde hace 115.000 años, cuando imperaba una era interglacial y el mar estaba a niveles de entre 6 y 9 metros superiores a los de la actualidad.

Aunque la gravedad de la situación es incuestionable, las reacciones de los gobiernos no están a la altura de las circunstancias y el posicionamiento del común de los ciudadanos, tampoco. Y eso que la cuestión atañe a toda la sociedad humana: aunque en algunos lugares los efectos se estén dejando notar de forma mucho más evidente que en otros, en el planeta Tierra los sistemas naturales están interconectados de forma mucho más sutil de lo que imaginamos, tal y como ya resumió el meteorólogo y padre de la teoría del caos, Edward Lorenz, en la década de los sesenta: “el aleteo de una mariposa en Brasil puede producir un tornado en Texas”. ¿Se imaginan lo que puede incidir el aumento de varios grados centígrados de temperatura en el clima global? Un desbarajuste de dimensiones impredecibles.
Más calor, menos vida

Hoy, los efectos constatados del cambio climático son muchísimos: cambian los patrones climáticos, se funden los polos, los ecosistemas terrestres y marinos sufren estrés, determinadas enfermedades expanden su área de influencia, los eventos extremos aumentan (ciclones, huracanes, fuegos, sequías, inundaciones…), se incrementa el nivel del mar… y, por el camino, millones de personas y especies de todo tipo ven extraordinariamente limitadas sus oportunidades de sobrevivir.

Hans Otto-Poertner, investigador del instituto alemán Alfred-Wagener de Investigación Marina y Polar y miembro del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés), explica que ese calentamiento global, además de detonar o potenciar catástrofes ambientales, cambia los límites térmicos de los organismos, también los del ser humano:

“El aumento de la temperatura media limita la capacidad de trabajar al aire libre. A partir de los 40ºC la fatiga afecta al cuerpo en su totalidad. En muchos lugares ese aumento redunda en la salud de la población y tiene impactos muy negativos en la productividad de los trabajadores”, afirma. Muchas comunidades vegetales no resisten ese incremento de la temperatura, como tampoco la ganadería.

“Si no detenemos el aumento de la temperatura media del planeta, algunas áreas de la Tierra se volverán inhabitables, tanto para los humanos como para la mayor parte de mamíferos”, señala este ecofisiólogo.
Ciencia, economía y buen humor

Si no se toman las medidas necesarias, afirman los autores de la misiva, las oportunidades para que la humanidad prospere se verán gravemente reducidas. Para ellos, son tres las vías que pueden facilitar que nuestros gestores y también cada uno de nosotros nos pongamos de una vez manos a la obra.

La primera, tomar decisiones en base al conocimiento científico, promover la divulgación ambiental en todos los campos, y exigir que nuestros políticos defiendan la ciencia. La número dos, dejar claro que la economía libre de fósiles ya es un negocio rentable.Y la tercera, fomentar el optimismo: en este tema no hay retos imposibles, todo es cuestión de actitud. Es crucial que las historias de éxito sean compartidas: eso anima a la comunidad a ponerse al tajo. Y aunque ya lo sabemos no nos cansaremos de repetirlo: no hay nada más poderoso que un colectivo tomando la misma acción individual.

Seis objetivos clave según los investigadores

1. Energía

Conseguir que en 2050 al menos el 30% del consumo de electricidad provenga de energía renovable, frente al 23,7% contabilizado en el año 2015. No hay plantas de energía a carbón aprobadas más allá de 2020, y todas las existentes están siendo retiradas.

2. Infraestructura

Desarrollar los planes orientados a descarbonizar totalmente los edificios e infraestructuras para 2050, lo que requiere una financiación de 300.000 millones de dólares anuales. Cada año, de media, las ciudades avanzan un 3% anual en ese sentido.

3. Transporte

Asegurarse de que el 15% de todos los vehículos nuevos sean eléctricos, aumentar en un 20% la eficiencia de los combustibles vehículos pesados y disminuir en otro 20% las emisiones por km en el sector de la aviación

4. Uso de la tierra

Reducir la deforestación y sus emisiones asociadas, hoy el 12% del total mundial, a cero en la próxima década. Convertir la masa forestal en un sumidero de carbono activo en 2030.

5. Industria

Poner en marcha un plan para reducir a la mitad las emisiones antes de 2050. Las industrias intensivas en carbono, como las basadas en el hierro y el acero, en el cemento, en productos químicos y en petróleo y gas, emiten actualmente más de una quinta parte del CO2 del mundo.

6. Finanzas

El sector financiero está reconsiderando la forma en que despliega su capital y está movilizando ya un billón de dólares anuales para combatir el cambio climático. Los gobiernos, los bancos privados y organismos como el Banco Mundial deberán emitir muchos más “bonos verdes” para financiar y alentar los esfuerzos de mitigación del cambio climático.
El poder de cada decisión individual

El investigador Seth Wynes de la Universidad de Lund, en Suecia, y la estadounidense Kimberly A. Nicholas de la Universidad de la Columbia Británica, en Canadá, han realizado un estudio conjunto que pone en evidencia que las medidas que más impacto tienen para combatir el cambio climático no son las que pregonan la mayoría de gobiernos.

Según sus resultados, las acciones más efectivas para evitar el indeseado aumento de las temperaturas medias más allá de los 2ºC son las que conllevan que cada uno de nosotros consiga una reducción de emisiones de CO2 que nos mantenga por debajo de las 2.1 toneladas equivalentes de CO2 anuales.

Eso sin duda representa una reducción muy considerable: cabe resaltar que, a día de hoy, un ciudadano europeo produce de media unas 6.7 toneladas de CO2 cada año, frente a las 16.4 un estadounidense o 13.5 de un canadiense.

Los investigadores han identificado una docena de acciones. Las anuales han sido ordenadas de acuerdo a su impacto real en la mitigación del calentamiento global. ¿Las más relevantes? En este orden: tener menos de un hijo, consumir energía renovable, vivir sin coche, evitar viajar en avión y tener una dieta basada en vegetales.

Fuente: elpais.com




Así se infiltran en las negociaciones climáticas las empresas de los combustibles fósiles para proteger sus intereses

La gobernadora de Oregón, en un acto durante la Cumbre del Clima (COP23) de Bonn EFE

La patronal del carbón, empresas petroleras y energéticas o sus antiguos ejecutivos se colocan en los foros de decisión donde se moldean las políticas para luchar contra el cambio climático.

Esto hace que “la mayoría de fondos para energías limpias van a empresas o que se adopten las visiones de grandes corporaciones a la hora de regular los cortes de emisiones”, según Corporate Accountability

Viejas disputas frenan las negociaciones de cambio climático en Bonn

Las cumbres del clima, como la que se cierra este viernes en Bonn, son un momento de ebullición en la creación de políticas y compromisos para luchar contra el cambio climático. Las negociaciones a innumerables bandas y la multitud de foros y comités de decisión son un campo abonado para influir en las tomas de decisiones. Una reciente revisión sobre cómo se infiltran las empresas con intereses en los combustibles fósiles en las negociaciones que desarrollan el Acuerdo de París ilustra la acción de lobby que funciona a pleno rendimiento: la patronal mundial del carbón incrustada en comités técnicos, negociadores de países con vinculaciones directas con empresas petrolíferas o grandes corporaciones moldeando las políticas, según el informe elaborado por Corporate Accountability.

Entre las infiltraciones de los que algunos llaman “grandes contaminadores”, esta ONG destaca, por ejemplo, cómo uno de los miembros del foro que debe desarrollar y favorecer que las tecnologías limpias vayan desde los países desarrollados a los empobrecidos –llamado Climate Technology Network (CTN)– es la Organización Mundial de Carbón cuyo cometido reconocido es “demostrar y ganar aceptación sobre el papel que juega el carbón para conseguir un futuro sostenible bajo en carbono”. Pero es que la ONU considera que el 80% de las reservas mundiales de este mineral deben quedar enterradas si se pretende limitar el calentamiento de la Tierra a 1,5ºC.

Corporate Accountability subraya que en el consejo del CTN han participado ejecutivos de empresas como Shell o EDF “incrustándose en los procesos oficiales sobre tecnología de la Convención de la Naciones Unidas para el Cambio Climático”.

“Hay que estar siempre atento”, explica el eurodiputado de Equo, Florent Marcellesi, desde la ciudad alemana. Marcellesi, que forma parte de la delegación de Los Verdes, no duda de que “hay una presión enorme para que las grandes empresas tengan más poder”.
Propuestas deslizadas

Sin ir más lejos, este grupo de diputados ha salido al corte ante una propuesta de Ucrania para dar más peso a la “colaboración público-privada” a la hora de buscar soluciones tecnológicas. No es preciso que sean grandes declaraciones. Basta con deslizar una frase como “mejorar la participación pública y privada en la implementación de los NCD” [compromisos de reducción de emisiones] como fue la proposición ucraniana, según el documento presentado que ha visto eldiario.es para producir el cambio.

“Fuimos a ver a la negociadora jefa de la Unión Europea para hacer presión tras la alerta de las ONG en ese sentido”, relata Marcellesi. Parece que, en esta ocasión, funcionó ya que, según la responsable de Energía y Cambio Climático de Greenpeace, Tatiana Nuño, “cuando se han recogido las propuestas finales para desarrollar los artículos esta ya no estaba allí”, dice desde Bonn.

Para ilustrar las múltiples vías en las que se intenta moldear las políticas climáticas, el informe ha rastreado el caso de un negociador enviado por Panamá a Alemania en su delegación oficial “que tiene lazos estrechos con la Asociación Internacional de Comercio de Emisiones (IETA)”. IETA es una organización comercial creada por BP, Río Tinto o Mitsubishi tras el protocolo de Kioto con la idea de promover soluciones de mercado orientadas a “conseguir los objetivos climáticos con un mínimo daño económico”, según su propia definición. De esta manera, representando a una delegación estatal, este negociador “tiene acceso a las negociaciones entre gobiernos a puerta cerrada” donde se toman las decisiones definitivas, explica el documento.

Los patrocinios

En la famosa cumbre de París en 2015, fue muy criticado que, entre los principales patrocinadores, estuviera la empresa pública energética gala EDF. Para el encuentro en Alemania, el malestar de los grupos ambientalistas no ha disminuido.

Javier Andaluz, responsable de Cambio Climático en Ecologistas en Acción y veterano de varias COP, señala que “el patrocinio de una energética como Iberdrola supone un enorme problema para la lucha climática porque hace que muchos consumidores concienciados entiendan que es una empresa cuya electricidad es mayoritariamente verde”. Para Corporate Accountability es peor: “Abre las puertas para que los grandes contaminadores extiendan su influencia en la política climática”.
el calentamiento global se escapa ya del control humano, según un estudio

el calentamiento global se escapa ya del control humano, según un estudio EFE

Y luego están los países cuya postura dentro de la convención no es especialmente beligerante a la hora de romper la dependencia de los combustibles fósiles (y sus emisiones de gases de efecto invernadero). Basta con que el color de un gobierno vire. Así, EEUU ha aprovechado la cumbre de Bonn para organizar un foro público en el que los intervinientes han sido ejecutivos de Peabody (la mayor empresa de carbón del mundo) y NuScale Power (una empresa dedicada a desarrollar reactores nucleares).

“Sólo el hecho de que se haya presentado una iniciativa como la ucraniana demuestra que las empresas de los combustibles fósiles, no solo participan sino que influyen en la agenda, los contenidos y las negociaciones”, dicen a eldiario.es la delegación de eurodiputado de Podemos en la COP23. “Yo mismo he visto como la red de distribuidoras de gas ENTSO-G presentaba enmiendas y se les daba voz en reuniones para negociar las directivas de seguridad de suministro”, asegura el diputado Xavier Benito.

Influencia que se traduce luego en acciones concretas como que “la mayoría de fondos para desarrollar energías limpias en los países del Sur acaben en empresas privadas, que países como EEUU o Canadá haya adoptado la visión de las corporaciones agrícolas para que no se regule contra las emisiones de CO2 de su sector y que las soluciones basadas en los mecanismos de mercado se hayan convertido en un dogma en la Convención para el Cambio Climático”, especifica el informe de Corporate Accountability.

La revista Nature analizaba un poco antes de comenzar la COP23 que, en un momento como este, “que nada vaya mal” se consideraría “un éxito”. Sin embargo, Javier Andaluz entiende que esa visión no sirve: “Hay una falta de acuerdo en lo concreto que está dilatando la acción climática y pone en riesgo el aumento de ambición que debería producirse antes de 2020”. Un aumento de ambición en cuanto a recortes de emisiones que es obligatorio si, de verdad, se pretende limitar el calentamiento y el cambio climático, según ha advertido hace poco el propio programa de la ONU para el Medio Ambiente.

Mariano Rajoy se olvida de la cumbre del clima

Estuvo el presidente francés, Emmanuel Macron. Y la cancillera alemana, Angela Merkel. No el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy que con una agenda oficial sin mayores compromisos solo fue visto en la sesión de control parlamentario. Macron y Merkel aparecieron este miércoles al inicio de las jornadas políticas de alto nivel en la cumbre sobre el cambio climático organizada por Fiyi aunque con sede en la ciudad germana de Bonn. Ambos se han erigido en las figuras políticas más relevantes después de que la adminitración estadounidense cambiara su rumbo del liderazgo de Barack Obama al ninguneo de Donald Trump.

La máxima autoridad de la delegación española en esta ocasión ha sido la ministra de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina. Mariano Rajoy sí acudió a la cumbre de París y se pasó por Marrakech en 2016. La cumbre desarrollada por el pequeño estado isleño de Fiyi (en peligro de muerte ante la subida del nivel del mar asociado al cambio climático) no ha congregado tanto interés: han acudido 25 jefes de Estado y Gobierno, según la ONU. Rajoy no ha entendido que fuera una oportunidad para colocarse al frente de este compromiso planetario, cosa que parece que sí han apreciado sus colegas francés y alemana.

Fuente: eldiario.es




Un estudio demuestra que hay restos de plástico en el agua corriente en países de todo el mundo

Tras revelar que un 83% de las muestras tenía contaminación, los análisis demostraron que miles de millones de personas en todo el mundo beben agua contaminada por partículas de plástico.

Tras hallarse contaminación por microplásticos en el agua corriente de países de todo el mundo, los científicos piden una investigación urgente que determine sus consecuencias para la salud.

Llevada a cabo por la organización Orb Media, que compartió los resultados con el periódico the Guardian, la investigación partió de muestras de agua corriente tomadas en más de una decena de países para su análisis científico. En el 83% había contaminación por fibras de plástico.

EEUU lideraba el índice de contaminación con un 94% de muestras contaminadas: las fibras de plástico aparecieron en el agua corriente del Capitolio, de la oficina central de la Agencia de Protección Ambiental de EEUU y de la Torre Trump en Nueva York. Después de Estados Unidos, Líbano y la India tenían los índices más altos.

Los países europeos, entre ellos el Reino Unido, Alemania y Francia, tenían los índices de contaminación más bajos: aún así, llegaban al 72%. El valor promedio de fibras en cada muestra de 500 ml de agua corriente fue de 4,8 en EEUU a 1,9 en Europa.

Los nuevos análisis ponen de relieve el alcance omnipresente de la contaminación por microplásticos en el medioambiente. Estudios anteriores se han centrado principalmente en la contaminación de los plásticos en los océanos, por el que se presume que la gente ingiere microplásticos a través de los mariscos contaminados.

Microplásticos recogidos en aguas del Mediterráneo. /GP

” Gracias a las observaciones que hemos hecho sobre la vida silvestre y sobre el impacto que el plástico produce allí, tenemos suficientes datos como para estar preocupados”, afirma la doctora Sherri Mason, experta en microplásticos de la Universidad Estatal de Nueva York en Fredonia. “Si tiene un impacto en la vida silvestre, ¿cómo es que pensamos que no nos va a afectar a nosotros?”, añade Mason, a cargo de supervisar los análisis de Orb Media.

Otro pequeño estudio, llevado a cabo en Irlanda y publicado en junio, también reveló contaminación por microplásticos en un puñado de muestras de agua del grifo y pozos de agua. “No sabemos cuál es el impacto en la salud y, por ese motivo, deberíamos seguir el principio de precaución y poner toda nuestra energía en esto ahora, inmediatamente, para que podamos saber cuáles son los verdaderos riesgos”, dijo la doctora Anne Marie Mahon, del Instituto de Tecnología Galway-Mayo, a cargo de esa investigación.

Pueden penetrar en las células

Según Mahon, hay dos grandes motivos de preocupación: las diminutas partículas de plástico y los químicos o patógenos que los microplásticos pueden albergar. “Si hay fibras, es posible que también haya nanopartículas que no podemos medir”, dijo. “Una vez que una fibra alcanza la escala del nanómetro, realmente puede penetrar una célula y eso quiere decir que puede penetrar órganos, y eso sería preocupante”. Los análisis de Orb encontraron partículas de un tamaño de más de 2,5 micrones, lo que equivale a un tamaño 2.500 veces mayor a un nanómetro.

De acuerdo con Mahon, los microplásticos pueden atraer a las bacterias en las aguas residuales: “Algunos estudios han demostrado que hay más patógenos dañinos en los microplásticos que salen de las instalaciones que depuran aguas residuales”.

También se sabe que los microplásticos contienen y absorben químicos tóxicos. Investigaciones hechas con animales silvestres demuestran que estos químicos se liberan en el cuerpo. El profesor Richard Thompson, de la Universidad de Plymouth (Reino Unido), le dijo a Orb: “Se hizo evidente de inmediato que el plástico liberaría esos químicos y que, en realidad, el entorno en los intestinos facilitaría esa rápida liberación”. Su investigación ha demostrado que los microplásticos se encuentran en una tercera parte de la producción pesquera del Reino Unido.

La escala de la contaminación global por microplásticos empieza a ser evidente, con varios estudios realizados en Alemania, donde se encontraron fibras y fragmentos en las 24 marcas de cerveza que se analizaron, así como en la miel y en el azúcar. En París, algunos investigadores descubrieron en el año 2015 microplásticos cayendo del aire. Según estimaron, cada año se depositaban entre tres y diez toneladas de fibras sobre la ciudad. También estaba en el aire dentro de los hogares.

Esta investigación llevó a Frank Kelly, profesor de salud ambiental en el King’s College de Londres, a decir durante una consulta del parlamento británico en 2016: “Si respiramos las partículas, es posible que estas puedan dejar químicos en las partes bajas de nuestros pulmones y tal vez hasta en nuestro sistema circulatorio”. Tras ver los datos de Orb, Kelly dijo a the Guardian que una investigación urgente era necesaria para determinar si la ingesta de partículas de plástico representa un riesgo para la salud.

Microesferas de plástico

La nueva investigación de Orb analizó 159 muestras y aplicó una técnica estándar para eliminar la contaminación de otras fuentes. Se llevó a cabo en la escuela de Salud Pública de la Universidad de Minnesota y las muestras llegaron de todas partes del mundo, incluyendo países como Uganda, Ecuador e Indonesia.

Todavía sigue siendo un misterio cómo llegan los microplásticos al agua potable, pero la atmósfera es uno de los orígenes más evidentes, por las fibras que se desprenden todos los días del uso y desgaste de telas y moquetas. Las secadoras de ropa son otro posible origen. Prácticamente en el 80% de los hogares de EEUU hay secadoras y, por lo general, su sistema de ventilación es al aire libre.

” Realmente creemos que los lagos [y otras masas de agua] pueden ser contaminados por una acumulación de factores atmosféricos”, explica Johnny Gasperi, de la Universidad Paris-Est Créteil, responsable de los estudios sobre el agua de París. “Lo que observamos en París tiende a demostrar que una gran cantidad de fibras se encuentran en las emisiones atmosféricas”.

Las fibras de plástico también pueden ser arrastradas hasta las corrientes de agua. Un estudio reciente reveló que cada ciclo de las lavadoras podía liberar hasta 700.000 fibras en el medioambiente. Las lluvias también podrían arrastrar los microplásticos que causan contaminación, lo que explicaría por qué los pozos de agua de los hogares de Indonesia estaban contaminados.

En Beirut, capital del Líbano, el suministro de agua proviene de manantiales naturales, pero en un 94% de las muestras había contaminación. “Esta investigación solo abarca un aspecto superficial, pero parece ser algo más grave”, dijo Hussam Hawwa, de la consultora ambiental Difaf, a cargo de recolectar las muestras para Orb.
Nada filtra al 100%

Según Mahon, los sistemas actuales de tratamiento de aguas estandarizados no filtran todos los microplásticos: “Realmente no hay ningún lugar del que se pueda decir que filtre el 100%. En lo que respecta a las fibras, el diámetro es de 10 micrones de ancho, y sería muy raro encontrar ese nivel de filtrado en nuestros sistemas de agua corriente”.

El agua embotellada podría no ser una alternativa al agua corriente. De acuerdo con los estudios de Orb, también estaban contaminadas algunas de las muestras de las marcas comerciales de agua embotellada analizadas en EEUU.

Cada año, se producen cerca de 300 millones de toneladas de plástico y, como solo se recicla o se incinera un 20% de esa cantidad, gran parte termina ensuciando el aire, la tierra y el mar. Según un informe publicado en julio, desde 1950 se produjeron 8.300 millones de toneladas de plástico. Los investigadores advierten de que los residuos plásticos se han vuelto omnipresentes en el medioambiente.

“E stamos ahogando cada vez más a los ecosistemas con el plástico y me preocupa mucho que pueda haber todo tipo de consecuencias indeseadas y adversas de las que nos enteraremos demasiado tarde”, dijo el profesor que encabezó el estudio, Roland Geyer, de la Universidad de California y Santa Barbara.

Según Mahon, los nuevos análisis del agua corriente representan un alerta, pero se necesita más trabajo para repetir los resultados, encontrar las fuentes de contaminación y evaluar su posible impacto sobre la salud.

Los plásticos son muy útiles, asegura Mahon, pero el manejo de los residuos debe mejorar radicalmente: “En nuestra vida cotidiana necesitamos el plástico, pero somos nosotros los que provocamos un daño al desecharlos de una manera muy poco cuidadosa”.

Fuente: eldiario.es




La gran mentira de la industria maderera que explota los bosques del Ártico

Cada vez hay menos bosques viejos. La actividad de la industria del papel ha puesto en riesgo la riqueza ecológica de esta zona, en un problema similar al de las selvas amazónicas.

El Gran Bosque del Norte es uno de los pulmones de la Tierra. Impresiona verlo desde el espacio: es la gran corona verde que rodea toda la región ártica, cubriendo grandes extensiones de Rusia, Canadá, Estados Unidos, Suecia y Finlandia. Supone un tercio de la superficie forestal del planeta y almacena más CO2, incluso, que todas las selvas tropicales juntas. Sin embargo, la creciente destrucción de su biodiversidad preocupa cada vez más a las organizaciones ecologistas, que acusan a la industria maderera de estar destrozando algunos de los últimos bosques vírgenes de la zona.

Es un asunto poco conocido. Se habla mucho de la deforestación del Amazonas, por ejemplo, pero casi nada de las contrapartidas que, desde hace décadas, conlleva la extensa explotación forestal en los bosques boreales. Una de las razones está en que las empresas que viven de ello suelen proclamar a los cuatro vientos su buena costumbre de plantar tres árboles por cada uno talado. Algo totalmente cierto, dicho sea de paso, pero que oculta el otro lado de la moneda.

En términos de marketing, los ecologistas lo definen como un ejemplo de ‘greenwashing’, es decir, un argumento con el que algunas empresas pretenden dar una imagen de sí mismas completamente verde y respetuosa con el medio ambiente cuando, en realidad, su actividad industrial no lo es tanto.

Pérdida de biodiversidad, no de bosques

El problema que se plantea, en todo caso, no es de deforestación, sino de menoscabo de la biodiversidad. Suecia, de hecho, “es a menudo citada como uno de los casos de reforestación más exitosos del mundo”, destaca a Teknautas Camilla Sandström, profesora de la Universidad de Umeå y autora de varias publicaciones sobre el modelo forestal sueco.

“Desde 1903, año en que fue aprobada la primera ley forestal, la extensión cubierta por bosques se ha ido incrementando ininterrumpidamente”, recuerda. Es más, “la explotación está por debajo del crecimiento anual de la superficie boscosa, algo que se explica porque todos los bosques talados son replantados con nuevos árboles” y “algunas tierras agrícolas, incluso, han sido transformadas en forestales”.

Vista del lodgepole, un tipo de árbol implantado en Escandinavia. (Wikimedia)

Para los ecologistas, no obstante, el quid de la cuestión está en que los árboles replantados suelen ser todos de una sola especie. En el caso de Escandinavia, se trata del lodgepole o pino contorta, un tipo de pino foráneo, originario de América, y que suele ser elegido por su rápido crecimiento. Esto hace que las nuevas superficies se parezcan más a grandes monocultivos o plantaciones arbóreas que a verdaderos bosques, con toda la variedad de plantas, arbustos, matorrales, musgos y animales que éstos suelen tener.

Aunque se reforeste tras la tala, en este proceso se pierde parte de la diversidad de especies

Lo que está ocurriendo en el norte, por lo tanto, no es todo de color de rosa. Tras la tala, se vuelven a plantar árboles, sí. Pero no se recompone toda la flora y toda la fauna, con la multiplicidad de especies y variedades que conformaban el ecosistema original. Es decir, se pierde una buena parte de “toda esa red interconectada de organismos que dependen de una continua y variada estructura de árboles de distintas edades y especies”, explica Dima Litvinov, activista de bosques de Greenpeace Nordic.

En su opinión, “talar por completo un bosque natural, preparar el suelo y plantar en él árboles de la misma edad y una única especie daña severamente la biodiversidad. Y esto no es una teoría, sino un hecho, observado, documentado y científicamente aceptado”.
Además, perturba el modo de vida de los samis

El de los bosques del Ártico es un problema menos visibilizado que el de la selva Amazónica. (Greenpeace)

“Árboles jóvenes, maduros, muertos, en varios estadios de descomposición o tocones naturales son la base de crecimiento de numerosos organismos, como insectos, líquenes y musgos”, esenciales, estos últimos, para la alimentación de los renos, por ejemplo, uno de los animales más típicos de la zona. E, indirectamente, también de vital importancia para los samis, los pueblos indígenas que habitan la zona, cuyas tradiciones y modo de subsistencia se basan, en gran medida, en el pastoreo de renos.

En su opinión, pues, más que preocuparse por el medio ambiente, las madereras tratan de sostener su propia economía, plantando árboles para poder talarlos luego y alimentar así su propia cadena industrial. Greenpeace, no obstante, no pide dejar de talar, sino “simplemente que se excluya de ello una proporción lo suficientemente elevada de bosques y que los métodos de tala empleados en los demás sean sostenibles”.

Talas indiscriminadas en los bosques vírgenes…

La tala de árboles ha aumentado en el Ártico. (Greenpeace)

Lo que está ocurriendo, sin embargo, es todo lo contrario. Los nuevos árboles replantados tardan largos años en crecer. Y como más del 60 por ciento de los bosques de Suecia tiene menos de 60 años y no es lo suficientemente maduro para volver a ser talado, las madereras necesitan explotar nuevas zonas.

En Suecia el 60% de los bosques tienen menos de 60%, por lo que la industria busca nuevas zonas

En su reciente informe titulado ‘Wiping away the Boreal’ (Eliminando el Boreal), Greenpeace denuncia que la presión del sector hace que se estén realizando talas indiscriminadas en algunos de los pocos bosques antiguos y hasta ahora intactos que quedan en Suecia y, en menor medida, Finlandia, con la consiguiente destrucción de hábitats de especies amenazadas.

No es la primera vez que Greenpeace destapa este asunto. El pasado mes de marzo ya publicó un primer informe, titulado ‘Eye on the taiga’ (Vigilando la taiga), en el que también denunciaba la explotación de bosques primarios en Rusia.

Convertidos en productos de usar y tirar

El humo se eleva sobre una factoría de papel en Vietnam. (Reuters)

En concreto, la organización ecologista acusa a la multinacional sueca Essity de comprar pasta de papel a proveedores que están talando bosques identificados por las autoridades suecas como de “alto valor para el mantenimiento ecológico”.

Que Essity sea precisamente el segundo productor mundial de papel higiénico y proveedor de conocidas marcas como Tempo, Lotus o Colhogar, no es un dato baladí y ha sido bien aprovechado por los ecologistas, que llaman la atención sobre el hecho de que bosques centenarios estén siendo deteriorados ni más ni menos que para producir efímeros productos de usar y tirar.

“Lo que hagas con tu papel higiénico es claramente asunto tuyo. Pero lo que Essity hace con estos bosques es asunto de todos”, afirma el provocador vídeo con el que Greenpeace está promocionando su campaña

En su página web, Essity detalla que la pasta de papel que utiliza ha superado todos los controles medioambientales. Sin embargo, Greenpeace señala que, precisamente, el problema está en que, a veces, estas certificaciones son demasiado laxas. En una constructiva respuesta a estas acusaciones, la multinacional sueca reitera su propósito de proteger la biodiversidad boreal, asegurando que da “la bienvenida a cualquier debate que tenga como objetivo mejorar ” los procesos de certificación.
Más leña al fuego

Vista aérea de una de las zonas afectadas. (Greenpeace)

Aun así, clarifica que las zonas que Greenpeace afirma que han sido clasificadas por las autoridades suecas como “paisajes forestales de alto valor” (‘high value forest landscapes’ o HVFL, por sus siglas en inglés) todavía no han sido incluidas en ninguna ley o regulación oficial. Lo cierto es que, en su informe, Greenpeace reconoce que la identificación de estos HVFL es un proceso todavía en curso, en base a lo cual puede concluirse que, en realidad, Essity no está incumpliendo la normativa vigente.

Las zonas forestales protegidas en la región solo alcanzan el 5% frente al 17% que estima la ONU

Sea como sea, la denuncia del caso está añadiendo leña al debate para lograr que la Agencia para la Protección Medioambiental sueca incremente de manera considerable las zonas oficialmente protegidas. En estos momentos, éstas solo abarcan alrededor del 5% del total de bosques, lejos del 17% que estipula la convención sobre biodiversidad de las Naciones Unidas.

Es algo que también agradaría a expertos como Sandström, quien asegura que Greenpeace “está en lo cierto cuando dice que cada vez hay menos bosques antiguos”, y admite que en su país “todavía queda mucho por hacer” en defensa de la biodiversidad.

Fuente: elconfidencial.com




Las tecnologías que pueden salvar el medio ambiente

Vivimos en una época crítica, tanto para la humanidad como para el conjunto del planeta. La necesidad de cuidar el medio ambiente, y buscar fórmulas más sostenibles para interaccionar con el entorno, se puso de manifiesto en la conferencia COP21 sobre cambio climático.

La reunión celebrada en diciembre de 2015 en París constató la importancia de luchar contra el calentamiento global, un esfuerzo en el que la tecnología y la denominada economía circular jugarán un papel clave.

Glaciar de Balmaceda, en Chile, en retroceso por el aumento de la temperatura terrestre.. Fuente: Wikimedia

Además de mejorar la eficiencia de los procesos de producción lineales, la economía circular debería servirnos para reutilizar aquellos elementos que se han considerado tradicionalmente desechos. Esta estrategia de desarrollo sostenible pretende producir bienes y servicios al mismo tiempo que se reduce el consumo y el desperdicio de materias primas, agua o energía. Una de sus vertientes es la bioeconomía, en la que se emplean organismos vivos o partes de los mismos para ayudar al medio ambiente, y que puede contribuir a nuestro crecimiento. Según cálculos de la Unión Europea, cada euro invertido en I+D+i en bioeconomía financiada a nivel comunitario generará diez euros de valor añadido en 2025. Datos que avalan el apoyo a estrategias científicas y técnicas que no solo mejorarán las cifras de empleo, sino que también pueden ayudarnos a salvar el medio ambiente.

Agricultura, biocombustibles y energía

La tecnología aplicada en agricultura es el primer gran ejemplo. El desarrollo de cultivos mejorados, impulsados en las últimas décadas con suficiente evidencia científica como para respaldar su utilidad y seguridad, muestra cómo la biotecnología puede proporcionar cosechas resistentes al cambio climático. Junto con iniciativas como la del arroz dorado enriquecido en vitamina A, los científicos han logrado obtener otras variedades de arroz resistente a las inundaciones. No es la única alternativa que nos puede permitir adaptarnos a las cambiantes condiciones del clima que provocará el calentamiento global. Recientemente, la Unión Europea también señaló que apoyaría una investigación para desarrollar cereales tolerantes a la sequía, que será dirigida por el equipo de la Dra. Ana Caño Delgado, del CRAG-CSIC de Barcelona. Las inundaciones, la sequía y otros riesgos como los incendios forestales son algunos de los problemas que agravarán el cambio climático, especialmente en las regiones más pobres.

El futuro no solo vendrá marcado por nuestra capacidad para evolucionar y adaptarnos al cambio. Y es que, entre las tecnologías para salvar el medio ambiente, cobran un especial protagonismo los coches eléctricos y los biocombustibles. Los también denominados “coches verdes” no se restringen únicamente a los de tipo eléctrico, sino que abarcan los automóviles que consumen menos para recorrer la misma distancia, o los vehículos híbridos, entre otros. Avanzar hacia una nueva cultura en esta industria resulta imprescindible, ya que, por ejemplo, solo en Estados Unidos, los viajes realizados en coches, autobuses, motocicletas y camiones cubren una distancia anual equivalente a ir y volver del Sol 13.440 veces, según la agencia de protección del medio ambiente del país norteamericano.

Los desechos de cultivos de caña de azúcar se emplean para generar biocombustibles. Fuente: Wikimedia

Y mientras se siguen buscando alternativas a los vehículos convencionales, con el fin de reducir el consumo de petróleo y de combustibles fósiles, las energías renovables aparecen en el horizonte como un pilar clave de nuestro desarrollo. Dentro de ellas también están los biocombustibles, una alternativa a los combustibles tradicionales que se genera a partir de la biomasa de organismos vivos o de sus desechos metabólicos. Las investigaciones trabajan en la actualidad para aprovechar precisamente los desechos de cultivos como la caña de azúcar o el maíz, con el objetivo de potenciar la economía circular.

Biotecnología

Producir biocombustibles es una solución más que facilita la biotecnología al medio ambiente. Pero no es la única. Desastres medioambientales como el hundimiento del Exxon-Valdez o el Prestige sirvieron a los científicos para implementar tecnologías pioneras con las que limpiar los ambientes contaminados por el petróleo. El uso de microorganismos para estas tareas se denomina biorremediación, y se une a la utilización de bacterias u hongos para descontaminar las aguas residuales de nuestras ciudades. Alternativas que muestran que la tecnología “viva” será fundamental para promover un desarrollo sostenible.

El Prestige encalló en noviembre de 2002 contaminando más de 2.000 km de costas españolas. Imagen: Stéphane M. Grueso (Wikimedia)

Y con el fin de garantizar la sostenibilidad, no podemos olvidarnos de mencionar la innovación en nuevos materiales. Algunos, como los biomateriales empleados para “almacenar” dióxido de carbono, pueden servir para reducir el efecto invernadero y el calentamiento global. Otros, como las láminas de plátano fabricadas en México para la construcción, dan la posibilidad de eliminar compuestos tóxicos como el amianto, relacionado con un incremento en la incidencia del cáncer.

La investigación y la innovación científica y técnica serán fundamentales para salvar el medio ambiente, reduciendo el impacto del calentamiento global, ayudando en la adaptación frente al cambio climático, limpiando zonas contaminadas o cuidando de nuestra propia salud. Los ejemplos anteriores muestran que con ciencia y tecnología estaremos más preparados para afrontar los desafíos del futuro. Además, la superación de estos retos también nos permitirá apostar por una economía diferente, que genere empleo cualificado y que sea más respetuosa con nuestro planeta.

Fuente: bbvaopenmind.com




El coste oculto del bitcoin: por qué esta moneda está cargándose el medio ambiente

Foto: Granja de ordenadores para minar bitcoins. (Foto: Marko Ahtisaari/Flickr)

La cantidad de energía necesaria para realizar una transacción de bitcoin cubriría el consumo energético de un hogar español toda una semana. Y eso es un gran problema medio ambiental.


Nuevo día y nuevo récord de cotización del Bitcoin. Esta criptomoneda acaba de superar por primera vez la barrera de los 7.000 dólares por unidad, en concreto en estos instantes alcanza los 7.146 dólares. Su gráfico de cotización durante los últimos años es lo más parecido a una montaña rusa. Todos los analistas se preguntan ahora hasta cuándo, qué día estallará la burbuja y qué ocurrirá exactamente cuando llegue ese momento. Pero hay un gran olvidado en toda esta historia: el medio ambiente. Obtener Bitcoins consume tanta cantidad de energía eléctrica que, al final, el gran perjudicado es la naturaleza.

Nuevos datos calculados por el analista Alex de Vries (Digiconomist) señalan una realidad a la que no solemos prestar atención. Dados los precios actuales, obtener un bitcoin, o minarlo, requiere hoy en día tener unos potentísimos ordenadores de alto rendimiento capeces de solucionar los problemas matemáticos que dan lugar a la obtención de nuevas monedas. Estos ordenadores, o rigs, están ya especializados en ‘hardware’ y ‘software’ para esta tarea concreta. Pero todos tienen algo en común: consumen una gran cantidad de energía.

Alex de Vries ha calculado cuánto. Según sus datos, ahora mismo serían necesarios alrededor de 24 teravatios-hora de energía al año para competir de forma rentable en el negocio de la minería de Bitcoins. Eso equivale más o menos a 215 kilovatios-hora por cada transacción. En España, un hogar consume de media al año 9.922 kilovatios-hora (kWh) de energía, es decir, 826 kWh al mes. Dicho de otra forma: con la cantidad de energía necesaria para realizar una sola transacción de Bitcoin se podría cubrir el consumo energético de un hogar español durante toda una semana.

Evolución de la cotización del Bitcoin

El problema viene cuando echamos un vistazo a la ubicación de las principales granjas de ordenadores para minar Bitcoins. Según datos recientes de la BBC, más del 70% de las grandes granjas de minería de Bitcoins se encuentran en China, país de sobra conocido por su elevada dependencia en la industria del carbón para generar electricidad, una de las industrias más contaminantes del mundo con elevados niveles de emisión de CO2. Desde luego las energías renovables no son las que impulsan el fenómeno Bitcoin.

Como detallan en Motherboard, Alex de Vries analiza también este problema medioambiental con algunos datos. Y lo hace tomando como ejemplo una granja de ordenadores para minar Bitcoins ubicada en Mongolia cuya fuente de electricidad proviene exclusivamente de la industria del carbón. Según sus cálculos, esta granja es responsable de la emisión de entre 8.000 y 13.000 kilogramos de CO2 por cada Bitcoin obtenido (entre 24.000 y 40.000 kg de CO2 a la hora). Un coche en Europa, de media, emite 0,1181 kg de CO2 por kilómetro. Haciendo cálculos, solo esa granja de Bitcoins en Mongolia es responsable de la contaminación equivalente a 203.000 kilómetros recorridos en coche.

A copy of bitcoin standing on PC motherboard is seen in this illustration picture, October 26, 2017. Picture taken October 26, 2017. REUTERS Dado Ruvic

Solo hace falta tirar del hilo y de los datos para hacerse una idea de la enorme contribución que está teniendo el Bitcoin a la destrucción del medioambiente en forma de emisiones de CO2. La próxima vez que leas un titular sobre otro récord de cotización de esta moneda, no pienses en nuevos millonarios: piensa en una atmósfera un poco más irrespirable.

Fuente: elconfidencial.com




Desastres naturales que están arrasando el planeta

Desastres naturales que están arrasando el planeta, volcanes y terremotos, deforestación, aumento de la temperatura, cráteres y grietas, tornados, lluvias, tsunamis e inundaciones.

Hace unos años que la tierra está alarmando a los habitantes sobre el estado actual de “salud” en el que ella se encuentra. Para que te hagas una idea, además del potente terremoto que ocurrió en Japón (11/03/2011), matando a más de 15 mil personas y dejando unos 5.000 desaparecidos, otras catástrofes recientes, como el terremoto de magnitud 7,8 en la escala de Richter que horrorizó y provocó la muerte de miles de residentes en Nepal, India, Bangladesh, Pakistán y China, han asustado a muchos investigadores de guardia en todo el mundo.

Las sospechas son que el planeta está sufriendo muchos cambios drásticos recientes en diversos aspectos, tanto debido a los problemas causados por el calentamiento global (por culpa de los humanos o no) como por el ciclo de vida natural del planeta — que pocos pueden entender y explicar de forma compleja y definitiva.

Desastres naturales que están arrasando el planeta

Consecuencias, como las erupciones de volcanes que estaban “durmiendo” durante décadas, los terremotos de grandes magnitudes (por encima de 7,5 en la escala de Richter), el derretimiento de los glaciares en la Antártida, el cambio en la gravedad atmosférica terrestre, la elevación de la temperatura del planeta, agujeros y grietas extrañas en diversos rincones del planeta, la extinción de especies de animales legendarios, la deforestación causada por los seres “no tan humanos” así, la contaminación de los océanos, entre otras, son cada vez más presentes en los días actuales. Esto es muy malo para nosotros, los simples mortales, que tendremos que pagar el precio de ello.

Por desgracia, no siempre se encontrará con las noticias de todos estos acontecimientos que están ocurriendo en varios lugares del globo en tu timeline en Facebook, en la radio o en la Televisión, ya que a los medios de comunicación en general — no le gusta asustar a la gente con informaciones tenebrosas de ese tipo. Así, ellos prefieren retener la atención de la mayoría de las personas con acontecimientos que no se debe dar tanta importancia.

Sin embargo, aquí en Cómo Funciona Todo reunimos para ti, lector, varios hechos espantosos que están sucediendo en el Planeta Azul recientemente. Olvídate de los asteroides, cometas, meteoritos, intervenciones de los Illuminati y otras teorías de la conspiración que están circulando en la web: lo que hicimos fue recoger vídeos, fotos increíbles y de información real acerca del actual estado de “salud” de la Tierra — todo es verídico —, pero sin centrarse mucho en los motivos de las desgracias. Vale la pena echarle un vistazo:

Lluvias, inundaciones y tsunamis

El planeta está lleno sobre todo de agua por todos lados, es obvio que muchas personas terminan sufriendo consecuencias graves debido a las fuertes lluvias, inundaciones y de mortales tsunamis, como ocurrió en la costa noreste de Japón en 2011, donde las olas alcanzaron una altura de 23 metros, provocando olas gigantes incluso en Noruega.

En la actualidad, nuestro planeta se enfrenta a muchos problemas con las lluvias fuertes e implacables, que ha desplazado y ha dejado miles de personas en estado de alerta, para no hablar de los problemas en las plantaciones y cosechas futuras.
lluvia-inundaciones-nepal

Lluvias torrenciales y vientos fuertes en Nepal

El día 24 de mayo, la ciudad de Oklahoma — capital y también el lugar más poblado del estado estadounidense que lleva el mismo nombre — amaneció con una inundación histórica, dejando muchos muertos y desaparecidos (ver en el vídeo a continuación).

Arauca Colombia

Colombia también ha sido víctima de las inundaciones. Para completar el tema “lluvias, inundaciones y tsunamis”, es bueno saber que en Honduras está lloviendo hasta pescado — sí, es verdad. De acuerdo con algunos expertos, esto es causado por la atracción de las trombas marinas.

Tornados

¿Te acuerdas de la película Twister? fenómenos similares han ocurrido con cierta frecuencia en los últimos meses — en Santa Catarina se enfrentó a un tornado no muy amigable semanas atrás. El día 25 de mayo, al menos 13 personas murieron en México y más de 1500 casas quedaron completamente destruidas con el paso de un tornado que azotó la ciudad de Acuña, vecina a Texas.

Acuña Mexico

En el continente europeo, especialmente en Rusia, tormentas espectaculares se adueñaron de la ciudad de Chelyabinsk en el mes de mayo, interrumpiendo la vida cotidiana de muchas personas. Italia no fue diferente: en la región de Emilia-Romagna (ubicado en el norte del país), por lo menos 260 milímetros de lluvia, tornados y tormentas se ciernen sobre la región durante el mes de mayo (24-27 de mayo).

Chelyabinsk Rusia

Chelyabinsk Rusia

Emilia-Romagna Italia

Cráteres y grietas

El surgimiento de hoyos gigantescos y extraños se está convirtiendo en moda en la Tierra, enormes cráteres (causadas por metano) que surgen sin ninguna explicación plausible.

Tres eventos de tipo fueron identificados en Rusia el año pasado, pero el último agujero misterioso (en Berezniki) ha crecido cuatro veces de tamaño en sólo tres meses, siendo visto por primera vez el 17 de febrero. En total, cinco cráteres del tipo fueron reveladas en el país en la última década.

Berezniki Rusia

Berezniki Rusia

En América del Sur, específicamente en el Perú, las autoridades declararon el estado de emergencia en 19 lugares del distrito de Piscobamba, en la provincia de Mariscal Luzuriaga. La decisión fue tomada debido a un gran número de grietas que aparecieron en el suelo desde 04/05/2015, haciendo que más de mil habitantes sintieran como si estuvieran en una auténtica película de terror.

Socosbamba Peru

En la madrugada del día 22 de mayo de 2015, junto con otros tres agujeros más pequeños, un enorme cráter se abrió cerca de Branson, en el estado de Missouri, en los Estados Unidos. Mira el vídeo:

Aumento de la temperatura

Como se advierte a los interesados de turno, la NASA ha revelado en su ilustre informe Met Office que el planeta Tierra se calentaba casi un grado Celsius desde el año 1900, presentando evidencias posibles de que el constante derretimiento de los glaciares está modificando la gravedad de la Tierra de forma significativa.

La regla es esta: con el derretimiento de los glaciares, el nivel de los océanos se eleva, generando una modificación de la gravedad. Con la palabra, la ESA (Agencia Espacial Europea): “La pérdida de hielo de la Antártida Occidental, entre 2009 y 2012 provocó un chapuzón en el campo gravitatorio en la región de la Antártida”. Tenga en cuenta cómo está la situación actual de la región:

En la India, el número de muertos a causa del intenso calor que se hizo cargo del país supera 1000. Para que os hagáis idea, la temperatura alcanzó los 50 ° C en algunas regiones. De acuerdo con las muertes, la mayoría murieron de insolación o deshidratación extrema y familiares fallecidos ganaron una compensación del gobierno por un monto de U $ S 1.500.

nueva delhi

En la India, el número de muertos por causa del intenso calor que se ha apoderado del país ya supera los 1000. Para que usted tenga idea, la temperatura llegó a 50 ° C en algunas regiones. De acuerdo con las muertes, la mayoría murieron de insolación o deshidratación extrema, y los parientes de los fallecidos recibieron una indemnización gubernamental por el valor de U$S 1.500.

En relación con los animales, el aumento de la temperatura en los océanos y regiones físicas ha causado problemas serios, como la aparición de ballenas muertas sin ningún motivo en las arenas de la playa de Sonoma County, en España. Además, miles de langostas fueron encontradas sin vida en la costa de California.

Sonoma County, Portugal

Esta matanza inusitada y sin explicación no para ahí: millones de estrellas marinas en la costa oeste de América del Norte, desde México hasta Canadá, pasando por estados UNIDOS, han sido encontradas en estado de fusión — Los científicos creen de que el problema está siendo causado por el calentamiento de los océanos, la radiación emitida por la central nuclear de Fukushima o a través de las infecciones bacterianas.

Costa Oeste America del Norte

Además, hasta las abejas están desapareciendo. Para que tengas una idea, entre abril de 2014 y mayo de 2015 los apicultores estadounidenses señalaron la reducción de un 40% de sus colmenas. O sea, el planeta no está nada bien.
La deforestación

La Amazonía, considerada como “el corazón de la Tierra”, ya está con sus latidos cardíacos alterados por culpa de la intensa deforestación que se produce en la región. Con esto, no es sólo los países que están cerca de la Amazonia que sufren, sino el planeta entero.

El pensamiento es simple: no hay árboles, no hay oxígeno, entre otras cosas esenciales para la vida. Además, el riesgo de incendios en algunos lugares se incrementa, también. El siguiente vídeo muestra la triste situación de esta región rica en biodiversidad desde los años 70:

Volcanes y terremotos

El volcán y el terremoto prácticamente “andan” juntos — regla de la causalidad. Grandes villanos de la humanidad, este tipo de catástrofes naturales pueden tomar la vida de millones de personas en un corto plazo de tiempo, devastando casas, edificios, monumentos históricos y todo lo que venga por delante — no hay victoria.

Si aún no lo sabes, el Planeta Azul recibe más de 100 terremotos de baja magnitud todos los días, pero ellos no son fuertes, llegando a menos de 4,5 en la escala de Richter. Sin embargo, al alcanzar más de 7,5 en la misma escala, los problemas se vuelven más serios.

Hace dos meses, en Nepal no se encontró sólo un terremoto aniquilador, pero sí al menos a tres (uno mayor y dos menores), que acabaron dejando a más de siete mil muertos y 14 mil heridos. Vea como fue la ferocidad de este terremoto:

Vale la pena recordar, que, en 2013, un terremoto en Pakistán hizo surgir una misteriosa isla cerca de la costa de la región. Recientemente, el volcán chileno Cabulco “despertó” después de casi 100 años, causando muchos problemas en buena parte de América del Sur (Chile, Argentina y sur de Brasil).

Recientemente, el día 25 de mayo, una nueva erupción muy poderosa, entró en actividad en las Islas Galápagos, haciendo que los expertos vuelvan su atención a algunos movimientos sísmicos que están ocurriendo en la costa oeste de la región en las últimas semanas.

Para quienes les gusta el tema, es muy recomendable acceder a la web del EMSC (Centro Sismológico Mediterráneo Europeo), que aporta información en tiempo real sobre los últimos sismos ocurridos en la Tierra (débiles y fuertes). Además, es posible realizar búsquedas muy prácticas sobre eventos pasados, solo introduces el período de tiempo y el nivel de magnitud.

Fuente: comofuncionatodo.net




Cuando el pantano mata el valle: las presas vaciaron un centenar de pueblos

Embalse de Mediano (Huesca), el pasado 9 de septiembre. La torre de Mediano, icono de la muerte de pueblos anegados por pantanos en Aragón. A. B. J. L.

Los embalses provocaron éxodos masivos que vaciaron valles y estrangularon el desarrollo de comarcas enteras en la segunda mitad del siglo pasado.

Las obras beneficiaron a regantes de Aragón, Navarra y Catalunya mientras compañías eléctricas con sede en Bilbao, Barcelona y Madrid hacían negocio turbinando el agua

Jánovas naufragó junto a una presa que nunca existió, el “maldito pantano” al que le canta La Ronda de Boltaña; el viejo Nelson del ‘Cami de Sirga’ de Jesús Moncada se descubrió “navegante sin barco, exiliado sin esperanza de retorno”, unas horas antes de que el cierre de las compuertas de fondo de Ribarroja le obligaran a mudarse al nuevo Mequinensa, y el Viance que protagoniza el ‘Imán’ de Ramón J. Sénder nunca pudo regresar a su pueblo porque, cuando volvió al Somontano tras su epopeya africana, se lo había tragado un embalse que, por fecha y ubicación, podría a ser Barasona.

Ninguna de esas obras literarias dulcifica una de las crudas realidades del mundo rural aragonés: la construcción de pantanos provocó en la segunda mitad del siglo pasado desplazamientos masivos de personas en la comunidad, vació prósperos valles (por completo en algunos casos) y estranguló el desarrollo de comarcas enteras para beneficiar a otros territorios del propio Aragón y de autonomías vecinas como Navarra y Catalunya.

El desarrollismo franquista, y la despiadada ejecución de su vertiente hidráulica, se encuentran entre las causas principales del vaciado demográfico de varios valles de la montaña oscense, entre otras zonas, en la segunda mitad del año pasado. “Sobrabas país, solo querían agua, montañas y electricidad”, reza ‘País Perdido’, himno oficioso del Sobrarbe, una de las comarcas más afectadas por esos procesos.

Según los datos de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), de Coagret (Coordinadora de Afectados por Grandes Embalses y Trasvases) y de estudios como los recopilados por la Asociación Río Ara a principios de la década pasada, la ejecución de las doce principales presas de las provincias de Huesca y Zaragoza, excluida La Sotonera e incluido el fallido proyecto de Jánovas, obligaron el siglo pasado a más de 12.500 personas a abandonar casi un centenar de pueblos en Aragón.

Exportar agua de riego y kilovatios

Ese sufrimiento ha tenido beneficiarios. Los principales han sido, durante décadas, los pueblos de Huesca, Zaragoza, Lleida y Navarra por los que se extienden casi 350.000 hectáreas de cultivos de regadío y las compañías eléctricas, con sede en Bilbao, Barcelona y Madrid, principalmente, que han venido explotando las centrales situadas a pie de la mayoría de esas presas.

Esas infraestructuras también han permitido minimizar daños ambientales al laminar avenidas en épocas de crecida y garantizar los caudales mínimos de dilución en los periodos de estiaje, aunque siguen pendientes grandes planes de desarrollo territorial vinculados a ellas, y su propia optimización energética.

La construcción de Escales, Canelles y Santa Anna en el Noguera Ribagorzana provocó el desplazamiento de 1.500 habitantes de ocho pueblos de la Litera Alta y la Baja Ribagorza, mientras la ejecución de Barasona, en el Ésera, obligó a emigrar a 435 vecinos de otros dos núcleos de esa última comarca.

Entre los cuatro, los tres primeros promovidos por la extinta empresa hidroeléctrica estatal Enher (hoy engullida por Endesa a través de Fecsa) y el último de titularidad estatal, abastecen a los canales de Aragón y Catalunya (104.000 hectáreas de regadío en Huesca y Lleida) y de Piñana y Algerri-Balaguer (11.000 y 12.000 en esa última provincia).

Los 70 pueblos vacíos del Cinca y el Gállego

En el centro de Huesca, la construcción de los pantanos desde los que se abastece el sistema de Riegos del Alto Aragón (135.000 hectáreas en la mitad sur de Huesca) obligó a emigrar a más de 1.600 habitantes de 21 localidades: 1.200 de 15 en el caso de Mediano y El Grado, en el Cinca, y 430 de seis en el Gállego, donde se levantaron las presas de Lanuza, Búbal y La Peña, distribuidas entre el Somontano, el Sobrarbe, La Hoya y el Alto Gállego.

A estas cifras hay que añadirles los efectos demográficos del disparatado proyecto de construir una presa en Jánovas, en el cauce del río Ara, uno de los últimos cauces vírgenes del país, para producir electricidad. Las violentas prácticas expropiatorias de Iberduero en pleno franquismo, que incluyeron la voladura de casas expropiadas con independencia de que las colindantes siguieran habitadas o el asalto a la escuela de ese pueblo, provocaron el desplazamiento de casi 2.000 personas de medio centenar de pueblos y condenaron a la agonía al valle de La Solana.

Y lo hicieron para nada: el proyecto fue desestimado en 2001 por su elevado impacto ambiental, lo que ha permitido que los últimos vecinos vivos y los descendientes de sus pobladores inicien la recuperación del pueblo que iba a dar nombre al pantano.

El gran éxodo del valle del Ebro

Al oeste, la ejecución del embalse de Yesa en el cauce del río Aragón para regar 80.000 hectáreas de cultivos en las Cinco Villas y Navarra obligó a 1.850 personas a abandonar diez pueblos de La Jacetania y el noroeste de Zaragoza, mientras la instalación de presas como la de Santolea, en el Guadalope, desplazaba a 150 vecinos en Teruel.

El principal éxodo de la cuenca y de la comunidad tendría lugar en la provincia de Zaragoza hace ahora 50 años: el cierre a finales de 1957 de las compuertas del pantano de Ribarroja, construido también por la estatal Enher, obligaba a abandonar sus casas, en su mayoría para instalarse en los nuevos núcleos ubicados fuera de la zona inundable, a 1.620 vecinos de Fayón y a más de 3.500 de Mequinenza.

Fuente: eldiario.es




El mundo compra un millón de botellas de plástico por minuto que acaban en vertederos o en el mar

Entre 5 y 13 millones de toneladas de plástico se filtran cada año en los océanos del mundo y son ingeridos por aves marinas, peces y otros organismos. EFE

El consumo anual de botellas de plástico alcanzará medio billón en 2021, superando ampliamente los esfuerzos de reciclado.


Las principales marcas de bebidas producen el mayor número de botellas de plástico: Coca Cola hace más de 100.000 botellas al año; 3.400 por segundo.

Cada minuto se compra un millón de botellas de plástico en todo el mundo, y la cifra se disparará otro 20% para 2021, creando una crisis medioambiental que algunos activistas comparan en gravedad con el cambio climático.

Nuevos datos obtenidos por the Guardian revelan un aumento en el uso de botellas de plástico, más de medio billón de las cuales se venderán anualmente a finales de esta década.

La demanda, equivalente a la compra de 20.000 botellas por segundo, está impulsada por un deseo de agua embotellada aparentemente insaciable y por la llegada de la cultura de consumo occidental a China y a la región de Asia Pacífico.

En 2016 se vendieron más de 480.000 millones de botellas de plástico de bebidas en todo el mundo, frente a los 300.000 millones de hace una década. Puestas en fila, se quedarían a mitad de camino hacia el Sol. En 2021, esta cifra aumentará hasta los 583.300 millones, de acuerdo con las estimaciones más actualizadas del informe global de tendencias de envases de Euromonitor International.

La mayoría de las botellas de plástico utilizadas para bebidas sin alcohol y agua están hechas de tereftalato de polietileno, que es altamente reciclable. Pero mientras su uso aumenta en todo el mundo, los esfuerzos de recoger y reciclar las botellas para evitar que contaminen los océanos no logran seguirle el ritmo al consumo.

De las botellas compradas en 2016, menos de la mitad se recogió para su reciclado y solo el 7% de aquellas recogidas se convirtió en nuevas botellas. En su lugar, la mayoría de las botellas de plástico producidas acaba en vertederos o en océanos.

El plástico, parte de nuestra cadena alimenticia

Entre 5 y 13 millones de toneladas de plástico se filtran cada año en los océanos del mundo y son ingeridos por aves marinas, peces y otros organismos. Para 2050, el plástico de los océanos pesará más que los peces que haya en ellos, de acuerdo con una investigación de la Fundación Ellen MacArthur. Los expertos advierten que parte de estos residuos ya están entrando en la cadena alimenticia humana.

Balas de envases, tras pasar por la planta de selección de residuos. / Foto: Ecoembes

Científicos de la Universidad de Ghent en Bélgica han calculado recientemente que la gente que come marisco ingiere al menos 11.000 pequeñas piezas de plástico al año. El pasado agosto, los resultados de un estudio de la Universidad de Plymouth encontraron plástico en un tercio de los peces pescados en Reino Unido, incluidos el bacalao, la merluza, la caballa y los crustáceos. El año pasado, la Autoridad Europea para la Seguridad Alimenticia solicitó un estudio urgente, citando la preocupación creciente por la salud humana y la seguridad alimenticia “dado el potencial de la contaminación de microplásticos en tejidos comestibles de pescado comercial”.

La exmarinera Ellen MacArthur ahora hace campaña para promover la economía circular en la que las botellas de plástico sean reutilizadas, rellenadas y recicladas en lugar de utilizarlas una sola vez y tirarlas. “Movernos hacia una economía realmente circular para los plásticos es una gran oportunidad de cerrar el círculo, ahorrar miles de millones de dólares y separar la producción de plásticos del consumo de combustibles fósiles”, señala.

Huga Tagholm, del grupo de activismo y conservación marina Surfers Against Sewage, afirma que los datos son aterradores. “La contaminación de plástico rivaliza con la amenaza del cambio climático, dado que contamina todos los sistemas naturales y un creciente número de organismos en la tierra”. “La ciencia actual muestra que los plásticos no se pueden asimilar en la cadena alimenticia. Si se ingieren, tienen toxinas. La producción de plástico se va a doblar en los próximos 20 años y se cuadruplicará para 2050. El momento de actuar es ahora”, añade.

China, un cuarto del consumo mundial

La preocupación por el impacto de la contaminación de los plásticos en los océanos del mundo ha aumentado. El mes pasado, los científicos encontraron cerca de 18 toneladas de plástico en una de las islas más remotas del mundo, un atolón sin habitar al sur del Pacífico.

Camión de reciclaje. / Foto: Ecoembes

La mayoría de las botellas de plástico utilizadas en todo el mundo son para beber agua, de acuerdo con Rosemary Downey, directora del envases en Euromonitor y una de las mayores expertas en la producción de botellas de plástico.

China es responsable de la mayoría del aumento de la demanda. El consumo público chino de agua embotellada representa cerca de un cuarto de la demanda mundial. En 2015, los consumidores en China compraron 68.400 millones de botellas de agua y en 2016 esta cifra alcanzó los 73.800 millones de botellas: 5.400 millones más.

“Este incremento está causado por la creciente urbanización”, explica Downery. “Existe un deseo por un vida saludable y preocupaciones sobre la contaminación del agua subterránea y la calidad del agua del grifo. Todo ello contribuye al incremento del uso de botellas de agua”. India e Indonesia también están viviendo un fuerte crecimiento.

Coca-Cola y sus 3.400 botellas por segundo

Las principales marcas de bebidas producen el mayor número de botellas de plástico. Coca-Cola produce más de 100.000 botellas de usar y tirar al año —o 3.400 por segundo—, de acuerdo con un análisis realizado por Greenpeace después de que la compañía se negase públicamente a revelar su consumo de plástico. Las seis principales empresas de bebidas del mundo usan tan solo una media de 6,6% de tereftalato de polietileno (altamente reciclable) en sus productos, de acuerdo con Greenpeace. Un tercio no tiene objetivos establecidos para incrementar el uso de plástico reciclado y ninguno pretende llegar al 100% de tereftalato de polietileno.

Las bebidas en botellas de plástico podrían estar compuestas de un plástico 100% reciclable, pero las empresas se muestran reticentes a utilizar este tipo de plástico por razones cosméticas, ya que quieren que sus productos estén en un plástico brillante y transparente, señala Steve Morgan, de Recoup en Reino Unido.

En una declaración ante la Cámara de los Comunes británica, la Federación de Plásticos de Reino Unido afirmó que hacer botellas con un plástico 100% reciclable requiere un 75% menos de energía que crear nuevas botellas de plástico vírgenes.

Coca-Cola ha afirmado que sigue considerando las solicitudes de Greenpeace para publicar su uso global de plásticos. Una portavoz de la empresa afirma: “A nivel mundial, seguimos incrementando el uso de plástico reciclado en los países donde es factible y está permitido. Seguimos incrementando el uso del plástico reciclado en los países donde está aprobado para un uso alimenticio, 44 países de los más de 200 donde operamos”.

“Si vamos a aumentar todavía más la cantidad de plástico reciclado en nuestras botellas, se necesita una nueva aproximación para crear una economía circular para las botellas de plástico”, señala la portavoz.

Fuente: eldiario.com