El Parlamento Europeo declara la emergencia climática y pide más ambición e inversión a los países

El Parlamento Europeo declara la emergencia climática y pide más ambición e inversión a los países

Con 429 votos a favor, 225 votos en contra y 19 abstenciones, el Parlamento Europeo acaba de aprobar la resolución por la cual se declara «una emergencia climática y medioambiental en Europa y a nivel global».

Ha sido aprobada a apenas unos días de la cumbre sobre cambio climático de la Organización de las Naciones Unidas que tendrá lugar en Madrid del 2 al 13 de diciembre.

En la resolución, que por el momento no ha sido publicada, la Unión Europea afirma que «debe comprometerse a neutralizar la totalidad de sus emisiones de gases invernadero para 2050» y, para ello, se pide a la Comisión Europa que garantice en sus propuestas, tanto legislativas como presupuestarias, el objetivo de limitar el calentamiento de nuestro planeta a un máximo de 1,5ºC. Asimismo, se ha pedido que la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, incluya el objetivo de limitar las emisiones un 55% para 2030 en lugar del 40% que se contempla en el Pacto Verde Europeo.

El contexto actual

Parlamento Europeo

De acuerdo al Parlamento Europeo, «con las políticas actuales, la temperatura del paneta podría subir 3ºC para 2100«, algo que se aleja bastante del objetivo de que la temperatura global no suba más de 2ºC en 2100 respecto a los niveles preindustriales y mucho más del objetivo de limitar dicho calentamiento a 1,5ºC.

Para conseguir tal objetivo, las emisiones deben caer un 7,6% interanual desde 2020, algo que parece complicado si tenemos en cuenta el informe publicado por la Organización Meteorológica Mundial que afirma que entre 2015 y 2019 la tasa de aumento del CO2 fue un 20% superior a la de los cinco años anteriores y que predice que el nivel de CO2 podría superar las 410 partes por millón a finales de año.

Sin embargo, no puede obviarse que la nueva Comisión Europea acaba de ser elegida, por lo que actualmente existe cierto «vacío de poder» que hace de esta iniciativa un intento de presión de cara a la Cumbre de Madrid que tendrá lugar el mes que viene. Más un toque de atención a los países que un estado de excepción.

El transporte marítimo y la aviación, en el punto de mira

Barcos

En el comunicado emitido por el Parlamento Europeo, el organismo considera que «los objetivos actuales de recorte de las emisiones en los sectores del transporte marítimo y la aviación son poco ambiciosos«. William Todts , director ejecutivo de la organización Transport & Enviroment, ya dijo a finales de 2018 que el transporte marítimo y aéreo «no pueden seguir aprovechándose de los esfuerzos de otros» y que «tienen que descabonizarse en los próximos 30 años».

En ese sentido, el Parlamento opina que todos los países deberían incluir a estos sectores en sus planes nacionales de contribución, y no solo eso, sino que plantean incluir al sector marítimo en el sistema europeo de comercio de emisiones. En abril de 2018, alrededor de 100 países se comprometieron a recortar al menos el 50% de las emisiones de CO2 del transporte naval para 2050, un sector que expulsa 800 millones de toneladas de CO2 al añosegún la ONU. Por ponerlo en contexto, cada buque contamina como 50 millones de coches.
El sector del transporte marítimo genera 800 millones de toneladas de CO2 al año.

En cuanto al sector de la aviación, el informe anual sobre rendimiento medioambiental del sector de la aviación de la Agencia Europea del Medio Ambiente, la Agencia de Seguridad Aérea y Eurocontrol afirma que en 2017 las emisiones de CO2 ascendieron a 163 millones de toneladas, un 17% más que en 2005 y un 10% más que en 2015. Las previsiones no son halagüeñas, puesto que se espera que las emisiones de CO2 y NOx aumenten un 21% y un 16%, respectivamente, hasta 2040 con respecto a 2017.

En palabras de Violeta Bulc, comisaria de Transporte:

«Todos los medios de transporte deberían contribuir a la descarbonización de nuestro sistema de movilidad. El objetivo es alcanzar las emisiones netas cero para 2050. Esto requiere un enfoque de sistema con vehículos de bajas y cero emisiones , un fuerte aumento en la capacidad de la red ferroviaria y una organización mucho más eficiente del sistema de transporte, basada en la digitalización; incentivos para cambios de comportamiento; combustibles alternativos e infraestructura inteligente; y compromisos globales.»

Por otro lado, la Comisión Europea ha presentado una propuesta con miras a conseguir la neutralidad de las emisiones en 2050, pero Polonia, Hungría y República Checa no han dado su respaldo y, por lo tanto, se queda en eso, en una propuesta.

Fosiles

Desde el Parlamento Europeo exponen que los países miembros de la Unión Europea «deben, al menos, duplicar sus contribuciones al Fondo contra el cambio climático», puesto que son «los principales proveedores de financiación pública» y el presupuesto de la Unión Europea debe «alinearse con sus compromisos internacionales». De acuerdo a los eurodiputados, el objetivo de alcanzan los 100.000 millones de dólares anuales para 2020 no se está alcanzando.

Por último, desde el Parlamento Europeo hacen un «llamamiento urgente» a todos los países europeos que «eliminen progresivamente todas las subvenciones, directas e indirectas, a los combustibles fósiles para 2020«. De hecho, el Banco Europeo dejó muy claro a mediados de noviembre que a partir de 2021 dejará de financiar proyectos basados en los combustibles fósiles.

Fuente: xataka.com

image_pdfimage_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *