La increíble historia de la mamá delfín que adoptó a una cría de ballena

Foto: Foto de delfín (Pixabay)

Una mama delfín de la especie nariz de botella inusual ha adoptado a una cría de ballena de cabeza de melón; la pequeña ballena convive con la cría biológica de la madre

Una mamá delfín de la especie nariz de botella inusual (Tursiops truncatus) ha adoptado a una cría de ballena de cabeza de melón (Peponocephala electra). El descubrimiento ha sido publicado en la revista ‘Ethology’ y lo han llevado a cabo un grupo de científicos que trabajan en el Groupe d’Étude des Mammifères Marins (GEMM ) en Tiputa, en la Polinesia Francesa (sur del océano Pacifico), y ha causado gran impresión ya que la pequeña ballena convive con la cría biológica de la madre.

Según la investigadora principal de este grupo de estudios, Pamela Carzon, «una hembra que, además de su propia cría, cuida a un bebé de una especie diferente es algo muy sorprendente». Los delfines nariz de botella a veces adoptan crías de otra especie, pero esto sucede en aquellos que no pueden tener descendencia. Por esa razón, este descubrimiento en la comunidad de delfines del atolón de Rangiroa es bastante inusual.

Rivalidad entre hermanos

En 2014, se fotografió por primera vez a esta madre delfín nadando con su cría, dos meses después se les unió la pequeña ballena. Los expertos creen que el bebé no ha sido secuestrado por el delfín ya que ya tenia su propia cría biológica. Los científicos también descartan que la especie sea un híbrido de delfines y ballenas.

La pequeña ballena fue documentada como macho; poseía un perfil delgado, cabeza redondeada, aletas pectorales puntiagudas, pigmentación oscura y patrones blanquecinos entre la garganta y el área urogenital, todas las características morfológicas de una ballena con cabeza de melón», señalaron los autores.

Además, los investigadores han observado que el pequeño cabeza de melón se alimenta de su madre adoptiva y nada debajo de ella. Asimismo, se ha podido ver cómo la pequeña ballena apartaba al bebé delfín de su propia madre. Según los expertos, el pequeño delfín desapareció a principios del año 2016 debido a la poca atención recibida por su madre y la competencia con la ballena. «Es muy difícil explicar tal comportamiento, especialmente porque no tenemos información sobre cómo la ballena fue separada de su madre natural», explica Carzon en un vídeo reciente.

Grupo de delfines (pixabay)
Grupo de delfines (pixabay)

¿Por qué lo adoptaría?

Las razones de la adopción pueden estar relacionadas con la inexperiencia como madre del delfín y con su amistad con buzos humanos, ya que este hecho ha podido hacer que la hembra sea más tolerante con otros animales. De igual modo, algunos expertos afirman que la clave de este descubrimiento es el tiempo. Según Carzon, este hecho demuestra que los delfines tienen una flexibilidad de conducta impresionante.

«Si llega a la edad de destete, es muy probable que viva como un delfín el resto de su vida»

”Lo más probable es que la adopción se produjera un momento perfecto para que apareciera la cría, cuando [la madre] estaba en un período muy receptivo para formar esos lazos con su propia descendencia, y condujo a esta situación un poco extraña», expresó Kirsty MacLeod, ecologista de la Universidad de Lund.

Según Carzon, “parece que la joven ballena se ha integrado bien en su comunidad adoptiva: surfea y salta con los delfines, se socializa con machos y hembras jóvenes, y se comunica con otros miembros de la comunidad. Si llega a la edad de destete, es muy probable que viva como un delfín el resto de su vida«.

La adopción es inusual entre mamíferos salvajes y la mayoría de los casos se dan entre miembros emparentados de la misma especie. El único caso documentado es de otra especie y género data de 2006, cuando Patrícia Izar, de la Universidad de São Paulo, observó a un grupo de monos capuchinos que cuidaba de una cría de tití. «Entonces, nos quedamos atónitos», recuerda. Izar, que no participó en el estudio, añade que a los científicos les intriga la adopción en el mundo animal porque antes la consideraban un comportamiento exclusivamente humano.

Fuente: elconfidencial.com

image_pdfimage_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *